Oriental resurgió en medio del caos

A tres días de cumplirse siete años que un voraz incendio arrasó con más de cuatro manzanas de tramos del Mercado Oriental, Urania Gómez recuerda nítidamente esa madrugada en que una comerciante la llamó para darle la mala noticia de que tarde o temprano llegaría: su tramo ardía junto a la mercadería con que se ganaba el sustento.

Este es uno de los primeros dos galerones que tuvo el Oriental. Aquí nació y durante décadas se ha expandido por todos lados. LA PRENSA/J.FLORES

A tres días de cumplirse siete años que un voraz incendio arrasó con más de cuatro manzanas de tramos del Mercado Oriental, Urania Gómez recuerda nítidamente esa madrugada en que una comerciante la llamó para darle la mala noticia de que tarde o temprano llegaría: su tramo ardía junto a la mercadería con que se ganaba el sustento. Cuenta que pese a lo peligroso que significaba, se arriesgó a recuperar lo que aún no se quemaba, así pudo salvar la mitad de su inversión de entre las llamas.

En su tramo cerca del ojo del incendio de 2008, tenía una inversión de seiscientos mil córdobas y con los esfuerzos de su familia pudo rescatar la mitad de la mercadería, registrando pérdidas solo de trescientos mil córdobas. “Nos pusimos de pie con las cosas quemadas a la semana siguiente”, menciona Gómez, sin ánimos de presumir.

Augusto Rivera, gerente de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) en el Oriental, conoce el drama de los vendedores en esa tragedia y reconoce que fue un arduo trabajo llegar hasta el lugar donde crecía el incendio porque los accesos eran reducidos.

Rivera revela que el problema aumentó porque muchas personas tenían plantas eléctricas en sus tiendas y cuando las llamas las alcanzaron provocó explosiones. “Ahora tenemos terminantemente prohibido que la gente use plantas (eléctricas)”, explica el gerente de Commema.

A los bomberos y personas civiles que se sumaron a sofocar el incendio les fue difícil entrar a la zona en llamas porque los accesos no eran los aptos. Sumado a eso, no todos los hidrantes estaban en óptimas condiciones.

MercadoOrientalInfo

Ya cuando las llamas habían dejado los tramos reducidos a cenizas, las autoridades involucradas vieron la oportunidad de ordenarlo pero fue imposible. Incluso se levantó de una manera similar a los tiempos antes del incendio.

PRÉSTAMOS PARA RESURGIR DE LAS CENIZAS

Para rehabilitar las cuatro manzanas que devoró el incendio en el populoso mercado, la Caja Rural Nacional (Caruna) dio un préstamo de 3.5 millones de dólares que después de siete años los comerciantes aún siguen pagando.

Jorge Luis González, presidente de la Asociación de los Mercados de Nicaragua, explica que después del incendio el mercado se extendió más, porque los comerciantes afectados se ubicaron en los alrededores del mercado.

“La verdad de las cosas es que ha sido una recuperación rápida, se ha venido extendiendo y ocupando todos los barrios aledaños, porque todos los comerciantes se salieron por miedo a que ocurriera algo similar y por la misma necesidad, la gente ha venido construyendo y haciendo espacio”, dijo González.

Aunque uno de los principales problemas a la hora del incendio fue el acceso, cuando se reconstruyó la zona se trató de despejar, pero con el paso del tiempo el acceso sigue siendo una odisea.

El hábito de la mayoría de comerciantes de tramos del Mercado Oriental  es sacar su mercadería en las vías de acceso para ponerla a la vista de los compradores. Tal práctica crea desorden. LAPRENSA/ARCHIVO
El hábito de la mayoría de comerciantes de tramos del Mercado Oriental es sacar su mercadería en las vías de acceso para ponerla a la vista de los compradores. Tal práctica crea desorden.
LAPRENSA/ARCHIVO

1943 fue el año en que nació el Mercado Oriental, en Managua. Apenas eran dos galerones que no llegaban ni a una manzana. A partir de ahí se fue expandiendo de forma desordenada hacia el norte, sur, este y oeste; vigente hasta el día de hoy.

“Existe poco acceso en la zona donde ocurrió el incendio, se han cerrado las cuatros manzanas donde se quemó, pero nosotros como asociación estamos tratando de ordenarlo, la verdad lo que pasamos en el 2008 es una situación que no queremos volver a pasar porque honestamente dilataron, porque no había accesibilidad”, expresó González.

La experiencia que vivieron los comerciantes tras el incendio provocó que muchos tomaran sus propias medidas de prevención, otros emigraron a otros mercados y hay quienes quebraron y no lograron recuperarse.

González cuenta que este incidente cambió la mentalidad de muchos y fue entonces que se constituyó un plan de emergencia ante desastres naturales y emergencias, pero sobre todo creó conciencia en la gente, que antes del incendio se había posicionado del lugar creando una anarquía de comerciantes.

Commema se ha sumado a los simulacros que ha impulsado el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) en casos de terremotos. Es así que ha participado en los dos simulacros nacionales de desastres y, según Rivera, se preparan para participar en el tercer simulacro que está previsto para el martes 22 de septiembre.

No obstante, el robo de energía eléctrica que ocurre en una parte del Oriental, sigue poniéndolo en riesgo. Por un lado se avanza en la legalización de los comerciantes y se les instala medidores, pero por otro no desaparecen las conexiones ilegales.

Los vendedores ambulantes dificultan la movilidad de los compradores  y son un obstáculo al momento de atender una emergencia. Se ha intentado ordenar y no se ha logrado. LAPRENSA/ARCHIVO
Los vendedores ambulantes dificultan la movilidad de los compradores y son un obstáculo al momento de atender una emergencia. Se ha intentado ordenar y no se ha logrado.
LAPRENSA/ARCHIVO
ASCIENDE EL VALOR DE LOS TRAMOS

Tener un tramo en la entrada del Oriental es un lujo, pues donde nació el populoso mercado es la zona menos concurrida.

Augusto Rivera, gerente de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), asegura que la mayoría de los comerciantes pagan cuota fija a la Alcaldía.

“Ellos vienen pagando mil o dos mil córdobas, hay otros que no son cuotas fijas, que son registro contable”, explica.

Al consultar a los comerciantes en la zona donde ocurrió el siniestro indican que ahora con la ampliación y las mejoras que se hizo tras el incendio la zona agarró más valor, cada tramo está valorado entre cincuenta mil y hasta cien mil dólares, según las dimensiones del negocio.

Eugenio Urbina, comerciante de calzado, comenta que después del incendio cada comerciante tuvo que pagar cinco mil dólares en la reconstrucción de los tramos

“Después que ocurrió eso, pasó un tiempo muerto, pero después que se reconstruyeron los tramos la historia cambió, la gente comenzó a venir y ahora es fuerte el negocio, es cierto seguimos pagando pero es poco lo que debemos”, cuenta Urbina.

De igual forma los tramos ubicados en los extremos de los cuatro puntos cardinales del Oriental son bien cotizados, pues según la comerciante Aura Espinoza, algunos clientes tienen temor de entrar y deciden comprar en la entrada del populoso centro de compras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: