Rusia hundiría más el precio del petróleo

La próxima gran amenaza para los precios del petróleo no viene de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP) ni del “shale” de Bakken. Son los samovares, o teteras, rusos.

El exceso de petróleo ha provocado que el precio de este en el mercado internacional caiga más del cincuenta por ciento desde octubre del año pasado, según datos de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo. LAPRENSA/ARCHIVO

La próxima gran amenaza para los precios del petróleo no viene de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP) ni del “shale” de Bakken. Son los samovares, o teteras, rusos.

Las refinerías simples que procesan el crudo como fuel oil están haciendo recortes ya que cuando los precios del petróleo caen, el Gobierno reduce el descuento que dichos refinadores —conocidos en la industria como “teteras”— reciben por exportar combustible. Usan menos crudo, liberándolo para su venta al exterior, lo cual aumenta a su vez la saturación global.

Rusia puede llegar a aumentar las exportaciones petroleras en 250,000 barriles diarios este año, según James Henderson, investigador sénior en el Instituto Oxford de Estudios Energéticos que sigue la industria energética del país desde hace más de veinte años. Esto equivaldría a un crecimiento del cinco por ciento de los envíos, el nivel más alto en un decenio.

“El sufrimiento que está experimentando Rusia por los precios bajos del petróleo ha dejado más crudo disponible para exportación”, dijo Henderson por teléfono el 18 de marzo. “Muy pocas de las refinerías simples de Rusia pudieron reducir sus partidas”. Los envíos en alza procedentes de Rusia que, junto con Arabia Saudita y los Estados Unidos, integran el ranking de los mayores productores petroleros del mundo, ejercerían más presión sobre el crudo, que ya bajó más del cincuenta por ciento desde el año pasado.

AL BORDE DE LA RECESIÓN

Los precios de la energía en baja y las sanciones de los Estados Unidos y de la Unión Europea impuestas el año pasado en respuesta a la crisis en Ucrania, han llevado a Rusia al borde de la recesión, haciendo caer la demanda por productos combustibles refinados en el país.

Las cargas de crudo provenientes de puertos rusos son un 9.5 por ciento más altas en el primer trimestre de un año al otro, según cronogramas de transporte obtenidos por Bloomberg.

Las refinerías “tetera” procesaron ochocientos mil barriles de crudo diarios el año pasado, dijo por teléfono el 19 de marzo Igor Dyomin, portavoz del operador de oleoductos estatal de Rusia, OAO Transneft. Se considera refinería tetera a la que produce en su mayor parte fuel oil en vez de combustibles de calidad superior, según Dyomin.

US$45.72
cerró ayer el barril de petróleo para entrega en abril, el que ganó 1.76 dólares, al cierre del New York Mercantile Exchange (Nymex), haciendo olvidar su caída del jueves.

Las plantas en riesgo

En el entorno actual de precios, las que más riesgo corren son siete plantas simples con una capacidad total de 1.2 millones de barriles diarios, según James Henderson, investigador sénior en el Instituto Oxford.

Podría llegar a haber recortes esporádicos hasta refinar cuatrocientos mil barriles diarios durante la próxima temporada de mantenimiento de unos meses, exportando gran parte del petróleo no utilizado, lo cual ejercería más presión sobre los precios del crudo, según JBC Energy GmbH, una empresa consultora con sede en Viena entre cuyos clientes se cuenta la OPEP.

Los barriles adicionales llegarían en momentos en que la OPEP, cuyos 12 miembros producen un cuarenta por ciento del petróleo mundial, se atiene a los planes anunciados en noviembre de mantener su propia producción en respuesta a la saturación del suministro global.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: