Michael Healy, presidente de Upanic. LA PRENSA / ARCHIVO

Upanic quiere usar semilla transgénica

El uso de semilla transgénica o modificada genéticamente está siendo considerado como la mejor opción para enfrentar la competencia que genera la entrada al país de productos de este tipo, especialmente maíz y sorgo producidos en Estados Unidos bajo estas condiciones y que es adquirido por el sector avícola como alimento.

El uso de semilla transgénica o modificada genéticamente está siendo considerado como la mejor opción para enfrentar la competencia que genera la entrada al país de productos de este tipo, especialmente maíz y sorgo producidos en Estados Unidos bajo estas condiciones y que es adquirido por el sector avícola como alimento.

“Este año ya es un poco muy tarde, pero creemos que si trabajamos fuertemente el Gobierno y la empresa privada en esa relación que tenemos podríamos estar listos ya para el año que viene para comenzar a validar, tanto en soya como en maíz transgénico”, anunció ayer el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy.

Para destrabar las restricciones que actualmente enfrenta en Nicaragua el uso de este tipo de semilla, Upanic revisó una propuesta presentada por el Gobierno para reglamentar, la Ley 705, Ley Sobre Prevención de Riesgos Provenientes de Organismos Vivos Modificados por Medio de Biotecnología Molecular.

Esta ley fue aprobada por la Asamblea Nacional en octubre de 2009 y generó muchas protestas de sectores que se oponen al uso y consumo de los transgénicos.

A DISCUSIÓN

Con base en la revisión Upanic preparó una contrapropuesta que esperan comenzar a discutir en los próximos meses. “Podemos arrancar con soya y maíz… Nicaragua importa alrededor de cuatro millones de quintales de maíz transgénico y lo lógico es sembrar maíz transgénico para venderle a las polleras”, sostiene Healy.

La idea es que paralelamente se importe semilla transgénica y se realice investigación para “aclimatar” estos materiales a las condiciones del país. La organización llevó muestras de semilla de soya a Costa Rica “para ver qué resultados se obtienen con el material al tratarlo”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: