Dicen no a la violencia

A un chileno y un argentino le cuesta aceptar en público que son pueblos hermanos, no así a los jugadores de las selecciones de estos países que disputan la final de la Copa América.

Javier Mascherano hizo un llamado a la no violencia en futbol, en especial a los hinchas argentinos y chilenos. LA PRENSA/ AFP/ JUAN MABROMATA

A un chileno y un argentino le cuesta aceptar en público que son pueblos hermanos, no así a los jugadores de las selecciones de estos países que disputan la final de la Copa América.

“Ojalá que la gente entienda que el futbol es un deporte, no una guerra”, lanzó el volante albiceleste Javier Mascherano. “Este es un partido que se va a jugar a mil y donde se juegan muchas cosas, pero más allá de un partido disputado debe haber un respeto entre compañeros (…). Hay que dejar una enseñanza, porque nos ven muchos niños”, coincidió el lateral “rojo” Eugenio Mena.

Argentina y Chile se enfrentan este sábado en un Estadio Nacional de Santiago que estará a reventar con la mayoría gritando el popular “Chi Chi Chi, le le le”, pero también con muchos argentinos que se esperan en bandada, cruzando la frontera para el evento.

La historia

Ambos países comparten 5,150 km de frontera y en bromas se cuelan las diferencias entre ambos pueblos.

“Más peligroso de chileno con mapa”, diría un jocoso cordobés. “Estos argentinos arrogantes po”, coincidirían muchos chilenos.

Pero además, los dos países están marcados por un pasado lleno de diferencias políticas, como la disputa a finales de la década de 1970 por la soberanía de tres islas en el canal Beagle en el mar austral, que casi lleva a estos países a una guerra, pero que finalmente fue resuelta con la mediación del papa Juan Pablo II en 1984.

También está el resentimiento argentino por el apoyo que la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) dio a Gran Bretaña durante la guerra con Argentina en 1982 por la posesión de las Islas Malvinas.

“Con lo del pasado, no hay que meter el deporte en el medio de la política (…), somos países hermanos, nos tenemos que respetar y ayudar”, dijo el jugador argentino del Barcelona.

“Siempre el límite es el respeto al prójimo, tanto nosotros como ustedes debemos bajar ese mensaje. Si bajamos la agresión y la violencia, nos estamos equivocando. Los valores del deporte tratan de ser sanos y de que la gente se divierta, no es una guerra, va a haber un ganador y un perdedor”, reiteró el “Jefecito”.

Enfrente por primera vez

La final de Chile y Argentina, la primera que enfrentan estas selecciones en la historia de la Copa América, que se jugará el sábado en el estadio Nacional de Santiago. En 1955, cuando el torneo se llamaba Campeonato Sudamericano y se jugaba en la modalidad todos contra todos, la albiceleste fue campeona y La Roja segunda.

“Vamos, vamos chilenos, esta Copa… la vamos a ganar”, cantan de un lado. También estará la “banda loca de la Argentina”, que “deja la vida por los colores”.

No se podrá evitar alguna burla al final del partido o algún cruce de palabras, que al final forman parte de la cultura del futbol.

2 títulos mundiales y 14 de Copa América posee Argentina, mientras que Chile sigue con las manos vacías en ambas competencias.