César Zamora

Tímido, jardinero frustrado y llorón, César Zamora tiene como su primer recuerdo ese momento especial en los brazos de su abuelo materno.

Tímido, jardinero frustrado y llorón, César Zamora tiene como su primer recuerdo ese momento especial en los brazos de su abuelo materno.

¿Un mal hábito?

¿No se nota? La comida (ríe).

¿Qué tan bueno es cocinando?

Cocino muy bien. Hago unos “huevos rotos” de desayuno muy buenos.

¿Qué quería ser de pequeño?

Director de cine. Pero me faltó enjundia para imponérmele a mi padre y a mi madre.

Si pudiera salvar solo un objeto de su casa en un incendio ¿cuál sería?

Una Virgen de Guadalupe del siglo XVII. Fue un regalo de mi esposa.

Un superhéroe…

El Chapulín Colorado (ríe).

¿A quién reviviría?

A Mandela.

¿Baila?

Me encanta bailar. Bailo lo que suene y no soy mal bailarín (ríe).

Un talento oculto…

Seguramente el de la poesía… He escrito y tengo todo guardado.

Su primer recuerdo…

Estar en los brazos de mi abuelo materno, Adelino. Posiblemente tenía 2 o 3 años.

Una canción…

Quién me ha robado el mes de abril , Joaquín Sabina.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Veo futbol, le voy al Manchester United.

Si pudiese escoger a cualquier persona del mundo ¿a quién invitaría a cenar?

(Pensativo) Al papa Francisco y a Francisco Javier Aguirre.

Una pesadilla recurrente…

Que me caigo de un avión.

Si hubiese sido mujer, ¿quién le hubiese gustado ser?

Marilyn Monroe (carcajada).