Refuerza tu alimentación

Los suplementos sirven de apoyo para contrarrestar deficiencias como la anemia y en ciertas ocasiones ayudan a una rápida mejoría.

Nuestro ritmo de vida nos ha llevado a adoptar malos hábitos alimenticios y cumplir con una dieta sana, donde se ingieran todos los alimentos que favorecen al organismo, suele ser todo un reto.

Es ahí donde entra en juego el consumo de suplementos alimenticios. Estos, de acuerdo con la nutricionista Karen Alemán, son productos elaborados a base de nutrientes con el fin de satisfacer las necesidades nutricionales que posee la persona.

Los suplementos sirven de apoyo para contrarrestar deficiencias como la anemia y en ciertas ocasiones ayudan a una rápida mejoría.

Ana Cristina Gutiérrez Font, asesora de nutrición y vocera de Herbalife en Centroamérica, afirma que es importante usarlos porque la mayoría de personas no consumen suficientes proteínas y la dieta tiende a ser más llena de harina y grasas.

“Como no involucran porciones de todos los grupos de alimentos, entonces el suplemento complementa esa alimentación, es decir si yo no consumo filete de pescado en el día utilizo Omega 3 o si yo no ingiero suficientes frutas y verduras uso suplementos vitamínicos”, explica la especialista.

Los suplementos más empleados son los multivitamínicos, omega 3, proteínas, soya y fibra; los cuales llegan a complementar la alimentación y proveen beneficios al cuerpo.

Se pueden consumir varios al día como por ejemplo, los nutrientes con proteínas y ninguno tiene efecto negativo, siempre y cuando sea lo indicado en la etiqueta. El exceso podría ocasionar dolores abdominales o náuseas.

“A diferencia de los medicamentos, no tienen como objetivo sustituir la comida, diagnosticar o curar enfermedades. Solo complementan la dieta de la persona”, expresa Alemán.

Pilares fundamentales

Ninguno de los suplementos posee sabor y se pueden preparar de diferentes maneras ya sea en batidos con diferentes frutas frescas, leche de vaca y soya.

Como resultado, la persona adquiere mayor energía, baja de peso, tiene mejor regulación digestiva, desarrolla un metabolismo más eficiente y si es una deportista tiene mejor desempeño en su rendimiento.

“Recordemos que una alimentación sana involucra estos pilares: nutrición balanceada, estilo de vida activo, buena hidratación y realizar ejercicios”, enfatiza la asesora de nutrición.