Triple asesinato estremece barrio Los Ángeles

En la familia de Santos Bravo Gómez y Rosa Murillo Luna reinaba la discordia desde hace mucho tiempo.

Los cuerpos de las tres personas estaban enterrados en una fosa utilizada para cambiar aceite. LA PRENSA/ WILIH NARVÁEZ

En la familia de Santos Bravo Gómez y Rosa Murillo Luna reinaba la discordia desde hace mucho tiempo.

Y el origen de estas inconformidades era la pésima relación de medio hermanos que sostenían Nahum Isaí Bravo Tórrez y Lucía Leticia Bravo Murillo.

Aunque no está claro cuál fue el origen de esas desavenencias, solo se conoció que en febrero de 2012 la joven Bravo Murillo acusó a su medio hermano por los delitos de asedio, hurto, estafa o apropiación en menor cantidad.

Según el expediente del caso, a la joven se le perdió una computadora y por ello acusó a Bravo Tórrez.

Al final el caso terminó resolviéndose mediante una mediación.

Pero el tiempo transcurrió y los problemas lejos de desaparecer se incrementaron. Fue tan así, que algunos familiares hasta temieron lo peor.

Ayer poco después del mediodía, sus temores se concretaron.

Los cuerpos de Santos Bravo Gómez (56), Rosa Murillo Luna (46) y la joven Lucía Leticia Bravo Murillo (22) fueron encontrados en una vivienda ubicada en el barrio Los Ángeles, al oriente de Managua, donde también funcionaba el taller de cambio de aceites de Bravo Gómez.

El hallazgo de los cuerpos ocurrió después que un amigo de la familia llegara a buscar a Santos y a Rosa a la propiedad, luego de estar desaparecidos por más de 15 días.

Según el abogado Noel Villegas, quien hizo el hallazgo, se enteró que la familia no aparecía, así que ayer a primera hora llegó con parientes de Bravo Gómez e ingresaron al inmueble.

Después de buscar por todos lados, se percataron de un fuerte hedor que se desprendía de la fosa de cambio de aceite para vehículos.

En la fosa habían echado dos camionadas de tierra y al escarbar en el lugar el hedor fue mayor, por lo que llamaron a la Policía. Al llegar los oficiales encontraron los cadáveres.

Al conocerse la noticia, los familiares de los ahora fallecidos señalaron a Nahum Isaí Bravo Tórrez como el principal sospechoso, pues según los denunciantes, a raíz de la desaparición de Santos Bravo le preguntaban a Nahum Isaí pero este respondía que andaba de paseo con su esposa —madrastra de Bravo Tórrez— y su media hermana.

“Cuando yo llegaba a preguntarle por mi hermano, me decía que andaba en Jinotega con su esposa y con su hermana comprando una propiedad, pero me pareció extraño que tenía su camioneta”, alegó Dionisio Bravo, hermano del occiso.

Aún se desconoce qué día habrían sido asesinados, pero el jueves 26 de marzo la joven Lucía Bravo le mandó un mensaje de texto a su prima Kelly Murillo diciéndole “ayúdame por favor”, después otro a la 1:00 de la madrugada del viernes 27 expresándole: “Me dejaste morir”. A partir de ese momento todo fue silencio.

DETENIDOS

Se conoció que la Policía tendría bajo investigación a cinco personas. De esas, dos están identificadas como Gabriel Antonio Angulo y Erick Balmaceda Largaespada. A estas personas se les detuvo porque se presume que están involucradas en los asesinatos.

De Gabriel Angulo se dice que fue quien a mediados de esta semana llevó a la propiedad dos camionadas de tierra, y de Balmaceda Largaespada se dice que Nahum lo dejó cuidando la propiedad.

PROBLEMÁTICO

D ionisio Bravo, hermano de Santos Bravo, aseguró que su sobrino Nahum era el brazo derecho de Santos, incluso imitaba su firma. Además asegura que en una ocasión le habría robado a su padre más de 300 mil córdobas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: