“Nicaragua busca recuperar lo que fue suyo”

Ricardo de León es uno de los más jóvenes analistas de asuntos internacionales que se disputa los espacios de los medios de comunicación. Tiene años de experiencia en la materia, según cuenta, y le apasiona todo lo relacionado con las noticias internacionales. Por eso mira con mucha curiosidad el manejo de Nicaragua en las cumbres internacionales y los discursos que pronuncia el presidente inconstitucional Daniel Ortega cada vez que tiene la oportunidad.

Ricardo de León Borge, analista en derecho internacional.

Ricardo de León es uno de los más jóvenes analistas de asuntos internacionales que se disputa los espacios de los medios de comunicación. Tiene años de experiencia en la materia, según cuenta, y le apasiona todo lo relacionado con las noticias internacionales. Por eso mira con mucha curiosidad el manejo de Nicaragua en las cumbres internacionales y los discursos que pronuncia el presidente inconstitucional Daniel Ortega cada vez que tiene la oportunidad.

De la Cumbre de las Américas le quedó un mal sabor de boca. Dice que Nicaragua desperdició una gran oportunidad para pedir apoyo para el Canal Interoceánico y se acuerda que en la Cumbre de la Celac, celebrada en Costa Rica, el papel tampoco fue bueno. De León analiza, en esta entrevista, el desempeño del país ante la Corte Internacional de Justicia y los alegatos que actualmente se ventilan para solucionar el conflicto por Harbour Head y la carretera paralela al río San Juan, que han sido las más recientes razones por las que Costa Rica y Nicaragua mantienen sus diferencias históricas.

¿Hay posibilidades para Nicaragua de salir bien parado en el juicio en La Haya?

Fijate que lo interesante ahorita del juicio de La Haya es que la Corte decidió unir dos demandas. Primero la demanda de Costa Rica por la laguna Harbour Head y luego la demanda de Nicaragua por la carretera paralela al río San Juan. La Corte decidió juntarlas por asuntos de dinero y por proceso porque son los mismos países que seguimos en pleitos desde hace años. Lo de la laguna está un poco más difícil que lo ganemos porque no se ha demostrado nada de parte de Nicaragua y lo de la carretera es más probable porque los daños son evidentes.

Algunos analistas dicen que Costa Rica llevó argumentos “poco convincentes”.

Creo que los argumentos de Nicaragua tampoco son tan convincentes porque no ha demostrado que los instrumentos jurídicos le dan la razón. La Corte es una Corte de equidad. En algún momento van a decir esto para Costa Rica y esto para Nicaragua.

Que ganemos en el caso de la carretera, pero perdamos en el de Harbour Head.

Más o menos así. Además que Costa Rica las ha echado todas por Harbour Head. Creo que en la cuestión de la carretera no presentó nunca el estudio de impacto ambiental y por ahí están mal. Además en las excepciones preliminares del caso Harbour Head del 2011, la Corte destacó cuatro mandatos. Y uno era que todo civil o militar tenía que salir de la zona en disputa. Después en otro punto dice que Costa Rica tendrá la posibilidad de entrar a la zona en disputa para arreglar cualquier daño ambiental. O sea, por un lado dice que nos salgamos y por el otro le da a Costa Rica la posibilidad de entrar. ¿Qué estás diciendo ahí? Que ya lleva una ventaja Costa Rica.

Supongamos que la Corte tome una de estas decisiones salomónicas, ¿cambia de alguna manera estas históricas relaciones conflictivas entre Nicaragua y Costa Rica?

No, no cambia. Aunque ya ambos estados dijeron que van a acatar la decisión de La Haya, se aplaude, pero a como ahorita dicen que sí, puede que mañana digan que no. No va a cambiar porque hay un interés histórico de Costa Rica de hacerse con las aguas del río San Juan. Cada vez que va viendo este tema van buscando qué ganar porque no tienen nada que perder. El anterior caso, ellos sabían que no podían navegar en el río San Juan portando armas, ¿pero qué ganaron? Que la Corte dijera que sí podían navegar con fines turísticos. ¿Vos creés que les importaba lo de las armas? Les valía. Ahora si ganan o no Harbour Head, más de algo van a ganar y después van a seguir.

¿Se podrían complicar más las relaciones entre los dos países?

No creo que se pongan más difíciles. La parte de hacer un conflicto armado está proscrito por ambos países. Sobre todo porque Costa Rica es un país que no tiene Ejército y se miraría mal de parte de Nicaragua que la atacara.

Pero eso no se ha visto como una gran posibilidad.

No, pero si en algún momento un radical llega al poder podría pensar en algo así.

Hay como una imagen de Nicaragua como si fuera conflictiva porque tiene problemas con Honduras, Costa Rica, Colombia. ¿Nos vemos así?

Más que conflictivo se lanza una imagen de paz, porque todos estos problemas de Nicaragua, problemas limítrofes, los ventila en la Corte de manera pacífica. Y la Corte es el instrumento por excelencia de democracia y de paz que los países pueden ocupar para dirimir sus diferencias. Ojo, Nicaragua con Honduras, la Corte decidió fallar a favor de Nicaragua. Con Colombia, Nicaragua no pudo demostrar que alguna vez había tenido un gobernador en las islas, pero sí le dio la razón con la frontera. Y con Costa Rica, desde el tratado Jerez-Cañas se vieron las malas intenciones ticas y la “dejadez” del nica que es lo que nos ha matado. Máximo Jerez dijo que podía dar la navegación en el río San Juan porque los habían apoyado con el invasor William Walker. Desde ahí ya se ven las intenciones sobre el río. No es que seamos pleitistas ni conflictivos, sino que nuestras autoridades gubernamentales siempre han sido débiles.

Ricardo de León Borge
Ricardo de León Borge

Es como que somos víctimas, no victimarios.

Así sería la cosa. No es que Nicaragua tenga intenciones expansionistas, es que busca recuperar lo que una vez fue suyo.

Pero ahorita cuando Nicaragua iba a adquirir aviones de Rusia, la gente pensaba que se andaba buscando pleito.

Lo que menos se puede decir es que Nicaragua es guerrerista. Nicaragua es la que tiene el Ejército más pequeño de Centroamérica, es la que tiene los pertrechos militares más viejos y obsoletos de toda Centroamérica. Tanto Guatemala, Honduras y Costa Rica se han hecho de armamento aéreo y terrestre.

Y precisamente esas relaciones que se tienen ahora con Rusia, ¿realmente es como que busquen abandonar a Estados Unidos?

No, no abandona. Ojo, no está abandonando. No le conviene. Es el primer socio comercial, es el primer país que genera remesas de nicaragüenses para nuestro país. Lo que pasa es que Ortega, al igual que todos los de izquierda, han buscado cómo Estados Unidos no siga siendo el imperio, porque es capitalista y obedece a ideologías de derecha. Y ellos nacen en contra de ese poderío estadounidense. Entonces, cuando nacen todos estos movimientos guerreristas, lo hacen al amparo de la Unión Soviética. Entonces cuando el Frente llega al poder y Estados Unidos le da la espalda, se alía con Rusia y Cuba y esa alianza no es solo por derrocar a Estados Unidos, sino también por cuestiones de plata. Y yo a eso le llamo pragmatismo. Mantengo una relación excelente con Estados Unidos, porque Venezuela, Bolivia y Ecuador, que son los tres países fuertes del Alba, han retirado sus embajadores estadounidenses y Nicaragua jamás lo ha hecho. La relación bilateral es buena. Ya que Ortega hable y hable y hable es otra cosa.

¿Y con Rusia conviene la relación?

A Nicaragua le conviene tener relaciones con todos los países que pueda y que le den la posibilidad de desarrollarse, de cooperar y de inversión. El problema con Rusia es que nos da trigo, buses, que los regala y después Caruna los vende. De ahí la cooperación rusa no pasa. Va más hacia una cooperación militar y está enfocada en readecuar todo ese armamento que tiene el Ejército, que es de la Unión Soviética. Y con los aviones es muy difícil porque, primero, el precio, Nicaragua no tiene para comprar uno de eso aviones. Segundo, ¿quién va a pilotear esas naves? Y tenés que tener especialistas para reparar eso. Creo que eso solo fue un decir para salir del paso ante la negativa colombiana de incumplir el fallo y ante la insistencia de Costa Rica con el caso del río.

Y todos estos países de izquierda que han estado buscando cómo meter más a Rusia en Latinoamérica, ¿le dan la posibilidad de constituirse como un nuevo sustituto de Estados Unidos?

¿Un nuevo imperio? Muy difícil. La situación económica rusa no es buena. Hace poco tuvo una caída en el rublo, su moneda nacional, a consecuencia de la caída estrepitosa de los precios del petróleo. Si Venezuela vive del noventa por ciento de sus ingresos sobre el petróleo, Rusia depende el 65 por ciento. Además, el autoritarismo de Putin está llevando a que mucha inversión no llegue a Rusia y muchos inversionistas inviertan fuera de Rusia. Mirá China. Lleva desde 1970, 45 años de querer surgir como un imperio que le luche el poder máximo, a Estados Unidos, y no lo ha logrado. Ni lo van a lograr. Menos ahora que Estados Unidos está resurgiendo económicamente.

Ahorita en las dos últimas Cumbres, la de la Celac y la de las Américas, ¿qué tan bien se desenvolvió Nicaragua en estas reuniones?

Esa decisión de dejar al puertorriqueño como jefe de la delegación fue un grave error. Ojo, que los estados pueden meter en su delegación a cualquier persona aunque no sea nacional. Ya al final, en los tiempos de Somoza, Panamá le cedió su lugar a Nicaragua, después hace poco, Panamá le quiso ceder su lugar a la oposición venezolana y Nicaragua no dejó. Te pongo los ejemplos en que sí se puede. Sí se podía que el puertorriqueño quedara como parte de la delegación, pero jamás que quedara como jefe de delegación. El jefe de delegación tiene que ser un presidente o un canciller nacional. Por algunos momentos nosotros fuimos puertorriqueños. Y además que es una causa perdida. Todo el mundo después de eso decía que hay tres o cuatro referéndum y los puertorriqueños, solo el cinco por ciento estuvo de acuerdo con el partido de ese señor. Entonces, que Ortega ande diciendo que los puertorriqueños tienen que ser país está desfasado. No es una colonia porque son un Estado Libre Asociado. Muchos más bien se preguntan por qué no habló del Canal en esos foros.

En la Cumbre de las Américas se esperaba que hablara de eso.

¡Claro! Está Estados Unidos, Canadá que tienen grandes empresarios y que tienen plata. Les podían haber dicho ‘miren aquí está mi Canal’.

¿Pudo aprovechar la reunión con Obama?

Es que bueno, la reunión del SICA era para ver los temas de migración, medioambiente, cambio climático. Pero el papel de Ortega en esas Cumbres ha sido decepcionante, diría yo. En lugar de proteger y buscar el interés nacional, se ha concentrado en el interés de otros. En Puerto Rico, en atacar al imperialismo yanqui, en discursos trasnochados. En viejos discursos que no tienen ningún rédito para nuestro país. Son dos oportunidades perdidas. Por ejemplo, Juan Manuel Santos llegó a exponer sobre un sistema interamericano de educación que no existe.

¿Tienen alguna consecuencia estas malas participaciones?

Claro. Nicaragua sale de un mapa que podría ser estratégico y de inversiones a nivel mundial. De todos los discursos centroamericanos, el salvadoreño fue uno de los más aceptables. Honduras mostró los avances que ha tenido en la lucha contra la pobreza, en el combate en la lucha contra el narcotráfico. Nicaragua se supone que año con año presenta datos estadísticos de que se reduce la pobreza, que hay más inversión. El PIB de Nicaragua es uno de los que se supone que más va a crecer junto con Panamá. Todos esos son logros que se han hecho durante la gestión de Ortega. Claro, con la ayuda del empresariado, y no los mostró.

PLANO PERSONAL

Ricardo de León Borge tiene 38 años y es licenciado en Relaciones Internacionales. Está casado y tiene una hija. Trabajó por diez años en la Cancillería de la República.

Tiene posgrados en Historia que cursó en la UNAN-Managua. Le gusta comer y sus platillos favoritos son los camarones al ajillo y el filete. Dice que ser padre no es difícil, que es una gran experiencia y que lo más complicado es ver enferma a su hija.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: