El cambio llegó tras el Mitch

Después de 17 años de haber llegado a Nicaragua, con la finalidad de ayudar a las familias afectadas por el huracán Mitch (1998), principalmente en algunas zonas del departamento de Madriz y Nueva Segovia, funcionarios de la Cruz Roja de Holanda abandonaron recientemente el país, al considerar que ya habían cumplido con el propósito de crear cambios sociales

En varias comunidades de Madriz se apoyó a las familias con huertos familiares y otras herramientas agrícolas para mejorar sus vidas que quedaron destrozadas por el huracán Mitch. LA PRENSA/W.ARAGÓN

Después de 17 años de haber llegado a Nicaragua, con la finalidad de ayudar a las familias afectadas por el huracán Mitch (1998), principalmente en algunas zonas del departamento de Madriz y Nueva Segovia, funcionarios de la Cruz Roja de Holanda abandonaron recientemente el país, al considerar que ya habían cumplido con el propósito de crear cambios sociales que ayudaron a mejorar las condiciones de vida de muchos hogares campesinos.

A su paso el huracán Mitch causó la pérdida de numerosas vidas, dejó severos daños en viviendas e infraestructura pública y los sobrevivientes quedaron con un futuro incierto, porque después de ese fenómeno de la naturaleza nadie sabía qué pasaría.

Tras la tragedia, Cruz Roja Nicaragüense hizo contacto con la Federación Internacional de Cruz Roja y así llegaron equipos especializados de la Cruz Roja holandesa para instalarse en las filiales de Somoto, Madriz, y Ocotal, Nueva Segovia, donde desarrollaron el primer Proyecto de Ayuda Humanitaria.

Armando Morales Umanzor, director de la Cruz Roja en Madriz, recuerda que el primer delegado de la Cruz Roja de Holanda, el señor Bass Bander, orientó la construcción de 84 nuevas viviendas para familias damnificadas, a las que también se les proporcionó huertos familiares, herramientas de trabajo agrícola, equipos de riego casero, semilla para la siembra de granos, gallineros y plantas para reforestar las zonas afectadas.

El equipo de Madriz fue enriquecido  por miembros de Cruz Roja de Holanda. LA PRENSA/W.ARAGÓN
El equipo de Madriz fue enriquecido por miembros de Cruz Roja de Holanda.
LA PRENSA/W.ARAGÓN

Morales dijo que un año después asumió la dirección de la Cruz Roja de Holanda, en la región norte, el señor Juan Álvaro Ruiz, quien impulsó la reparación de más de mil viviendas que habían resultado afectadas por el huracán Mitch, entregando láminas de zinc y madera.

Además de la reconstrucción de varias escuelas en las comunidades de Río Arriba, en el municipio de San Lucas y en la zona de San Francisco de Imire, en San José Cusmapa, se ejecutó la construcción del edificio de la Cruz Roja filial Telpaneca, estas tres localidades ubicadas en Madriz.

FAMILIAS BENEFICIADAS

La misión de la Cruz Roja de Holanda incluyó la creación de huertos familiares y la crianza de animales de corral para familias pobres, como la de doña Angelina Antonia García, quien además fue beneficiada en la comunidad El Socorro, municipio de Palacagüina, en Madriz, con la construcción de su vivienda.

“A mí me ayudaron mucho con la creación de un gallinero y nunca he dejado de criar a estos animales porque me han servido de sustento económico en mi hogar”, dijo.

En el 2003, asumió de delegada de la Cruz Roja de Holanda, en la región norte del país, la señora Marjorie Soto Franco, quien ejecutó el Proyecto Manejo de Riesgo Alimentario por Sequía, en 31 comunidades de los municipios de Somoto, Palacagüina, Totogalpa y Telpaneca, de Madriz, teniendo como principal objetivo reducir la vulnerabilidad alimentaria y sanitaria de las familias rurales por la sequía y desarrollar capacidades comunitarias e institucionales para el manejo del riesgo nutricional, así como reducir los casos de mal nutrición en los niños menores de 5 años y mujeres embarazadas.

La sede de Cruz Roja Somoto quedó equipada  gracias a la colaboración de su homóloga de Holanda. LA PRENSA/W.ARAGÍN
La sede de Cruz Roja Somoto quedó equipada gracias a la colaboración de su homóloga de Holanda.
LA PRENSA/W.ARAGÍN

También los comunitarios beneficiados por un buen tiempo recibieron paquetes alimenticios, enseres domésticos y huertos familiares. Además se les capacitó en la utilización de plantas comestibles y en cómo elaborar nuevos alimentos de esas plantas que existen en sus zonas y que contienen mejores y mayores nutrientes.

En el 2011 asumió la dirección de la Cruz Roja holandesa en el norte del país Maya Schaerer, quien ejecutó el Programa de Gestión de Riesgos de Desastres ante el Cambio Climático, Alianza por la Resiliencia (PFR), con el objetivo de reducir la vulnerabilidad y mejorar las capacidades de resiliencia de los habitantes de las comunidades de los municipios de San Lucas, Las Sabanas, San José de Cusmapa y Somoto, en Madriz, para enfrentar los efectos de los desastres naturales.

Durante la permanencia de la Cruz Roja holandesa en las zonas de Madriz, se ejecutó la construcción de varios microproyectos: construcción y mejoramiento de miniacueductos, huertos familiares, ecoturismo, floricultura comunitaria y otras obras que brindan diferentes opciones a los campesinos.

LAS HISTORIAS DE CAMBIO

En la comunidad Los Mangos, del municipio de Totogalpa, en Madriz, vive Erlinda Sánchez, quien en el 2001 fue beneficiada con la construcción de una nueva vivienda por parte de la Cruz Roja de Holanda. “Antes vivíamos en una casita de paredes de adobe tapado el techo con varas de arbusto y plástico negro, pero cuando el huracán Mitch azotó esta zona la casa se nos destruyó totalmente”, dijo.

Erlinda, quien ahora es socorrista voluntaria de la Cruz Roja Nicaragüense en Somoto, relató que en su comunidad muchas familias perdieron todo y pidieron apoyo a las autoridades de la Alcaldía, de ese entonces, pero les dijeron que no tenían dinero para ayudar.

“Aquí vinieron los de la Cruz Roja de Holanda y nos prometieron que nos harían de nuevo la casita, y a los pocos días estaban unas brigadas y unos camiones con materiales de construcción y las levantaron como en 28 días. Ahora mi familia y yo habitamos una casa de bloque de concreto, techo con laminas de zinc y es cómoda porque es hasta más amplia”, sostuvo.

En la comunidad Los Ángeles uno, en el municipio de Cusmapa, vive doña Narcisa Pérez, quien habita junto con su marido y siete hijos, “Mire el huracán (Mitch) de ese entonces nos dejó la casita en pie, pero perdimos nuestros animalitos (vaca, cerdos, gallinas, patos y cabras) y alguien nos dijo que en Somoto nos podían ayudar unos señores de la Cruz Roja de un país y ellos nos dieron la crianza de gallinas y vea ahora cuantas tenemos”, dijo.

FORTALECIERON CRUZ ROJA

A rmando Morales Umanzor, director de Cruz Roja Madriz, dijo que Cruz Roja de Holanda, destinó fondos para su fortalecimiento, inició la preparación del voluntariado en gestión de riesgo, en temas del cambio climático, salud comunitaria, agua y saneamiento para asistir a las familias de las comunidades pobres afectadas.

“La Cruz Roja de Holanda ayudó también a mejorar las condiciones de las instalaciones de la Cruz Roja de Somoto, que no contaba con servicios de aguas negras, ni cerca perimetral, y realizaron mejoras de la instalación eléctrica, la construcción de cuatro viviendas para voluntarios de escasos recursos de esta institución, y que fueron afectados por el huracán; y la construcción de una bodega”, finalizó.

En el 2014, Cruz Roja de Holanda instaló equipos de radio digitales de avanzada tecnología y una torre para la instalación de antenas, así como una camilla para ambulancia incluyendo tablas de alzado, entre otros equipos y medios.
A inicios de este 2015, donó una motocicleta y una camioneta.