Ansiedad en Rubenia

El estilo indeciso de la Alcaldía de Managua para construir el paso a desnivel en Rubenia genera ansiedad en los habitantes de los cuatro barrios que circundan la obra, pues de febrero a la fecha la municipalidad ha llegado con avisos repentinos al menos a veinte viviendas que se ubican en los sentidos Este, Oeste y Sur de la intersección.

Vista del paso a desnivel. «El puente ya tiene sus cuatro carriles, probablemente en junio entregaremos”, aseguró Erick Sotomayor, ingeniero residente de Constructora Meco. LA PRENSA/ D. LÓPEZ

El estilo indeciso de la Alcaldía de Managua para construir el paso a desnivel en Rubenia genera ansiedad en los habitantes de los cuatro barrios que circundan la obra, pues de febrero a la fecha la municipalidad ha llegado con avisos repentinos al menos a veinte viviendas que se ubican en los sentidos Este, Oeste y Sur de la intersección.

El aviso más reciente se hizo en la parte sur, ubicada de los antiguos semáforos de Rubenia hasta los semáforos de la Nicarao, donde cinco casas sufrirán afectaciones. A estas personas se les informó apenas la semana pasada, según afirmaron.

“Primero dijeron que sí (iban a afectar), después dijeron que no, porque el andén iba a pasar abajo. Entonces ahora volvieron a decir que sí, porque la calle va a ser de ocho carriles, cuatro aquí (izquierda) y cuatro allá (derecha), hasta el semáforo de la Nicarao”, comentó Franklin García, quien cederá a cambio de una indemnización, 2.40 metros del frente de su casa, en ese sector que corresponde a la colonia 14 de Septiembre.

Paso a pasito

Lo mismo sucedió en el costado este de la obra. Ahí cerca de ocho dueños de vivienda recibieron el anuncio en febrero y de igual forma con pocos días de anticipación. A estas les quitaron entre uno y tres metros para construir andenes.

“Es que ni ellos están seguros de lo que van a hacer”, expresó Gloria Aráuz, habitante de la colonia Rubenia. “Y lo peor es que ni alcanza la indemnización que dan. Para nosotros fue de diez mil córdobas”, añadió Juana Velásquez, de la misma zona.

A mediados de marzo la municipalidad también visitó la parte oeste de la obra, donde unos diez hogares fueron marcados. Este fin de semana, la población de esta zona aún esperaba que los funcionarios de la Alcaldía llegaran a un acuerdo justo, pues después de un mes del anuncio “todavía no se ha resuelto nada. Nos tienen en angustia porque no se sabe qué van a hacer y qué no. Ya estamos cansados de este método de trabajo y de la falta de información”, dijo Héctor Morales, uno de los afectados.

Ocho carriles

Las últimas afectaciones a viviendas se deben, según pobladores, a una ampliación de la obra original que hará llegar los ocho carriles (cuatro del puente y cuatro de la pista) hasta los semáforos de la colonia Nicarao.

Sin embargo, según Walter Espinoza, concejal del PLC, las recientes marcaciones de terreno son para andenes, no para una ampliación. Según él, a estas alturas la Alcaldía no puede hacer modificaciones, pues eso sería “abusar del presupuesto”.