VII Cumbre entre avances y shows

Nuevos aires de cambios se perciben en América, ¿serán ciertos estos mensajes cuando nadie habla de la democratización de Cuba, de dar elecciones libres y regresarles a los cubanos un estado democrático? En Nicaragua vemos cómo a diario se violan los derechos de los nicaragüenses destruyendo nuestro Estado de derecho y nuestras instituciones. ¿Y qué hacen los estados miembros de la OEA participantes en la Cumbre por impulsar los cambios que la democracia en Nicaragua necesita? Vemos cómo en Venezuela también se repite la situación de violación de derechos humanos y políticos, con presos políticos sin causa alguna justificada.

Nuevos aires de cambios se perciben en América, ¿serán ciertos estos mensajes cuando nadie habla de la democratización de Cuba, de dar elecciones libres y regresarles a los cubanos un estado democrático? En Nicaragua vemos cómo a diario se violan los derechos de los nicaragüenses destruyendo nuestro Estado de derecho y nuestras instituciones. ¿Y qué hacen los estados miembros de la OEA participantes en la Cumbre por impulsar los cambios que la democracia en Nicaragua necesita? Vemos cómo en Venezuela también se repite la situación de violación de derechos humanos y políticos, con presos políticos sin causa alguna justificada.

Es demasiada la hipocresía con la que se habla en las Cumbres cuando sus mensajes terminan apoyando a los que adversan a la democracia por intereses económicos, en lugar de esto, debería de aprovecharse estos foros para expresar con verdad los valores de nuestras democracias. El continente americano merece vivir plenamente en democracia.

También es importante velar por corrientes que impulsen el derecho de la vida desde la concepción y no dejar que corrientes de muertes se mezclen en nuestras sociedades. Es importante escuchar la voz de nuestros guías espirituales; yo, como católico, las de mis pastores. En la Cumbre de las Américas se han filtrado organizaciones con un agresivo lobby de promoción del aborto y la homosexualidad, lo cual atenta contra la institución de la familia y los valores de nuestra sociedad.

Dejemos de ser hipócritas y seamos consecuentes con las realidades de nuestras sociedades. Si queremos una América de verdad, analicemos las estadísticas del por qué nuestras poblaciones emigran a otros destinos como Estados Unidos de América o Europa. Ya es hora de despertar, de hacer los cambios que nuestros países necesitan con sinceridad y con firme intención de querer hacer bien las cosas, seamos ejemplo para que las futuras generaciones no sigan viviendo en la hipocresía en las que nuestras sociedades viven.

Es importante tomar la palabra al presidente Barack Obama con relación a la apertura que se debe de dar a las sociedades civiles que han venido emergiendo en nuestro continente, darle voz a los sin voces, esta Cumbre de las América ha sido el nacimiento de nuevas formas de hacer política en nuestros países, cuyo apoyo debe ser traducido a políticas concretas de promoción, fortalecimiento y empoderamiento de la democracia y de nuestros valores.

Es importante que en la sociedad civil nicaragüense trabajemos como equipo, en pro de su empoderamiento con objetivos en común que abran los espacios a nuevos liderazgos que den esperanza de cambios en nuestra sociedad.

Ya basta de apoyo a políticas de muerte y de desintegración de las familias, velemos por la unidad de la familia y el fortalecimiento de nuestros valores cristianos y democráticos. Solo unidos en una visión sincera donde las libertades pública puedan abrirse en lugares que se han cerrado como en Nicaragua, tendremos Cumbres que de verdad den frutos para nuestra América. No hay que vivir del pasado pero sí hay que tomar el pasado para no cometer errores en el futuro.

El autor es Presidente del Comité Ejecutivo Movimiento Por Nicaragua.