Destrucción en El Chonco no se detiene

“El cerro El Chonco es un volcán apagado, es un receptáculo gigantesco de agua, un gran reservorio, es el que nos garantiza el agua para Chinandega”, enfatizó la mañana de ayer Arturo Cano Díaz, historiador en esta localidad.

El cerro El Chonco es un volcán inactivo. El espectáculo de nebliselva que brinda es uno de los fenómenos naturales de mayor esplendor. LA PRENSA/S.MARTÍNEZ

“El cerro El Chonco es un volcán apagado, es un receptáculo gigantesco de agua, un gran reservorio, es el que nos garantiza el agua para Chinandega”, enfatizó la mañana de ayer Arturo Cano Díaz, historiador en esta localidad.

En las últimas horas a este cerro se le ha visto cubierto de neblina y rodeado en sus faldas y la cumbre de nubes negras. “Nuestros abuelos solían decir cuando veían la neblina que está bebiendo agua el volcán”, evocó Cano, coordinador de Canatur en Chinandega.

Ante las constantes denuncias de tala que arrasan la reserva natural del complejo volcánico Chonco-San Cristóbal, ambientalistas comentaron que de continuar el ritmo depredador esta localidad en unos pocos años sufrirá la falta de agua.

MUCHAS LEYENDAS

Cano recordó además que en El Chonco surgen los relatos que es un lugar “encantado” y de aparición de duendes. Las historias que se tejen alrededor de este cerro son muchas. Se dice que al adentrarse en el cerro El Chonco puede degustarse cualquiera de las frutas que ahí se producen, pero hay una leyenda que indica que “las frutas como zapotes, pepenances, nísperos, guayabas y otras, no pueden ser trasladadas porque se le pierde el camino al visitante y lo recupera si abandona lo que carga”.

Mariano Vallecillo, quien ha protegido por años el bosque de la Finca Banderas, vecina al cerro El Chonco, lamentó la brutal tala de árboles centenarios que ejecutan algunos habitantes de las comarcas La Joya, El Chonco, Rancherías y Mokorón.

“(Los depredadores) no creen que la destrucción del bosque provoque una avalancha sobre las comunidades. El corte de árboles provoca la sequía y todo este calor sofocante”, comentó don Mariano.

Rigoberto García informó que “lo que es imparable es el corte de árboles de cedro real que está en veda y también los laureles, es un grave daño. Las autoridades vienen a realizar la inspección solamente y eso no para la destrucción”.

En relación con la arboleda que predomina con variedad de especies maderables, Cano refirió que ha luchado intensamente contra los depredadores que acechan el bosque Las Banderas y Finca San Cristóbal-Las Rojas, última fundada en 1877 y propiedad de la familia Tijerino.

Miradores  y senderos

Los miradores El Chonco o La Patada del Diablo, El Destiladero a 763 metros rumbo al volcán San Cristóbal, el torreón El Guayabal y los senderos para admirar el bosque de galerías, aves, descansaderos, planicie, llanuras, el Estero Real y municipios de la zona sur de Chinandega, pertenecen al Proyecto de la Ruta Colonial y de los Volcanes, ejecutado con fondos de la Unión Europea y el aporte del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) ejecutado por África 70 y Canatur.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: