Se agrava situación de civiles

La situación en Adén, la segunda ciudad de Yemen, sigue empeorando, con empresas cerradas, falta de alimentos y el éxodo de los civiles, a veinte días de la intervención aérea de una coalición liderada por Arabia Saudita.

Niños yemeníes en protesta contra los bombardeos, en Saná. LA PRENSA/ EFE/ YAHYA ARHAB

La situación en Adén, la segunda ciudad de Yemen, sigue empeorando, con empresas cerradas, falta de alimentos y el éxodo de los civiles, a veinte días de la intervención aérea de una coalición liderada por Arabia Saudita.

Ayer, Adén amaneció tras una larga noche de violencia entre los partidarios del presidente Abd Rabo Mansur Hadi y sus adversarios, los rebeldes chiitas hutíes. Se registraron treinta muertos. En la madrugada los aviones de la coalición árabe bombardearon el complejo presidencial en manos de los rebeldes en el puerto de Adén, que fue el último refugio de Hadi antes de que huyera hacia Arabia Saudita en la víspera de la intervención militar árabe-sunita.

El movimiento rebelde de los hutíes anunció ayer que desde el 26 de marzo han muerto 2,571 civiles.

Un militante partidario de Hadi, Metaz al Maisuri, residente en Adén, informó de que desde finales de marzo ha habido un “éxodo masivo” de familias que han huido de la ciudad a causa de la intensidad de los combates.

Ayer, Hadi expresó al diario estadounidense The New York Times que la crisis en su país se debe al “hambre de poder de Irán y a su ambición de controlar toda la región”, acusaciones que Teherán niega. Irán ha condenado los bombardeos de la coalición y ayer centenas de personas se manifestaron en Teherán delante de la Embajada de Riad.