Pianista en primer plano

“Sueño con melodías y amanezco con melodías; por eso digo que la música me hace feliz y es el motor de la historia de mi vida”, confiesa Valeska Lobo Gutiérrez, pianista, cantante, actriz y ahora maestra del Conservatorio de Música de la Universidad Politécnica.

“Sueño con melodías y amanezco con melodías; por eso digo que la música me hace feliz y es el motor de la historia de mi vida”, confiesa Valeska Lobo Gutiérrez, pianista, cantante, actriz y ahora maestra del Conservatorio de Música de la Universidad Politécnica.

Para esta joven, nacida un 25 de agosto de 1992, de padre guatemalteco y madre nicaragüense, la música también la escucha cuando sale a la calle, cuando va en las rutas de buses, cuando escucha sonar las bocinas. “Hasta en los ruidos hay música”, dice.

Lobo viene a ser de la primera generación en Nicaragua de cinco pianistas graduados del Conservatorio de Música de la Upoli.

“Obtuve una nota de 98 puntos con la profesora japonesa Nobuko Yamasaki”, exterioriza con orgullo.

Su examen de grado fue interpretar un repertorio de obras clásicas, como el primer movimiento de la sonata Tempestad, un estudio de Chopin y el concierto Grosso No. 1 para orquesta de cuerdas y piano obligatorio.

Con ella egresaron con altas calificaciones los jóvenes pianistas Sandra Lorena Orozco Castellón, Valentina Bernardette Madrigal Lacayo, Kenneth Josué Gamboa Parrales y Stephany Suárez Duarte.

“Este es un gran acontecimiento en la historia de la música de piano”, sostiene Lobo. En anteriores graduaciones, salieron Elías Eduardo Picón Treminio y Misael Sánchez Murillo, uno en cada ingreso.

“Pero eso no es todo —agrega— porque en octubre del 2013 me gradué en canto lírico de nivel medio”.

Y ha venido cultivando su voz mezzo-soprano; así cantó junto con el barítono Mario Rocha, en la obra maestra El fantasma de la ópera.

Igualmente participó en el Festival Interuniversitario de Música 2013, de la UCA.

EN CONCIERTOS

Lobo ahora se ubica como pianista solista, repertorista, y de música de cámara.

“Este es el inicio de mi vida profesional, participaré junto a Mario Rocha en su concierto que incluye más de veinte canciones de obras barrocas y de clásicas de las arias de ópera”, dice Lobo animada por abrir una nueva etapa en su vida.
Otro de sus proyectos en marcha es un concierto a cuatro manos, junto con sus alumnos más avanzados del Conservatorio.

“Esto es importante porque nunca se ha hecho en Nicaragua un concierto así, innovador”, dice .

 

TALENTO DE NIÑA

Lobo se da a conocer a través del espectáculo musical de jóvenes músicos Talentos en Conciertos en 2010, en el Teatro Nacional Rubén Darío. “Tenía entonces 17 años”, dice.

Como pianista solista ha interpretado con éxito el estudio de concierto Un suspiro, de Franz Liszt, presentado en diciembre del 2013 en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío.

Y en febrero del 2015, Lobo participó en el recital poético y musical Noche de actores, realizado en Jardín Oeste del mismo teatro, evento en el que declamaron poemas de Darío los actores Hugo Hernández Oviedo, José Arias, Salvador Espinoza, Salomón Alarcón, entre otros.

Lobo, además de acompañar musicalmente a estos actores, interpretó versos de Darío, con arreglos clásicos del maestro Luis Abraham Delgadillo.

Ahora aspira viajar a Italia, Alemania, Cuba o España para continuar sus estudios avanzados de piano; dedicarse a brindar conciertos en Centroamérica y hacer arreglos de armonía de fusión de música popular y clásica.

Por el momento imparte clases a estudiantes de nivel básico, medio y avanzado, y se prepara para acompañar a grupos y orquestas en conciertos de piano y cuerda.

SUS MAESTROS

Lobo inició su carrera a los nueve años en el Conservatorio Nacional de Música Germán Alcántara, de Guatemala. Y en octubre del 2013 se graduó de canto en nuestro país.

Entre sus maestros en Guatemala y Nicaragua cita al tenor José Reanda Mendoza, al barítono Luis Felipe Girón May, y las pianistas María Antonieta Bran, Lilliam Aguilera y Sumie Kohinata.

A la par de su formación musical, estudió Filosofía en la Universidad Centroamericana. “Voy a defender en mayo de este año, espero todo sale bien”, dice con alegría, porque este 2015 siente será su gran año, con dos carreras en su vida: la de música y humanidades. Así con su juventud llena de sueños y melodías.

S

EN LA ACTUACIÓN Y EL CANTO

C omo una joven talentosa e integral, pianista, cantante de nivel medio profesional y una joven maestra, fue valorada Lobo, por la pianista María Caridad Rosado. “Ella cuenta con un historial académico en la música; además ha protagonizado teatro”, señala Rosado.

Su llegada a los escenarios del Teatro Nacional Rubén Darío, tuvo mucho que ver con su brillante participación en la antología de Zarzuelas, en la que también participó la soprano Lisbeth Berríos.

Lobo debutó como protagonista en la comedia de La zapatera prodigiosa, de Federico García Lorca, puesta en escena en la Sala mayor del Teatro Nacional Rubén Darío.

Valeska, al personificar el personaje en la obra de La zapatera prodigiosa, comentó que fue una experiencia interesante y gran reto porque nunca había actuado y descubrió que esta mujer tiene una vida increíble porque se defiende y cuestiona la realidad que le tocó vivir.
También fue parte de la obra infantil El gran día, dirigida y escrita por Rosa Matute, directora de Los Pioneros de Teatro Fénix.

Al respecto el actor Aníbal Almanza, quien también fue parte de esta obra, dijo que Lobo combinarse muy bien en la actuación. “Ella logró meterse en el personaje y transmitir al público la comedia”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: