Presionan más para bajar tarifa

El sector privado mantiene la presión al Gobierno para que apruebe una baja en la tarifa eléctrica a los usuarios, argumentando que los costos de generación en Nicaragua se han reducido por la caída del precio del petróleo y una mayor participación en el sistema de energía renovable.

El sector privado mantiene la presión al Gobierno para que apruebe una baja en la tarifa eléctrica a los usuarios, argumentando que los costos de generación en Nicaragua se han reducido por la caída del precio del petróleo y una mayor participación en el sistema de energía renovable.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), insistió que igual alivio en el sistema energético tienen por el desplome del precio del crudo en el resto de países de la región, donde no dudaron en aprobar reducciones tarifarias.

“Ayer (jueves) le comunicamos al Gobierno que Costa Rica —donde su matriz eléctrica es noventa por ciento renovable— tomó la decisión por competitividad de tener que reducir la tarifa” en 2015, mencionó Aguerri.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) comunicó que desde julio pasado ha logrado bajar las tarifas eléctricas entre un ocho por ciento y un nueve por ciento, y prevé reducirla hasta un 15 por ciento en 2015.

“Costa Rica está yendo en dirección contraria a su matriz porque está viendo que hay inversiones que se le están yendo, hay empresas que están cerrando, empleo que están perdiendo (…) y el Gobierno tuvo que tomar una decisión de reducir la tarifa eléctrica”, expresó Aguerri.

Ejemplificó que Costa Rica —cuya matriz de generación eléctrica es casi ciento por ciento renovable—, tiene un precio por kilovatio de 16 centavos de dólar, mientras Nicaragua paga 21 centavos de dólar por kilovatio.

Desde enero de 2015 el Gobierno de El Salvador también bajó la tarifa de energía a los consumidores en 11.85 por ciento. Igual sucedió en Honduras donde en febrero se aprobó una reducción del 10.11 por ciento.

La postura del Cosep es que el presidente inconstitucional, Daniel Ortega, no debe extender su decisión después de abril, cuando ya cuente con el análisis técnico sobre la situación del sistema eléctrico que le presenten el Gabinete de Energía.

“Nosotros no debemos esperar a que perdamos inversiones (…) estamos a tiempo para que el presidente tome una decisión adecuada”, insistió Aguerri.

La posición del presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), David Castillo, es usar los 39.5 millones de dólares de ahorro obtenidos hasta marzo 2015 por la caída del precio del petróleo, para amortizar la deuda con la cooperativa AlbaCaruna.

Aguerri expresó que pueden darse diferencias entre el Gabinete de Energía y el Económico, porque este último entiende “que la competitividad es de las variables importantes” para las empresas, “y no nada más el pago de deuda de un financiamiento que ni siquiera estaba supuesto a ser pagado este año”.

Rodrigo Caldera, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), señaló que es importante conocer los argumentos del INE “porque como sector privado no podemos obviar las obligaciones que se tengan”.

Sin embargo insistió en que también se debe “velar por los intereses” de los sectores productivos del país “para lograr los mayores beneficios tanto para las empresas como a los consumidores” por medio de una reducción en el pliego tarifario.

Condiciones favorecen

El economista Adolfo Acevedo y el diputado Eliseo Núñez reiteraron que las generadoras tienen mayores ganancias al gastar menos en la compra de combustibles como efecto de la caída de los precios y por tanto es factible bajar la tarifa eléctrica a los usuarios y a la vez abonar a la deuda con AlbaCaruna.

La propuesta de Acevedo es que la tarifa baje treinta por ciento. Aseguró que pueden pagar a la deuda hasta cincuenta millones de dólares si se agregan a los 39.5 millones del ahorro los fondos presupuestados en 2015 para subsidiar a los usuarios de menos de 150 kilovatios hora al mes, ya que no serían necesarios.

El diputado opositor Eliseo Núñez dijo que al estimarse que el precio del petróleo se mantenga en los cincuenta dólares por barril, el INE volverá a tener un ahorro en su pago por la facturación con las generadoras en otros cuarenta millones de dólares los siguientes seis meses.

“Supongamos que el porcentaje de reducción de la tarifa signifique veinte millones de dólares, aún así habrá un ahorro de veinte millones en la facturación de energía que el INE podrá usar para pagar a AlbaCaruna”, dijo Núñez.

Saldos de la deuda

198.5 millones de dólares es la deuda adquirida por los préstamos con AlbaCaruna entre 2010 y 2013, según el INE.

7.1 millones de dólares es el monto pagado de la deuda con AlbaCaruna hasta julio de 2014, según INE.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: