“Falta tradición de usar seguros”

Alfonso Silva es el vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) y le parece injusto que se vea el punto negro y no la hoja blanca en el caso de las urbanizadoras, o sea, que la opinión pública se enfoque en unas pocas urbanizaciones que han registrado problemas, y con ello se generalice, y no en los miles de clientes satisfechos que hay cada año.

Alfonso Silva es el vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur) y le parece injusto que se vea el punto negro y no la hoja blanca en el caso de las urbanizadoras, o sea, que la opinión pública se enfoque en unas pocas urbanizaciones que han registrado problemas, y con ello se generalice, y no en los miles de clientes satisfechos que hay cada año. Sin embargo, los casos de viviendas afectadas se dan cada año y las denuncias no paran de llegar junto con las correntadas del invierno. En esta entrevista, Silva explica quiénes deben hacerse responsables por los daños en las casas, omite hablar del caso San Sebastián y resalta las bondades que el sector ha logrado tener en los últimos años.

Cada año se mira con más frecuencia las inundaciones en las urbanizaciones, ¿qué es lo que está ocurriendo con tantos desastres?

Yo creo que el enfoque que debemos de dar es ¿qué está pasando con el crecimiento en la ciudad? Y creo que hemos venido teniendo un crecimiento masivo en la industria de la vivienda de todos los segmentos sociales, hemos pasado los últimos cinco años de estar produciendo, un promedio de dos mil viviendas entre el 2005 o 2007 a estar produciendo cuatro mil viviendas. Y por supuesto Nicaragua es un país que está requiriendo siempre mayor cantidad de viviendas a construir. Cuando hay estos volúmenes y no tenemos toda la articulación y coherencia necesaria para verlo más allá del proyecto, siempre vamos a tener un rango bastante insignificante en cuanto al número de eventos que se van a manifestar. Digo, una casa que tenga un problema y afecte una familia evidentemente hay que atenderlo. Pero eso no es representativo para la magnitud de construcción y de satisfacción que estamos logrando con las familias.

En los años anteriores hubo otros proyectos que presentaron problemas.

Hubo dos para ser exacto. Hablamos en número. Dos proyectos más que se afectaron por lluvias y hubo tres tipos de soluciones interesantes. Los urbanizadores se responsabilizaron en la parte que les correspondía. Los seguros cubrieron la parte que les correspondía y si vos te fijás, ninguno tuvo que recurrir a los tribunales para que se reivindicaran sus derechos.

Nosotros hicimos un conteo y vimos que cada año hay dos o cuatro urbanizaciones que presentan problemas de inundaciones y algunas son frecuentes. Se siente como un problema recurrente.

Pero es una percepción. Porque te digo que las podemos enumerar. Yo no quisiera mencionar los nombres porque son empresas privadas a las que no quiero afectar. Pero te puedo decir con total certeza que el año pasado fueron dos y este año una. No son cinco o seis proyectos y el número de viviendas sí son importantes, pero han sido atendidos. Los del año pasado quedaron resueltos, satisfechos y que las causas del año pasado no fueron propias del diseño o la planificación del proyecto, era porque había un problema con cauces, había un aumento en las precipitaciones, había basura en los cauces o se construyeron otros asentamientos espontáneos. No quiero con esto eximir a los desarrolladores, pero no eran necesariamente propios o inherentes del desarrollo.

Hay unas cinco urbanizaciones que recuerdo que casi todos los años tienen problemas. ¿Por qué parece que no se solucionan los problemas?

Insisto, en todo caso en Cadur tenemos 56 proyectos. Ahora, ¿a quién le toca regular eso? Hay tres tipos de reguladores normales: el desarrollador para hacer mejor las cosas, la municipalidad para atender los problemas en conjunto y el desarrollo que se está presentando y tercero, el mercado. Si fueran proyectos problemáticos, como se quieren presentar, la gente no compraría. No se trata de menospreciar ni desconocer la problemática, pero no acepto que se quiera generalizar, aumentar o hacer un reflejo de que lo que se está construyendo está masivamente provocando problemas.

¿Cómo tendría la gente la garantía de que van a comprar una casa y no leva a dar problemas?

No hay ningún proyecto que sea infalible a la presentación de algún tipo de reclamos, desde los menores que vas a tener con una llave, una puerta o un breaker. Es imposible.

Pero esos son problemasmenores.

Por eso te digo. Tenemos problemas de una magnitud. Hay problemas un poquito más grandes que son la vulnerabilidad en el ámbito que pueda estar desarrollado ese proyecto y eso te lo va a dar dos indicadores: primero que una familia cuando va a comprar una vivienda se toma su tiempo, entonces, en un proyecto que tenés 500 o 600 viviendas normalmente cuando está el ochenta por ciento de su proyecto habitado, te vas a dar cuenta que tu nivel de probabilidades de que pase algo negativo es mínimo. Si fuese el caso y te pasa algo negativo tenés una Ley de defensa del consumidor que creo que es la mejor de Centroamérica y te permite la tutela de tus derechos.

¿Y tienen muchas denuncias en ese sentido?

En muchísimos casos. Te sugeriría que fueras al Invur, que reciben las denuncias del ciudadano y se ve un proceso de asistencia técnica y legal y eso da certeza. Insisto, no es la mayoría, son números bien pequeños. Y te pongo el ejemplo otra vez, aquí se están vendiendo 12,000 automóviles de todo tipo en Nicaragua y te aseguro que hay cienes (cientos) de quejas alrededor de la calidad y de la forma en que se presenta la garantía de esos automóviles y no hay uno que salga en el periódico. Y la pregunta te va al revés: ¿cuál es la razón por la que no se publicitan estas denuncias de los consumidores?

Porque a lo mejor la gente no llega a poner esas denuncias.

(Risas) Puede ser.

ENTRE2

Si una casa se daña, por ejemplo, ¿de quién es la responsabilidad de responder por esos daños?

Primero el seguro. Todos los ciudadanos en este país que compran una vivienda con crédito hipotecario, que son el 95 por ciento, porque hay un cinco por ciento que hace compra de contado, hace arreglo directo con el urbanizador y aun así se aseguran. Lo que pasa es que en Nicaragua no hay costumbre ni tradición de usar el seguro. Vos vas a ciudades como Miami y se inundan todos los años y todos los años tienen algún problema y nadie está en contra de los urbanizadores y la gente no le reclama a los urbanizadores. Aquí no. Siempre se está bajo la búsqueda, como que hay alguna mala intención o un mal proceso en la construcción de las viviendas.

Pero más allá de eso la gente quiere que le responda aquel a quien le compró la vivienda.

¿Por qué?

Porque es lógico.

Mirá, yo tengo tres procesos de control. Número 1: recibí toda la permisología de la municipalidad, asumamos que ahí hubo algunos problemas. Número 2: me certificó el banco que llevó a su equipo técnico para revisar el proyecto y número 3: me certificó la compañía aseguradora para dar seguros sobre esa vivienda y todavía supervisan en una buena parte de los procesos el período de construcción. Y cuando la familia compra, cuando la casa no está construida, llegan durante todo el período a ver cómo se está construyendo su casa. Fuera de los problemas que ha habido de aguas, aquí ha habido sismos de 6.2, también montones de lluvias torrenciales, vientos huracanados, decime ¿dónde están las cienes (los cientos) de viviendas que puedan estar afectadas por los reclamos? Y aunque fuese el caso, deberíamos tener una respuesta efectiva de las compañías aseguradoras.

Si uno le compra a una urbanización ¿por qué exclusivamente delega esa responsabilidad en la aseguradora?

¿Pero quién dice que no responde?

Usted me acaba de decir que la responsabilidad es de la aseguradora, no de la urbanizadora.

No. Yo dije que el seguro tiene que pagar, aquí no hay discusión porque tiene que protegerse al ciudadano. Si el seguro comprueba que fue por un problema de mala construcción o mala calidad, el seguro tiene potestad de ir contra el desarrollador y demandarlo. Pero al final de cuentas, vos te imaginás qué es más fácil, ¿que una familia vaya contra una compañía urbanizadora o que una aseguradora vaya contra la urbanizadora? Lo que pasa es que aquí no se usa, no se conoce (el seguro).

Le pongo un ejemplo reciente, el caso de San Sebastián… (interrumpe)

No voy a hablar de San Sebastián.

Es que ese es el problema más reciente… (interrumpe)

Andá entrevistá a los de San Sebastián. Porque yo no voy a dar la cara como Cadur por un urbanizador que tiene problemas y está ahí.

Pero ellos son socios de Cadur.

Sí, sí, sí. Pero no voy a hablar por San Sebastián. Entonces te digo, si seguís con eso hasta ahí llegamos (con la entrevista). Porque yo por San Sebastián ni voy a hablar ni voy a dar la cara. Ahí están los representantes, tienen un problema clarísimo y fueron a los tribunales. ¿Es un socio? Sí. Nosotros ya le pedimos al socio que presentara su informe técnico y se reunieron con la Alcaldía. Me parece que lo que vas a hacer aquí no es una entrevista objetiva y no quisiera… Si aquí lo que se trata es de manipular una manifestación…

No se está manipulando nada.

No has parado de hablar de San Sebastián. Tendría sentido si me dijeras que quedaron unas familias sin que se les dé respuesta, pero no es el caso. Entonces, ¿por qué seguir removiendo algo que ya pasó, que se atendió y que se dio respuesta?

Yo por eso le estoy poniendo los ejemplos de urbanizaciones que tienen problemas cada año. Y este año a la gente de San Sebastián lo que hemos visto es que los están “boleando”.

Está bien, que los demanden.

Ya lo hicieron y tampoco les dieron respuesta.

Te vuelvo a decir, convertir a San Sebastián en el símbolo del problema de todos los urbanizadores, a mí me da lástima que ese sea el enfoque de La Prensa. Porque tenemos aquí 15,000 casas, 15,000 familias atendidas con subsidios, sin subsidios invirtiendo un montón de plata con una alta satisfacción y no se van a fondo con el problema de San Sebastián. Pero han pasado atacando al gremio por un proyecto que está presentando problemas.

Solo le quiero aclarar que no es un enfoque dirigido, es un problema que se ha dado y que se la ha atendido como se atiende de igual manera todos los años.

Es que solo eso se ha abordado. No se ha abordado nada de lo positivo.

Pero esas informaciones sí están en el periódico. No me puede decir que no.

Sí, bueno, sí están.

¿Qué tan difícil es ahora convencer a la gente para que compre una vivienda y qué tan rigurosa es la gente en la selección? Le pregunto porque hablaba con gente de defensa de los consumidores y decían que la gente compra y no llega a ver periódicamente el proyecto.

No hay más grande mentira que esa que te dijeron. Porque desde el momento que hace contacto en la feria con el vendedor, y vos lo podés ver por la cobertura que hay en el tema de vivienda, en positivo mayoritariamente como vos decías, nadie compra una casa sin ir a verla.

¿Se puede tener la certeza de que la casa que se compre es de calidad o no va a tener alguna consecuencia negativa?

Nosotros estamos vendiendo entre 4,000 y 5,000 viviendas cada año. Si fuese lo contrario la tendencia sería a la baja. Sí te puedo decir como desarrollador y constructor que aquí la gente te reclama porque se le fundió la bujía y dicen que es un vicio oculto. Que se dañó la cerradura después de tres meses y te dicen que es de mala calidad. Si vos no tenés un uso razonable de las cosas cómo te puedo dar garantía por una cerradura. Pero hay un porcentaje de clientes absolutamente deshonestos. Y por esos errores que son subsanables quieren desconocer los contratos que tienen con el desarrollador.

PLANO PERSONAL

Alfonso Silva tiene 49 años. Está casado. Nació en Managua, pero vive en León y se siente leonés. Tiene veinte años de estar en la industria de la urbanización. Tiene estudios de abogado, tiene una maestría en Derecho Público y un posgrado en Gerencia del Desarrollo. Le gusta pescar y recientemente corre y hace ciclismo. Dice que es buen cocinero porque su familia está satisfecha, pero no le gusta lavar trastes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: