Honduras, El Salvador y Guatemala con mayor violencia contra niñez en Centroamérica

"En Centroamérica 7 de cada 10 padres no dejan que sus hijos salgan solos a la calle por miedo a la inseguridad", especialmente en Honduras, El Salvador y Guatemala, dijo el secretario ejecutivo de la Red Latinoamericana y Caribeña por la Defensa de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (RedLamyc), Juan Martín Pérez.

Los países que con mayor grado de violencia contra la infancia en Centroamérica son Honduras, El Salvador y Guatemala, lo que ha incidido en que los menores sean recluidos en sus hogares en un «aislamiento» que puede afectar su capacidad de socializar, afirmaron hoy organizaciones no gubernamentales.

«En Centroamérica 7 de cada 10 padres no dejan que sus hijos salgan solos a la calle por miedo a la inseguridad», especialmente en Honduras, El Salvador y Guatemala, dijo el secretario ejecutivo de la Red Latinoamericana y Caribeña por la Defensa de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (RedLamyc), Juan Martín Pérez.

Guatemala, Honduras y El Salvador integran el llamado Triángulo Norte Centroamericano, considerada una de las zonas más violentas del mundo pese a no registrar un conflicto armando convencional, lo que se atribuye en buena parte a la acción de grupos del narcotráfico trasnacional y el crimen organizado conexo como las peligrosas pandillas.

Pérez alertó que el «aislamiento» al que es sometido el niño centroamericano por culpa de la peligrosidad conlleva salir a las calles de la región, incide en que tengan una vida «más sedentaria» y una «mayor desvinculación con la comunidad».
Centroamérica, donde el 40 % de la población es menor de edad, tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo, lo que hace que la región sea en un «foco rojo» en materia de violencia infantil, apuntó el secretario ejecutivo de RedLamyc.

Desde hace 3 años, la RedLamyc, la Unión Europea y la ONG Plan Internacional llevan a cabo el proyecto «Centroamérica en red», que tiene como objetivo concienciar a los gobiernos de la importancia de invertir en la atención a la infancia, y cuyos integrantes se reunieron este miércoles en Panamá para discutir nuevas estrategias.

«Diversos estudios del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) sostienen que, por cada dólar que se invierte en un menor, la sociedad recibe 11 dólares cuando el niño cumple la mayoría de edad», explicó Pérez.

La violencia infantil adquiere distintas caras, alertó Pérez, y abarca desde el crimen organizado, el pandillismo y la violencia sexual, hasta el conocido como «castigo disciplinario».

«Hoy en día se acepta que los maestros en las escuelas, principalmente las del mundo rural, peguen a los niños bajo el argumento de educarles y usen expresiones como «La letra con sangre entra», afirmó el secretario ejecutivo de RedLamyc.

Aunque países como Nicaragua, Costa Rica, El Salvador y República Dominicana han legislado en contra del castigo corporal, «aún queda mucho por hacer para que nos parezcamos a Europa», reconoció la representante de la ONG Plan Internacional, Ruth Saint Esteban.

El secretario ejecutivo de RedLamyc también lamentó que los niños no sean una prioridad en las agendas políticas de los mandatarios del mundo y denunció la impunidad de la que gozan los agresores.

«La impunidad siempre es una garantía de repetición», dijo Pérez.

Por su parte, el coordinador regional del proyecto «Centroamérica en red», Daniel Miranda, defendió la importancia de fortalecer las redes infantiles y «empoderar» a la sociedad civil porque «los niños, a diferencia de las mujeres, no denuncian solos la violencia y el abuso, sino que lo hacen a través de organizaciones».

RedLamyc es una red que aglutina a la mayoría de ONGs infantiles que operan en Centroamérica y el Caribe.