Injurias y calumnias contra personas jurídicas

El juez 7º. de lo Penal de Managua, emitió sentencia un día de estos, declarando que por injurias y calumnias solo pueden ser afectadas las personas naturales y no las jurídicas. Que dichos delitos son de acción privada, por lo que corresponde su accionar únicamente a las personas naturales.

El juez 7º. de lo Penal de Managua, emitió sentencia un día de estos, declarando que por injurias y calumnias solo pueden ser afectadas las personas naturales y no las jurídicas. Que dichos delitos son de acción privada, por lo que corresponde su accionar únicamente a las personas naturales.

La calumnia la define nuestro Código Penal como el imputar falsamente a otro la comisión o participación en un delito concreto. A pesar del aforismo latino “societas delinquere non potest”, se le pueden imputar falsamente la comisión de delitos y perjudicar su imagen con daño a su reputación y honor objetivo.

La injuria, (arto 203 Código Penal) es la expresión o acción que lesiona la dignidad de otra persona menoscabando su fama, imagen, reputación, honor o atentando contra su propia estima.

En ninguna parte del artículo 203 citado se limita como víctima a las personas naturales; solo se hace referencia a “otra persona”. Por lo cual es necesario citar el aforismo jurídico que dice: “Donde el legislador no distingue, no es dable al intérprete hacerlo”, e incluso nuestro Código Civil en su arto. 1 declara: “Las personas son naturales y jurídicas”, es decir la palabra “persona” en nuestro derecho incluye tanto a las personas naturales como a los entes ideales y el artículo 26 de nuestra Constitución Política establece que: “Toda persona tiene derecho: 2) Al respeto de su honra y reputación”.

Por lo expuesto, cuando el Código Penal en su arto. 203 se refiere a la víctima de la injuria como “otra persona”, no se limita a las personas naturales, sino que en concordancia con el Código Civil y la Constitución, la víctima del delito definido en dicho artículo puede ser tanto una persona natural como una persona jurídica por ser esa la interpretación que más favorece la efectiva vigencia del derecho constitucional al honor.

Los entes ideales, como sociedades comerciales, ONG, asociaciones etc., también tienen honor, en el concepto objetivo de reputación y han sido creadas y se continúan en el tiempo para llenar determinados fines, cumplir determinadas relaciones, ya sea en la producción, en el comercio, en la agricultura, en la beneficencia, en la sociedad civil etc., etc. En todas esas entidades rigen conceptos de un honor que casi equivalen al honor de los individuos honestos que las componen. Nada importa que aparezcan unidos a la idea pecuniaria de una entidad comercial o de una sin fines de lucro.

Muchas personas jurídicas, a base de años de constante trabajo y sacrificio se forjan una reputación en el mercado que les permite ser consideradas como las mejores. Que a dichas personas se les impute grave y/ o afrentosamente un vicio y/ o una falta de moralidad les puede ocasionar un gran daño a su reputación u honor objetivo.

El arto. 5 del Código Penal dice: “El estado garantiza a toda persona que ha sido víctima de un delito o falta penal el reconocimiento y protección de sus derechos y garantías…”. Lo anterior comprende a las personas naturales y las jurídicas. Entonces me pregunto, ¿puedo yo menoscabar la fama, imagen, reputación y honor de una persona jurídica sin responsabilidad penal alguna ya que el accionar de las injurias solo corresponde a las personas naturales, según el fallo referido?

El autor es abogado y notario