Venció el desempleo con una idea

En 2008 doña María José Salmerón Chirip pasó a engrosar el desempleo que en ese momento afectaba a más de 140 mil nicaragüenses, según cifras oficiales. Después de varios años de trabajar como oficinista para una empresa norteamericana, esta cesó sus operaciones y estando embarazada María José quedó sin empleo. Su preocupación se acentuaba cada vez que recordaba que además de preparar la llegada de su bebé, también debía asegurar el pago de la universidad de su hijo mayor.

Familys Pizza se ha convertido en una fuente de ingreso para unas 24 familias, repartida en cuatro locales en Managua, y la meta de su propietaria, María José Salmerón (al centro), es seguir creciendo para abrir más plazas. LAPRENSA/O. Navarrete

En 2008 doña María José Salmerón Chirip pasó a engrosar el desempleo que en ese momento afectaba a más de 140 mil nicaragüenses, según cifras oficiales. Después de varios años de trabajar como oficinista para una empresa norteamericana, esta cesó sus operaciones y estando embarazada María José quedó sin empleo. Su preocupación se acentuaba cada vez que recordaba que además de preparar la llegada de su bebé, también debía asegurar el pago de la universidad de su hijo mayor.

Eran días difíciles en la familia de esta ahora empresaria. Cualquier decisión que tomara sobre el uso que le daría a su liquidación y ahorros que por años acumuló, iba a determinar el futuro económico de su hogar. Sabía que no podía fallar, una decisión financiera errada iba a acabar con cualquier posibilidad de ofrecerle a sus hijos una vida digna. En su manos tenía seis mil dólares.

“Me preguntaba ¿qué podía hacer?”, afirma María José, ahora convertida en dueña de cuatro locales de pizza en Managua. Y fue en la pizza que encontró la fórmula para vencer el desempleo en noviembre de 2008, así como el camino para convertirse en una exitosa empresaria en el mundo culinario nicaragüense.

En plena incertidumbre económica, María José notó que uno de sus vecinos estaba abriendo una pizzería, que le estaba yendo muy bien. De ahí surgió la idea de pedirle a un joven que las preparaba apoyo para aprender la receta.

Una vez que María José y su esposo aprendieron cómo prepararlas, decidieron vencer sus miedos a fracasar y lanzarse a esta aventura llamada Familys Pizza.

Cuando comenzaron en el barrio San Judas con un primer local solo se atrevieron a poner en un estante 13 pizzas, las que promocionaron entre los vecinos. Pero siempre persistía el miedo. “¿Voy a vender? ¿No las voy a vender? ¿No les va a gustar las pizzas?”, eran las inquietudes que tenían paralizada a María José en los primeros días que decidió echar a andar el negocio.

Para su sorpresa, la demanda de las pizzas que conservan la calidad, sabor y textura que venden las transnacionales, fue creciendo aceleradamente. “El primer día que abrimos el negocio no fui a abrirlo, fue mi esposo, mientras que me quedaba muy inquieta sobre lo que iba a pasar con las ventas”, recuerda.

Y sorpresa: en media hora vendió las 13 pizzas que había preparado para ese día. Pero antes, María José cuenta que durante varios días hicieron pruebas del producto de diferente calidad y sabores. “Fueron treinta pizzas que hicimos y solo nos quedamos con 13 para el primer día”.

El primer local se abrió en noviembre de 2008 y para diciembre ya estaban produciendo cuarenta pizzas los días de semana y sesenta los fines de semana por día.

FUENTE DE EMPLEO

Además de aliviar las cifras de desempleo, María José también ayudó en principio a garantizar el ingreso a otras dos personas, cuya planilla después de casi siete años ahora la integran 24 trabajadores.

Al ver el rápido crecimiento de la demanda, esta empresaria decidió en 2009 trasladarse a un local más amplio, siempre en el barrio San Judas.

Uno de los momentos más complicados para esta emprendedora fue cuando le tocó sustituir los tacones y vestimenta de oficinista por delantales para atender a los clientes. “Eso de venir y ponerme un delantal e ir a una mesa para tomar un pedido a los clientes, sentía mucha pena, pero luego comprendí que era mi negocio, que debía impulsarlo y superé ese situación”, cuenta.

La apuesta de esta empresaria es continuar creciendo y diversificar el menú. Y lo está haciendo. Ahora en los establecimientos no solo ofrece pizza, sino que está incorporando postres y comida rápida. Y si de ingredientes se trata hay para todos los gustos: peperoni, salchicha, hawaiana, suprema, de salami, de carnes, entre otras.

Ahora María José compagina su vida de madre y esposa con sus negocios. En las primeras horas del día es madre de familia, y desde la 1:00 de la tarde empieza a arquear los ingresos de los establecimientos, luego recorre cada uno de ellos para asegurarse de que se esté garantizando la calidad de las pizzas y la atención personalizada a los clientes. A la 1:00 de la mañana es su hora habitual de ir a la cama.

¿Qué le ha garantizado ese crecimiento? “Creo que la disciplina, la buena administración y la calidad”, afirma esta emprendedora quien aclara que también están reinvirtiendo las ganancias y ahorrándolas.

Cuando María José mira hacia atrás se da cuenta del éxito que ha conquistado: comenzó produciendo 13 pizzas y ahora vente hasta 120 diarias.

CONTACTO

Propietaria: María José Salmerón
Correo electrónico: jonysalme@gmail.com
Familys Pizza está ubicada en San Judas frente al mercadito Edgard Lang. En Villa Libertad frente donde fue el molino La Sabana, junto a la miscelánea y frente a Ixchen. Para esas localidades el número de atención es el 88862915 y en Jardines de Santa Clara, de La Perfecta cinco cuadras y media al lago a mano derecha y el número de atención es el 88786456.
La página en Facebook: Familys Pizza.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: