Para mejorar el sistema de emisión de cédulas los opositores han insistido en sustraer del Consejo Supremo Electoral (CSE) la cedulación a través de la creación de un instituto independiente para este proceso, pero el orteguismo no ha escuchado esta

Gran negocio del CSE con cédulas

Desde que el Consejo Supremo Electoral (CSE) está cobrando los trescientos córdobas por la reposición del documento de identidad y hasta que se logre finalizar el proceso con todos los ciudadanos que tienen vencidas sus cédulas, la institución se estaría embolsando más de 44 millones de dólares extrapresupuesto.

Desde que el Consejo Supremo Electoral (CSE) está cobrando los trescientos córdobas por la reposición del documento de identidad y hasta que se logre finalizar el proceso con todos los ciudadanos que tienen vencidas sus cédulas, la institución se estaría embolsando más de 44 millones de dólares extrapresupuesto, señaló el diputado de la Bancada Alianza Partido Liberal Independiente (Bapli), Carlos Langrand.

Langrand detalló que dentro de los 305.8 millones de córdobas destinados al CSE hay una partida de 102.2 millones destinados a cubrir las 478,729 cédulas entre nuevas, reposiciones y renovaciones que el poder electoral proyecta para el año 2015, por lo que “no se debería cobrar por encima” de su valor de costo a los nicaragüenses por el documento.

Pese a su partida presupuestaria y el negocio de la cedulación señalado por el diputado opositor, aún la institución sigue argumentando que carece de recursos y por lo mismo no se ha cumplido con la creación de 153 delegaciones municipales para atender a los ciudadanos en sus trámites.

Esta semana, el diputado Luis Callejas señalaba que el CSE no transparentaba qué se hace con el dinero que es cobrado por cédulas, cuya recaudación ascendería a 4.6 millones de dólares anuales.

Asimismo el diputado Langrand también indicó que de los 55,000 millones de córdobas por ingresos en las instituciones del Estado detallados en el Presupuesto General de la República no aparece reflejado ningún ingreso proveniente desde el poder electoral.

“El Consejo Supremo Electoral, igual que todas las instituciones y poderes del Estado, debe registrar en cuenta única del Ministerio de Hacienda cualquier ingreso extrapresupuestario”, señaló Langrand.

MÁS DINERO SIN JUSTIFICAR

Según Landrand, al CSE también se le ha destinado dinero en presupuestos de años anteriores para iniciar la cedulación de un millón de nicaragüenses, aproximadamente, que viven en el exterior, proceso que hasta el momento no ha dado inicio y ha faltado la voluntad política para ser cumplido.

Langrand señaló que garantizar la cedulación en el exterior sería la manera más idónea de retribuir a los nicaragüenses que aportan al país con más de 1,138 millones de dólares en remesas, según cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN).

“Este año se dice habrá reformas presupuestarias de fondos adicionales por ahorros derivados de la baja en los rubros de combustible y energía en las instituciones. El Consejo debe rendir informe de cedulación, calendarizar el proceso de cedulación, gestionar y dotar los fondos a la dirección de cedulación y establecer el monto razonable del costo de la cédula, informar de ingresos y egresos extrapresupuestarios derivados del cobro del nuevo formato de trescientos córdobas”, finalizó Langrand.

“El Consejo Supremo Electoral, igual que todas las instituciones y poderes del Estado, debe registrar en cuenta única del Ministerio de Hacienda cualquier ingreso extrapresupuestario”.
Carlos Langrand, diputado de la Bancada Alianza PLI.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: