Renuncia de Sarah Brightman deja libre la plaza de turista espacial

La repentina renuncia de la cantante británica Sarah Brightman a viajar a la plataforma orbital deja libre la plaza del próximo turista espacial, cuyo principal requisito es ser multimillonario y no tener miedo a volar.

La repentina renuncia de la cantante británica Sarah Brightman a viajar a la plataforma orbital deja libre la plaza del próximo turista espacial, cuyo principal requisito es ser multimillonario y no tener miedo a volar.

Brightman, de 54 años, expuso “motivos familiares”, como excusa para interrumpir su entrenamiento y suspender sus planes de despegar el próximo 1 de septiembre rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: