Detienen a hondureños en Nicaragua

La familia Sarmiento, de origen hondureño, está detenida en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) de Nicaragua, denunciaron sus parientes nicaragüenses, quienes aseguran que son perseguidos políticos del Gobierno de Honduras, encabezado por Juan Orlando Hernández.

Violeta Delgado, Christian Cornejo y la doctora Vilma Nuñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Recursos Humanos. LA PRENSA/Cortesia Cenidh

La familia Sarmiento, de origen hondureño, está detenida en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) de Nicaragua, denunciaron sus parientes nicaragüenses, quienes aseguran que son perseguidos políticos del Gobierno de Honduras, encabezado por Juan Orlando Hernández.

Entre los detenidos está el aspirante a diputado por el Partido Liberal, Rafael Sarmiento, su padre Ulises Sarmiento, su madre Daysi Galindo y sus hermanos Jorge, Ulises y Fabricio Sarmiento.

Violeta Delgado denunció en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) que su papá también fue capturado en El Chipote, quien es hipertenso y no le han permitido pasar medicamentos.

La familia estaba tramitando el refugio político en Nicaragua a través de la Procuraduría General de Derechos Humanos, con la ayuda del expresidente de Honduras Manuel Zelaya.

«Ellos no son funcionarios, son hacendados, pero eran partidarios del gobierno de Mel (Manuel Zelaya) y por eso son perseguidos por el gobierno de Honduras», dijo Delgado.

Delgado tiene información de que esta familia será entregada este viernes 3 de julio al Gobierno de Honduras. También detalló que ya presentaron un recurso de exhibición para ver a sus familiares, porque no han sabido nada de ellos y los tienen incomunicado.

EL CASO DE ENRIQUE LANZAS FLORES

Los medios de Honduras también aseguran que el exministro hondureño, prófugo de la justicia, Enrique Flores Lanza, está en Nicaragua, donde tiene familia, aunque esto no ha sido confirmado ni por el Gobierno de Honduras ni por el de Nicaragua.

Lanza, quien fue ministro durante el gobierno de Manuel Zelaya, posee una orden de captura nacional e internacional, por estar acusado por el Ministerio Público hondureño por los delitos de abuso de autoridad y malversación de caudales públicos en perjuicio del Estado de Honduras, que habrían sido cometidos el 24 de junio de 2009, cuando pidió retirar de la bóveda del Banco Central de Honduras (BCH) 40 millones de lempiras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: