El país no está listo para más sequía

La probabilidad de que se asiente el fenómeno de El Niño (una alteración de la atmósfera que representa escasez de lluvia o su exceso en otras partes) en el hemisferio norte, ha pasado de un treinta por ciento a un setenta por ciento de acuerdo con proyecciones del Centro de Predicciones Climáticas (CPC), una agencia del Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos y el Instituto Internacional de Investigación de clima y sociedad.

La probabilidad de que se asiente el fenómeno de El Niño (una alteración de la atmósfera que representa escasez de lluvia o su exceso en otras partes) en el hemisferio norte, ha pasado de un treinta por ciento a un setenta por ciento de acuerdo con proyecciones del Centro de Predicciones Climáticas (CPC), una agencia del Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos y el Instituto Internacional de Investigación de clima y sociedad.

“En comparación con el mes pasado (marzo), más modelos predicen que El Niño continuará durante el 2015. Este pronóstico está apoyado por el aumento en las temperaturas de sub-superficie, un aumento en la convección sobre la Línea Internacional de Cambio de Fecha y el aumento en la persistencia de las anomalías en los vientos del oeste en los niveles bajos”, cita el diagnóstico del CPC.

Carlos Zelaya, investigador del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), sostiene que es “preocupante la advertencia, ya que casi nunca coinciden dos años consecutivos dos fenómenos de El Niño”. Y recomienda que para ello Nicaragua debe prepararse para ese clima cambiante y variable mediante un programa nacional de riego.

“Tenemos suficiente agua, pero está mal repartida temporal y espacialmente”, argumenta Zelaya, quien reconoce que los esfuerzos por emprender un programa con gran magnitud necesitan de una gran inversión.

La advertencia del CPC también explica que existe incertidumbre en cuanto a qué tan fuerte puede llegar a ser el fenómeno. “En resumen, existe una probabilidad de setenta por ciento de que El Niño continúe durante el verano de 2015, y una probabilidad mayor de sesenta por ciento de que se extienda hasta el otoño (que equivale a los meses de septiembre, octubre y noviembre).

¿Qué tan preparados están los productores nacionales?, tomando en cuenta una serie de recomendaciones que durante el 2014 hubo a nivel nacional debido a los efectos negativos que dejó la falta de agua en la producción de granos básicos, la ganadería, hortalizas y hasta en el café.

Edward Centeno, titular del Ministerio Agropecuario.
Edward Centeno, titular del Ministerio Agropecuario.
PILETAS SON UNA OPCIÓN

Marlon Bermúdez, presidente de la Asociación de Ganaderos de Teustepe, en Boaco, agrega que de unos cuarenta productores que forman parte, la mitad podría enfrentar con eficacia la instalación del fenómeno de El Niño en el país. Teustepe fue una de las zonas más vulnerables para la ganadería en 2014 por la falta de agua y que registró inclusive la muerte de los animales.

“Nos hemos preparado almacenando alimento como higo y pasto, y algunos que han tenido la posibilidad construyeron piletas para el agua. El inconveniente lo tienen los productores de comarcas que no tienen acceso a ríos y que deben alquilar tierras cercanas a fuentes de agua para poder regar el pasto y darle al ganado”, aseguró.

En su finca de 190 manzanas, Bermúdez como una medida preventiva construyó dos piletas para el agua y está sembrando pasto forrajero, asimismo compra pollinaza para alimentar unas ochenta manzanas de ganado que tiene en su propiedad. Y para generar más ingresos, el ganadero ha sembrado maíz, vende las mazorcas y con ese ingreso cubre el costo de combustible.

PLATANEROS YA SIENTEN EFECTOS

Según Arnoldo Pérez Alemán, gerente comercial de Productos de la Granja, en Rivas, en esa zona las plantaciones de plátano tienen entre cuarenta y sesenta por ciento de afectaciones, ya que los ríos locales han disminuido su caudal, lo que ha causado que en muchas fincas se reduzca el área de siembra de la musácea.

“El plátano requiere mucha agua y debimos habernos preparado con pozos artesanales para acumular agua, pero no todos cuentan con los recursos económicos para hacerlo. Este es un problema complejo porque hemos tenido que sacrificar cuadros completos de plantaciones y maximizar el (recurso) hídrico”, manifestó Pérez.

«Nosotros tenemos que preparar un plan de producción 2015-2016 que considere todas las posibilidades y cualquier fenómeno posible que se presente». Edward Centeno, titular del Ministerio Agropecuario.

Sostiene que en varias fincas de ese departamento había ríos que las abastecían, pero que se han ido secando y a falta del agua las plantas mueren con facilidad.

Para Pérez un posible establecimiento del fenómeno de El Niño, es una doble amenaza. Primero porque el costo de producción promedio por manzana de plátano es alto, al requerirse entre 2,700 y tres mil dólares para obtener entre 65 y setenta mil unidades, y segundo porque la cancelación de algunos mercados como el de Costa Rica (que ha impedido que el plátano nica ingrese), hace que haya sobreoferta en el mercado nacional y el valor al consumidor caiga, situación que afecta a los productores.

MAG OPTIMISTA

Edward Centeno, ministro agropecuario en declaraciones, tras la visita de una delegación de cafetaleros taiwaneses al país en marzo, se mostró optimista y aunque ya se preveía una temporada lluviosa irregular, dijo que ellos estarán listos para un escenario positivo y otro negativo.

“Tras las afectaciones que se vivió en el país por la sequía hemos coordinado con el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria que se introdujera variedades de semillas más resistentes”, explicó Centeno.

MÁS COSTOS

Álvaro López Herrera, productor de lechugas en Apanás, Jinotega, administra setenta manzanas en esa zona, de las cuales cinco dedica al cultivo de la lechuga y el restante para sembrar pasto para unas sesenta cabezas de ganado que tiene.

“La verdad que no estoy listo porque no es algo que podamos darle solución nosotros y la compra de agua eleva los costos un ciento por ciento. Creo que los productores que tenemos cerca las aguas del lago podemos soportar más tiempo porque en el caso de las lechugas requieren abundante agua, bien sea diario o día de por medio”, explica.

FRIJOL ES OPTIMISTA

Rosa Benavides, coordinadora de la Central de Cooperativas de Servicios Múltiple de Exportaciones e Importaciones del Norte (Cecoopsemein), prefiere ser positiva frente a los pronósticos del clima: “La verdad es que esperamos que todo sea una falsa alarma y el clima transcurra sin ninguna variación”, sostuvo Benavides, quien está al frente de una cooperativa que se compone de unos 420 productores en los departamentos de Matagalpa, Estelí y Jinotega y juntos cultivan unas novecientas manzanas de frijol.