Explosiones sacuden dos iglesias en Nuevo México

No hubo muertes. Varias agencias, como el FBI, la Oficina del Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos y la Policía Estatal de Nuevo México participan en las investigaciones.

Un par de pequeñas explosiones ocurridas con 20 minutos de diferencia una de otra y a unos kilómetros de distancia causaron alarma entre los feligreses de dos iglesias del sur de Nuevo México.

No hubo muertos ni heridos en ambos hechos que sucedieron afuera de la iglesia bautista del Calvario y la iglesia católica de la Santa Cruz en la localidad de Las Cruces, informó el portavoz de la policía local, Danny Trujillo.

Ambas construcciones sufrieron daños menores.

Las autoridades intentaban determinar quién colocó los artefactos explosivos, el tipo de materiales utilizados y si había relación entre ambos estallidos.

«No parece ser una coincidencia debido al momento en que sucedieron, pero nunca se sabe», dijo Trujillo a The Associated Press.

Varias agencias, como el FBI, la Oficina del Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos y la Policía Estatal de Nuevo México participan en las investigaciones.

El primer artefacto explosivo estalló alrededor de las 8:20 de la mañana en un buzón cerca de la iglesia bautista del Calvario. De acuerdo con la policía, varios feligreses se encontraban al interior de la iglesia al momento del estallido, aunque la misa no había comenzado.Según los testigos, el estallido cimbró el edificio y hubo algunos escombros alrededor del buzón.

El sargento de policía de Las Cruces, Robert Gutiérrez, señaló que vio «sólo muchas tiras de papel».

La siguiente explosión se dio en un cesto de basura afuera de la iglesia católica de la Santa Cruz alrededor de las 8:40 a.m. mientras el monseñor John Anderson ayudaba a dar la Comunión.

«Estaba justo en medio de la oración ‘coman y beban, este es mi cuerpo’ y de repente ¡Pow! Fue algo más fuerte que un disparo», dijo Anderson al diario Las Cruces Sun-News (http://bit.ly/1ME7PEp ). No sabía si había sido un disparo de escopeta, no sabía qué era. Pero fue muy fuerte y sólo me mantuve con mi sermón».

Ann Marie Sullivan, una estudiante universitaria que asistió a misa, dijo que «sonó como si algo se hubiera caído y rompió los cristales del fondo».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: