Se incrementan casos de niños agredidos en Costa Rica

La aparente agresión de un niño nicaragüense de 2 años, quien ingresó la noche del sábado al Hospital Nacional de Niños (HNN) con diversos golpes por todo su cuerpo, no es el único caso del síndrome del niño agredido que existe en Costa Rica.

Niñez. Foto ilustrativa. LA PRENSA/ARCHIVO.

La aparente agresión de un niño nicaragüense de 2 años, quien ingresó la noche del sábado al Hospital Nacional de Niños (HNN) con diversos golpes por todo su cuerpo, no es el único caso del síndrome del niño agredido que existe en Costa Rica.

El HNN reportó que durante los primeros 6 meses del de este año 1,575 denuncias del mismo tipo han ingresado al centro médico, un 25% menos que todos los casos del 2015.

Más del 90% de las agresiones de este año las habrían cometido familiares como abuelos, tíos, padres y padrastros.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), en octubre de 2014 la madre había dejado a su hijo al cuido del papá, quien al parecer se negó a entregárselo de nuevo.

Posteriormente, la madre y el padre del menor, quedaron de encontrarse el sábado en San José y una vez que la mujer tuvo consigo al niño, aprovechó para llevárselo.

Cuando la mujer revisó al niño le encontró varios golpes y marcas en su cuerpo, por lo que decidió llevarlo al HNN.

Los médicos lo examinaron y le hallaron golpes en uno de sus ojos, su mentón, piernas y glúteos, además trascendió que el niño tiene granos en diversas partes del cuerpo y muestra cierto grado de desnutrición. Por lo anterior, de ese centro hospitalario dieron aviso a los agentes judiciales.

La directora interina del HNN, Olga Arguedas, explica que la mayoría de casos como este ocurren por negligencia, en niños de 5 años de edad o menos.

Según Arguedas, preocupa que los casos de agresión va en aumento, porque solo el año pasado se reportaron 2 mil denuncias, cifra que se aproxima durante los primeros 6 meses del 2015.

Mencionó el caso del niño hijo de nicaragüenses de la noche del sábado, quien ingresó bajo estigma de agresión física y se encuentra en condición de salud estable. El aumento de denuncias a la vez revela que una campaña de difusión sobre la problemática significa que más ciudadanos están atentos a denunciar.