Brasil: Oposición afirma que balance de Petrobras comprueba corrupción y mala gestión

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la principal fuerza opositora del país, afirmó que las pérdidas de unos 2.000 millones de dólares por la corrupción que admitió Petrobras, prueban la "mala gestión" y la "corrupción" en la mayor empresa de Brasil.

AP/Silvia zquierdo

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la principal fuerza opositora del país, afirmó que las pérdidas de unos 2.000 millones de dólares por la corrupción que admitió Petrobras, prueban la «mala gestión» y la «corrupción» en la mayor empresa de Brasil.

«Los datos divulgados por Petrobras muestran otro capítulo de una película de mala gestión y corrupción en la petrolera estatal, que hasta hace pocos años era la mayor empresa de América Latina», dice una nota divulgada por el PSDB, firmada por el senador Aécio Neves, presidente del partido y excandidato presidencial.

Este miércoles, con varios meses de atraso, Petrobras presentó su balance correspondiente al año pasado, período en el que registró pérdidas cifradas en 21.587 millones de reales (unos 7.200 millones de dólares).

Ese fue el primer resultado negativo de la petrolera desde 1991 y se agrava con una deuda bruta que llegó a fines de 2014 a 351.000 millones de reales (cerca de 117.000 millones de dólares).

El dato más llamativo del balance fue, sin embargo, que Petrobras reconoció que las colosales corruptelas que se investigan en los tribunales le costaron al menos 6.200 millones de reales (unos 2.066 millones de dólares) desde 2004.

«En poco más de una década, los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) lograron manchar años de eficiencia en Petrobras», indicó la nota del PSDB, aludiendo a las gestiones de la presidenta Dilma Rousseff, que gobierna desde 2011, y su antecesor y mentor político, Luiz Inácio Lula da Silva, quien llegó al poder en 2003.

El comunicado del partido opositor añade que los brasileños ahora tienen la tarea de «salvar a Petrobras del uso político» que durante «más de una década le ha dado el Gobierno del PT».

Según el PSDB, «Petrobras es una excelente compañía con muchos funcionarios competentes» y «si el Gobierno la deja trabajar, será otra vez una de las mayores empresas del mundo».

Por las corruptelas en la estatal, la Corte Suprema investiga a medio centenar de políticos, en su mayoría de la coalición que apoya a Rousseff, y a decenas de empresarios y exdirectores de la propia compañía.

La semana pasada, en el marco de las investigaciones, la Policía detuvo al hasta entonces tesorero del PT, Joao Vaccari, sospechoso de haber intermediado entre empresas que obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores y desviaban parte de ese dinero a partidos implicados en la trama.

Entre los políticos investigados están los presidentes de las cámaras del Senado, Renan Calheiros, y de Diputados, Eduardo Cunha, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el vicepresidente del país, Michel Temer.