“El sol se apagaba en mí”

A punto de cumplir 110 años de vida, María Dominga Zepeda luce franca, vivaz y menudita, y es para su familia, habitante del reparto Azarías H. Pallais, de Chinandega, una hermosa reliquia.

Su hija Paula Julia vela por su cuido. LA PRENSA/ S. MARTÍNEZ

A punto de cumplir 110 años de vida, María Dominga Zepeda luce franca, vivaz y menudita, y es para su familia, habitante del reparto Azarías H. Pallais, de Chinandega, una hermosa reliquia.

Según su familia, ella nació el 23 de mayo de 1905, en Somotillo, frontera norte del departamento.

Doña María Zepeda roza los 110 años.  LA PRENSA/ S. MARTÍNEZ
Doña María Zepeda roza los 110 años. LA PRENSA/ S. MARTÍNEZ

En su juventud buscó vida en Chinandega. Doña María dice que su primer trabajo fue de “china”. “Ahí en esas casas me pagaban un peso al mes”, dice.

Hace sus relatos quietecita. Vive con de su hija menor Paula Julia García Zepeda, los tataranietos, bisnietos y unos cuantos nietos del casi centenar que tiene esparcidos en distintas zonas del departamento.

“A las 4:00 de la mañana salía yo hasta El Viejo, cruzaba un zanjón y de regreso el sol se apagaba en mí… yo me ponía unas grandes panas, así”, recuerda la centenaria de su época de vendedora de frutas en El Viejo”.

DESDE DARÍO

Trabajando doña María Dominga conoció un día a su esposo, quien era originario de Darío, pero se quedó en Chinandega.

“Aquí (en Chinandega) se conocieron ellos, dicen que era bonitilla, bastante gordita como mi cuerpo. Ella fue muy trabajadora con una gran fortaleza porque le ha gustado mucho el pescado”, cuenta su hija Paula Julia.

La anciana escucha atenta a su hija, la interrumpe y critica que las jóvenes de hoy no echan las tortillas como antes. “Ahora si no es el plástico no echan las tortillas”, sonríe inquieta al tiempo que confiesa que nunca fue a la escuela.

COME PESCADO Y TORTAS DE POLLO

En casa de su hija Paula Julia permanece cuidada. Hay una joven encargada de su cuido gran parte del día mientras parte de la familia sale a trabajar. Su hija Paula Julia dice que doña María Dominga sigue alimentándose bien. Le gusta mucho el pescado y el pollo, así como las frutas y las verduras. Algunos parientes y conocidos de la señora centenaria creen que esa es la clave de su supervivencia por tantos años.

Bayardo Torres, joven abogado originario de El Viejo, manifestó que muchas personas pasan de los 80 años dado el consumo sano que experimentaban de verduras, frutas y medicinas naturales que les daba la vida en el campo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: