Rusia se acomoda

Rusia, duramente golpeada por las sanciones internacionales y la caída de los precios del petróleo, cerró la semana pasada con un espectacular repunte de su moneda, el rublo, que ha sido interpretado desde el Gobierno como un claro signo del acomodo de la economía al nuevo entorno.

Rusia, duramente golpeada por las sanciones internacionales y la caída de los precios del petróleo, cerró la semana pasada con un espectacular repunte de su moneda, el rublo, que ha sido interpretado desde el Gobierno como un claro signo del acomodo de la economía al nuevo entorno.

En lo que va de mes, el rublo se ha revalorizado más del diez por ciento frente a las principales divisas internacionales, recuperando el nivel que tenía comienzos de diciembre del año pasado, cuando se aceleró su depreciación y se cotizaba a poco más cincuenta rublos por dólar.

“Vemos que las medidas adoptadas por el Gobierno y el Banco Central han permitido estabilizar la situación en los mercados financieros”, afirmó esta semana el ministro de Finanzas ruso, Antón Siluánov, al destacar que se ha dejado atrás la volatilidad del tipo de cambio.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: