Inestabilidad en Alcaldía

Bajo presión y con el temor de ser despedidos en cualquier momento están trabajando algunos empleados de la Alcaldía de Granada, donde en los últimos meses han obligado a poner sus renuncias a por lo menos unos seis funcionarios.

Los trabajadores de la Alcaldía de Granada están viviendo momentos de tensión por ola de despidos en los dos últimos meses. LA PRENSA/ L. VARGAS

Bajo presión y con el temor de ser despedidos en cualquier momento están trabajando algunos empleados de la Alcaldía de Granada, donde en los últimos meses han obligado a poner sus renuncias a por lo menos unos seis funcionarios.

El despido más reciente es el de la directora del Centro Histórico, arquitecta Alicia Estrada, quien hizo entrega de su cargo este 30 de junio, según fuentes allegadas a esta institución.

Otra de las áreas que ha sido sacudida por la alcaldesa Julia Mena es Servicios Generales, donde dos de las funcionarias fueron retiradas de sus cargos en mayo, supuestamente por malos manejos administrativos.

LA PRENSA consultó con el concejal del PLI, Félix Vega, pero este aseguró que una de las funcionarias decidió irse por su cuenta, por problemas de salud. Tres personas fueron separadas de sus cargos en esa área. La nueva jefa es Kathya Cordero.

En mayo también fue despedida la encargada de Adquisiciones, María José Argüello y ahora funge en ese puesto Ocler Quintanilla; mientras que el señor Norvin Espinoza fue trasladado como asistente del vicealcalde Arturo Correa, según la fuente. La asesoría legal estuvo acéfala por un tiempo, pero luego ubicaron a Janet Sandino, el año pasado, tras el despido de Sergio García.

En el área de medioambiente, despidieron en junio a Álvaro Sánchez Oviedo, quien estuvo laborando desde 2013 en esa área. Ese mismo año también fue despedido Gustavo Carrillo.

DESCABEZADOS

El concejal del PLI, Félix Vega, dijo que en los despidos hay algunos funcionarios que supuestamente realizaron malos manejos administrativos y otros no lograron desempeñarse bien en sus cargos. No obstante hizo la observación que en esta administración sandinista han descabezado a los sindicatos que en el período de Eulogio Mejía se mantuvieron en protesta en defensa de los trabajadores.

“Ahora no hay sindicatos, los que habían quedado los silenciaron y los trabajadores no tienen a quién recurrir, porque si van al Ministerio del Trabajo, es lo mismo, nadie los va a defender”, dijo.