Estudiantes unen conocimientos en León

Como parte del proceso de intercambio científico establecido en el convenio suscrito entre la Universidad Texas Tech de Estados Unidos y la Universidad Cristiana Autónoma de Nicaragua (UCAN), se desarrolló la segunda jornada Universitaria de Desarrollo Científico, Uniendo Conocimientos.

En la UCAN se desarrolló la segunda jornada Uniendo Conocimientos. LA PRENSA/E. LÓPEZ

Como parte del proceso de intercambio científico establecido en el convenio suscrito entre la Universidad Texas Tech de Estados Unidos y la Universidad Cristiana Autónoma de Nicaragua (UCAN), se desarrolló la segunda jornada Universitaria de Desarrollo Científico, Uniendo Conocimientos.

Durante la jornada se presentaron casos clínicos y avances médicos en diferentes enfermedades, como el chinkungunya, cardiopatías en las embarazadas, colelitiasis y pólipos de vesícula biliar, entre otros.

“Es una gran oportunidad para que nuestros estudiantes aprendan otra forma de hacer Medicina, nuestros estudiantes en Estados Unidos tienen la oportunidad de desarrollar la Medicina gracias a la tecnología y los estudiantes en Nicaragua tienen mayores habilidades en cuanto al examen físico de los pacientes”, dijo Patti Patterson, docente de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Texas Tech.

Las autoridades de la UCAN reconocen la importancia de la cooperación científica entre ambas universidades, así como el fortalecimiento de la calidad académica para los estudiantes.

“Con este intercambio académico se han beneficiado más de doscientos alumnos, que integran los dos últimos años de ambas escuelas de Medicina; nosotros como universidad acabamos de concluir nuestro proceso de autoevaluación institucional, por lo que como resultado viene una nueva UCAN y estamos apuntalando todos nuestros esfuerzos para la mejora constante de calidad en la Gestión Institucional”, dijo Jeannette Bonilla de García, rectora de UCAN.

Luis Felipe Duarte, estudiante de cuarto año de Medicina y Cirugía, dijo que el tema de “amenaza de parto pretérmino” fue muy interesante, ya que hay una alta incidencia de esta situación.

“Por eso se debe abordar para simplificar cómo diagnosticarla y prevenirla a tiempo, es importante saber identificar precozmente los signos de alarma y de peligro que se dan en las mujeres embarazadas entre las 22 semanas y las 36 semanas de gestación, que es en el tiempo en que comprende este tipo de patología, esto nos va a permitir incidir para que la mujer goce de un buen estado gestacional en esa etapa y que le permita al niño nacer en término sin ninguna repercusión psicomotora, así como tampoco ninguna complicación para la madre”, expresó Duarte.

LA VESÍCULA

José Martín Granera, estudiante de quinto año de Medicina dijo: “Queremos con esta investigación hacer conciencia en la población sobre la colelitiasis y pólipos de vesícula biliar y hacer incidencia en el cambio de estilo de vida en materia alimentaria”.

“Entre los factores intrínsecos en estos casos se debe a la alteración de los lípidos y grasas en nuestro cuerpo o disfunción en la vesícula biliar y eso es en gran medida por el alto consumo de alimentos con carga de grasa que consumimos en nuestro país. Son muchos los casos de pacientes con esta enfermedad que atendemos a diario mientras hacemos rotaciones en el hospital de León”, refirió.