Kitty Monterrey insiste en que Constitución no le impide ser magistrada electoral

Carmella María Rogers Amburn de Monterrey, conocida como Kitty Monterrey, quiere ser magistrada del Consejo Supremo Electoral (CSE) para velar por la democracia en Nicaragua, "para que hayan elecciones libres y transparentes".

Kitty Monterrey. LA PRENSA/Archivo

Carmella María Rogers Amburn de Monterrey, conocida como Kitty Monterrey, quiere ser magistrada del Consejo Supremo Electoral (CSE) para velar por la democracia en Nicaragua, «para que hayan elecciones libres y transparentes», pero está clara de que el partido gobernante Frente Sandinista (FSLN) no se lo permitirá con el argumento de que tiene doble nacionalidad.

Monterrey fue recibida este martes 30 de junio a las 9:30 de la mañana por los diputados de la comisión especial, quienes están evaluando las propuestas de candidatos al cargo vacante de magistrado del CSE. Monterrey les expuso que la Constitución Política no le impide ser candidata.

«La Constitución es clara, ellos la están interpretando a su gusto, simplemente para impedir mi candidatura… quieren hacer todo lo posible para justificar que yo no puedo ser magistrada», dijo Monterrey al salir de la entrevista con los diputados.

Los diputados de la Bancada Alianza del Partido Liberal Independiente (Bapli), quienes proponen a Monterrey como candidata, mantienen que el artículo constitucional (171), sobre los requisitos para optar al cargo de magistrado electoral, lo que establece es que se prohíbe para “quien hubiere adquirido otra nacionalidad”, pero Monterrey no adquirió otra nacionalidad, sino que nació en Estados Unidos, su padre es norteamericano y su madre es nicaragüense.

«Yo no tendría el cinismo de venirme a presentar aquí si la doble nacionalidad fuera un impedimento para ocupar un cargo público, no existe en la Constitución absolutamente nada que diga que la doble nacionalidad es un impedimento, lo que sí dice la Constitución es que cuando una persona adquiere otra nacionalidad tiene que renunciar a ella, pero yo jamás he adquirido otra nacionalidad, nací en Estados Unidos, pero mi mamá es nicaragüense», dijo Monterrey, quien es directora ejecutiva del PLI.

Aunque la diputada Alba Palacios, presidenta de la comisión especial, no ha afirmado que Moterrey está descartada para el cargo de candidata a magistrada, reiteró que su doble nacionalidad es un impedimento.