¿Querés que te cuente un cuento?

En el Día de la Niñez, una muestra de cuentos de niños para niños de algunas escuelas de Diriamba y Jinotepe, creados por el proyecto “Leo, comento, imagino y creo” que realiza el Foro Nicaragüense de Cultura y Visión Mundial, recopilados y adaptados por Marta Leonor González.

Historia de una pesca

Rosita del Carmen Sánchez Alemán

Un niño pescaba y de repente se le apareció un tiburón. El animal lo persiguió y entonces el niño se acordó que dentro del bote había una lanza, entonces la tomó y se la lanzó al animal que muy rápido murió. Al poco tiempo el padre del niño llegó al lugar y se sintió muy orgulloso del hijo que había matado al tiburón.

El niño que cortó la flor

María Celia Gutiérrez Vargas

Un niño lloraba porque se raspó la rodilla. Al escuchar el llanto del niño llegó su padre y su abuela. El niño se había caído porque estaba cortando las flores, un día antes la mamá le había dicho que no debía hacerlo porque eran ajenas. Al otro día, la abuela llegó donde el niño para curar la rodilla y ver si estaba bien. Entonces el niño aprendió la lección y nunca volvió a cortar la flor.

Boy looking at ladybug through magnifying glass

La luna que canta en las noches

Cindy Natalia Vargas

La luna es bonita y maravillosa. Ilumina los campos y las ciudades. Es hermosa cuando brilla en lo más alto del cielo. La luna a veces se pinta de rojo con un labial que le regalan las estrellas. A veces la luna sale a pasear por la playa y canta canciones de Shakira, pero nadie la escucha porque canta desde muy lejos y solo los grillos saben cuando está triste y alegre.

La rosa como las reinas

Rosa del Carmen Sánchez Alemán

La rosa tiene muchos colores y es perfumada. Se viste de rojo, amarillo, rosado, el agua no marchita su belleza porque la alimenta como el sol. A las niñas las llaman Rosa como Rosa Angélica, Blanca Rosa, Rosa Esmeralda, la vida está llena de rosas pero antes son chotes que visitan las abejas, las hormigas, los zancudos, y hasta las arañas que las admiran por su belleza. Luego de adultas, las rosas se visten con sus mejores colores y son las reinas de las fiestas.

El perro Tonki

Jesica Baltodano

Julio y María eran los padres de Sarahí y le habían comprado de mascota un pececito que llamaron Nemo. Ella se sentía muy sola y decidieron adoptar un perro para que ella se divirtiera con él. Cuando el perro llegó a la casa vio al pez con ganas de comérselo. Una semana después se lo comió. Sarahí se enojó y lo corrió de la casa, el perro Tonki anduvo por las calles y nunca más se le volvió a ver. Ahora la niña no sabe si el perro tiene hambre, sueño y puede morir, ahora sabe el error que cometió y por las noches llora sin consuelo y piensa en Tonki.

En un viaje al mar

Nahum Abel Hernández

Fui con mi padre y mi madre al mar. Yo me subía en una peña muy grande desde ahí miraba el mar. Nos zambullimos y disfrutamos del agua. Al llegar la tarde partimos a la casa con una tristeza por dejar aquel bello lugar. Todos nos fuimos recordando la arena, las pequeñas conchas, los caracoles caminando en línea recta y los pequeños peces que cuando subía el mar los arrastraba con tanta fuerza que podían desaparecer. Fue un viaje maravilloso yo me preguntaba ¿a dónde van los peces, las conchas, tanta agua azul y salada?

 

La almohada del rey Génesis

Nohemí Sosa Cerda

Un día llegaron al castillo de un rey unos ladrones y le robaron su almohada. Pasó el tiempo y el rey no podía dormir, pasaba días sin dormir. Cansado el rey mandó a sus generales a buscar la almohada, al final ellos la encontraron, el rey pudo dormir y después hizo un banquete para festejar que dormía en su almohada.

 

Los perritos extraviados

Rosa María Fierro Arias

Ayer por la mañana muy cerca de la casa de mi tía, llegaron a botar dos perritos, personas de mal corazón, los pobres animalitos se estaban muriendo de hambre, tenían como un mes de nacidos. Mi tía los recogió, les dio comida y los bañó hasta perfume les hecho, como mi tía es de buen corazón los ubicó en una familia de muchas facilidades y los acogieron con amor. Cuidemos los animales hermosas creaciones de Dios.

 

El palacio y la orquesta que tocaba

Johanidka Guadalupe Espinoza

Un día unos compañeros de clase fueron a visitar un palacio, ellos querían saber qué había en él y quiénes lo habitaban. El palacio se ubicaba en San Pedro que era una ciudad muy grande llena de gente con mucho dinero. Ellos no dejaron de investigar hasta que se volvieron viejitos y así contaban su historia del palacio misterioso, dicen que en él había toda clase de objetos raros y que por las noches cuando todos dormían se escuchaba ruido de sillas como si alguien las arrastraba, y una orquesta que tocaba por las noches.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: