Esperan el despertar

Argentina y Chile esperan la mejor versión de sus superastros en la final soñada de la Copa América 2015: ¿podrán Lionel Messi y Alexis Sánchez soportar el peso de la exigencia y guiar a sus selecciones al título que los obsesiona?

Alexis Sánchez no ha tenido un buen accionar en la Copa América. LA PRENSA/ EFE/ Mario Ruíz

Argentina y Chile esperan la mejor versión de sus superastros en la final soñada de la Copa América 2015: ¿podrán Lionel Messi y Alexis Sánchez soportar el peso de la exigencia y guiar a sus selecciones al título que los obsesiona?

Messi pareciera que se está acercando al determinante crack del FC Barcelona, con el que nuevamente volvió a conquistar la “Triple Corona” esta temporada, luego de su maravillosa presentación ante Paraguay, en la semifinal del martes que la albiceleste ganó por un aterrador 6-1.

El capitán argentino, enemistado con el arco después de marcar de penal en el 2-2 con la albirroja en el debut en la primera fase, fue el director de la orquesta que demolió a goles a Paraguay, que había prometido frenar a la banda de Gerardo Martino a puro “corazón valiente”.

Pero hicieron falta al menos tres Paraguay para detener a la “jauría de lobos” de la que habló el alemán Bastian Schweinsteiger antes de la final del Mundial de Brasil-2014.

Messi comandó el juego ofensivo con el más fino compás posible, teniendo una participación directa en las seis anotaciones. Pero nuevamente, el “10” se fue sin su gol.

El Alexis que esperan

La imagen de un Alexis Sánchez enfadado, molesto, luego de la clasificación de Chile a la final el pasado lunes tras el apretado 2-1 ante Perú, es la cara de una “Roja” que no termina de convencer y se ve angustiada cuando al frente se le para un rival que la puede poner en problemas.

El “Niño Maravilla” esquivó el festejo tras el pase a la final, clavó los ojos al piso y se fue masticando una amargura por su mala actuación.

Jorge Sampaoli, el inquieto y meticuloso técnico de Chile, lo extraña y lo necesita con urgencia para el sábado.

“Lo que tenemos que hacer es recuperarlo bien porque para nosotros es vital”, dijo preocupado el seleccionador.

Alexis apenas ha marcado un gol, en el empate 3-3 con México en la primera fase, pero sus actuaciones apenas han incidido en el desarrollo del juego chileno, muchas veces abusando del protagonismo particular, distante al Alexis del Arsenal inglés, el participativo, el que encajó como bujía en el juego colectivo.

“Si no está en su plenitud Chile lo siente y lo sintió. Si él está bien termina siendo un jugador determinante”, sostuvo Sampaoli.

No les preocupa

“Messi no necesita ser el goleador para ser feliz”, apuntó Gerardo Martino en un intento por blindar a su joya frente a la presión mediática que reclama sus goles, pero que a juicio del DT no necesita marcar para ser determinante.
La última oportunidad para Messi de romper la red será en la final del sábado ante “La Roja”.

“Ojalá Dios quiera que me guarde los goles para la final, y si no, no pasa nada, es lo de menos, que sean para cualquiera de mis compañeros”, dijo con la modestia de siempre, pero pensando en el sueño que lo desvela: un título con la albiceleste.

El peor partido

Frente a Perú en semifinal, el balance de Alexis Sánchez no fue el balón: pases erráticos, balones perdidos, vértigo improductivo y solo un remate al arco con peligrosidad, que derivó en la primera anotación de Eduardo Vargas. Y para acompañar su mala noche, perdió la pelota en la acción que generó el gol peruano. Sánchez salió cabizbajo del partido, pese al triunfo.