Los eventos empresariales de la Cumbre

La semana pasada fue una semana muy activa en las agendas públicas y privadas de la región, en el marco de la celebración de la VII Cumbre de las Américas en Ciudad Panamá.

La semana pasada fue una semana muy activa en las agendas públicas y privadas de la región, en el marco de la celebración de la VII Cumbre de las Américas en Ciudad Panamá.

En primer lugar debo hacer un reconocimiento al Gobierno de Panamá y al Banco Interamericano de Desarrollo por una excelente organización cumpliendo cabalmente con el desafío de desarrollar al mismo tiempo la cumbre política y cuatro cumbres paralelas para los sectores empresariales, académicos, juveniles y sociedad civil, lo que no había ocurrido en las cumbres anteriores.

Me referiré a tres eventos en los que participamos llevando la agenda de Cosep y del sector empresarial gremial de la región.

El primer evento fue la reunión de la Federación de Entidades Privadas de Centroamérica (Fedepricap) que aglutina a todas las cúpulas empresariales de la región.

En esta reunión tuvimos un encuentro con el señor Guy Ryder, quien es el director general de la Organización Internacional del Trabajo. La OIT junto con la Organización Internacional de Empleadores (OIE) son las dos organizaciones más relevantes en el mundo gremial empresarial.

Con el señor Ryder planteamos la necesidad de fortalecer el rol y la participación de la región en los espacios de la OIT, el establecimiento de una Alianza entre Fedepricap y la OIT, trabajar en una estrategia para enfrentar el tema de la informalidad en nuestros países, desarrollar un plan para fortalecer la formación de los colaboradores en las empresas y le extendimos una invitación al señor Ryder para que venga a la región a finales del año.

El segundo evento fue el II CEO Summit of the Americas. Por segunda vez en el marco de las siete cumbres se realiza una cumbre empresarial. Durante dos días, más de setecientos empresarios de toda la región participamos de encuentros entre empresarios, con 11 presidentes de la región, incluyendo al presidente Barack Obama y con el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon.

Los temas que desarrollamos fueron la seguridad alimentaria y los negocios agrícolas, la integración financiera y la inclusión, el empoderamiento económico de las mujeres, la innovación social corporativa, la innovación y la tecnología de la información, energía y la infraestructura, logística y conectividad.

Dentro del evento se presentó el esfuerzo que trabajamos más de sesenta organizaciones empresariales de la región, incluyendo el Cosep que se denominó El Diálogo de Negocios de las Américas.

Durante más de un año trabajamos elaborando un documento que fue entregado a los jefes de estados que denominamos Del diálogo a la Acción —recomendaciones de políticas y propuestas de las alianzas público-privadas—.

El documento presenta treinta recomendaciones para mejorar la infraestructura y fortalecer el comercio, facilitar recursos financieros para estimular el crecimiento y el desarrollo, estimular la innovación, el espíritu empresarial y desarrollar nuestro capital humano, y maximizar el potencial de la energía y los recursos naturales de la región.

Un asterisco muy particular en la cumbre empresarial se dio por parte del secretario Ban Ki-moon, al dirigirse a los empresarios de las Américas y destacar en su discurso el diálogo público-privado que existe en Nicaragua.

El tercer evento fue la Cumbre Sica–Usa siendo esta la cuarta cumbre Sica, donde hemos participado representando al sector empresarial.

Fue muy importante para la región la diversidad de puntos que se plantearon por parte de los presidentes en el ámbito social. También fue muy importante para nuestro sector empresarial los puntos abordados por los presidentes para defender y fortalecer nuestras realidades económicas.

Destacamos dos mensajes de los presidentes, al presidente Obama que fueron el que a la región se le debe mirar de forma integral y la importancia de las alianzas público-privadas en la región.

También resaltar la exposición que hicieron los presidentes ante la amenaza que existe sobre nuestros países y el empleo, de aprobarse el acuerdo transpacífico sin darle los mismos privilegios a nuestra región. En este sentido el impacto positivo del Cafta se vería disminuido considerablemente.

La VII Cumbre de las Américas va a ser recordada por ese momento histórico que significó volver a tener a los 35 países de la región sentados en la misma mesa con la inclusión nuevamente de Cuba. Pero también será recordada por la apuesta en el diálogo y el nuevo rol de las alianzas público-privadas para hacer crecer a nuestros países.

EL AUTOR ES PRESIDENTE DEL COSEP.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: