A dos años del AdA: hay sabor agridulce

El 1 de agosto de 2013 la Unión Europea dio el banderillazo para que Centroamérica comenzara la carrera por los quinientos millones de consumidores europeos, de alto poder adquisitivo. A excepción de El Salvador, Guatemala y Costa Rica, solo Nicaragua, Panamá y Honduras estaban preparados para poner en vigencia el pilar comercial del pacto que convirtió posteriormente a toda la región socia del bloque de países más ricos del planeta, un hecho sin precedente hasta en ese entonces.

El 1 de agosto de 2013 la Unión Europea dio el banderillazo para que Centroamérica comenzara la carrera por los quinientos millones de consumidores europeos, de alto poder adquisitivo. A excepción de El Salvador, Guatemala y Costa Rica, solo Nicaragua, Panamá y Honduras estaban preparados para poner en vigencia el pilar comercial del pacto que convirtió posteriormente a toda la región socia del bloque de países más ricos del planeta, un hecho sin precedente hasta en ese entonces.

Aún con sus cimientos sacudidos por la crisis de deuda y financiera, los 28 países que integran la Unión Europea (UE) decidieron eliminar el cobro de arancel al 91 por ciento de los productos de la región, en su mayoría agropecuarios. A dos años de haberse puesto en marcha el pilar comercial del Acuerdo de Asociación (AdA) entre ambas regiones, ¿cuál ha sido su impacto para Nicaragua?, ¿cómo ha incidido la crisis económica de la UE en el AdA?, ¿ha habido avance en materia de integración aduanera?

Francisco Peiró Adams, jefe de la sección de economía y comercio para América Central de la delegación de la Unión Europea en Costa Rica, en declaraciones a LA PRENSA asegura que aunque el acuerdo continúa en “ proceso temprano de implementación” lo cierto es que en el caso de Nicaragua los ingresos por exportaciones han crecido diez por ciento. “En 2012 Nicaragua exportó (hacia la UE en productos) 258 millones de euros (unos 282 millones de dólares), para 2014 las exportaciones contabilizaron cerca de 283 millones de euros (alrededor de 310 millones de dólares)”, estima.

Entre los principales productos nicaragüenses exportados, Peiró menciona vía correo electrónico los camarones y langostinos, café, maní, cueros y pieles curtidos y langostas.

Pero las cifras de Peiró difieren con las que maneja la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN). Basada en cifras del Banco Central de Nicaragua, Sonia Somarriba, directora de mercados y relaciones internacionales de APEN, menciona que “las exportaciones de Nicaragua a la UE representaron en 2014 el ocho por ciento del valor exportado al mundo y reflejaron más bien una reducción de 288.4 millones de dólares en 2012 a 252.6 millones de dólares en 2013 y 216.1 millones de dólares en 2014, según datos del BCN”.

Esto se debió, agrega Somarriba, “en parte por la baja en los precios de algunos productos exportados a ese destino como café, azúcar, cacao, aceite, alcohol, entre otros. Es decir, las exportaciones se han venido reduciendo a pesar del AdA, lo cual ocurrió también para Costa Rica y El Salvador en 2014”.

Somarriba, quien destaca el alto poder adquisitivo de los consumidores europeos (29,000 dólares per cápita anual), considera que “los mayores retos están dados por el cumplimiento de los altos estándares en términos de calidad, inocuidad, trazabilidad que exige Europa. Es por ello que pese a tener una cuota de carne, debemos trabajar de forma rápida tanto a nivel de Gobierno como desde el sector empresarial para poder utilizarla”.

En este sentido, Peiró afirma que la recomendación “es explorar nuevos nichos de oportunidad y mejorar sus capacidades productivas mediante la innovación y el desarrollo. La UE, a través del Acuerdo de Asociación ofrece muchas oportunidades en una amplia gama de sectores, desde el agrícola al industrial y servicios”.

DESENCANTO EN EL AZÚCAR

No todos los sectores están encantados con los resultados que el AdA está dejando al mercado nicaragüense. El sector azucarero está desencantado y hasta piensa buscar otros mercados.

Mario Amador, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), dijo que inicialmente tuvieron fuertes las expectativas de que “Europa iba a ser un mercado importante para el sector azucarero, lo hemos usado y lo vamos a seguir usando, pero los precios no han resultado de lo que nosotros esperábamos. Los precios se han desplomado al interior de Europa por efecto de la política (proteccionista) de ellos”.

¿En qué consistió la maniobra proteccionista en la UE? El representante empresarial explica que anteriormente ese bloque tenía un precio de referencia de 18 dólares por quintal para las importaciones de azúcar, lo que en el primer año les permitió vender a 21 dólares por quintal, pero luego las autoridades gubernamentales europeas redefinieron a la baja esa referencia. Eso provocó que ahora la paga al azúcar nica cayera a 12 dólares. “Las exportaciones (hacia la UE) ya no son atractivas”, enfatiza.

En el marco de la UE, Nicaragua consiguió una cuota por 22,000 toneladas métricas de las 150,000 asignadas a toda la región, con un incremento anual de 5,000 toneladas. “Aunque estamos usando y exportando la cuota que nos corresponde, no lo vemos ya como un mercado tan importante como lo fue cuando estábamos negociando”, afirma el representante empresarial.

Amador dijo que “indudablemente” el DR-Cafta suscrito con Estados Unidos en sus primeros dos años de vigencia tuvo mejores resultados para la industria azucarera nicaragüense que el AdA.

“Estamos usando en su totalidad la cuota (europea), pero la tendencia es buscar otros mercados que sean más importantes que el mercado europeo”, afirma. El azúcar de caña es el cuarto producto de importancia en la cesta exportadora de Nicaragua.

“Lo que hace falta es aumentar esos volúmenes (de las mercancías que se venden en la UE) y trabajar en el posicionamiento de los productos en ese mercado”.
Sonia Somarriba, directora de mercados y relaciones internacionales de APEN.

PRODUCTOS QUE  TODAVÍA NO ENTRAN

La carne de bovino y el vestuario nica dos años después siguen sin aprovechar el mercado europeo. El sector ganadero no ha podido completar una serie de requisitos que exige la Unión Europea, como la trazabilidad bovina, y la industria de confección no ha podido encontrar clientes atractivos.

José Daniel Núñez, vicepresidente de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne (Canicarne), dijo que el sector sigue afrontando el gran desafío de implementar en el campo la trazabilidad, situación que se puede agravar por la crisis en disponibilidad de animal por el supuesto contrabando. “A la vuelta de un año o dos años aquí ya no tendremos capacidad exportadora”, afirma.

Núñez, quien es gerente general del Nuevo Carnic, asegura que la carne nicaragüense tiene la calidad requerida por la UE, porque en los últimos años se ha mejorado la genética del hato. “El ganado que hoy se recibe en los mataderos es de muchísima calidad que hace diez años, por ejemplo”, enfatiza.

El empresario admite que en Europa “hay buenos precios” y asegura que si hoy comenzaran a trazar los terneros que están naciendo, en dos años estaría entrando a ese mercado. La carne de bovino en lo que va del año es el segundo producto de exportación de mayor importancia para el país, solo superado por el café, el que tampoco ha recibido beneficio directo del AdA.

José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan), afirmó que debido a que el café no formó parte del acuerdo, el sector continúa con su ritmo normal de exportación, pero resaltó que están consiguiendo buenos precios en ese mercado en momentos que a nivel internacional este está deprimido.

“En materia de integración de fronteras es necesario un trabajo regional (…) todavía hay un camino importante que recorrer, pero existe la voluntad de trabajar en ello y desde la UE estamos apoyando ese esfuerzo mediante proyectos de cooperación, diálogo político y apertura comercial como la que representa el Acuerdo de Asociación”.
Francisco Peiró Adams, delegado comercial de la UE en CA.

Textil no se atreve

La industria de confección y textil no se queda atrás. Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (Anitec), dijo que siguen sin aprovechar al máximo la cuota de 12 millones de piezas que lograron con el AdA.

García afirma que continúan exportando a través de terceros clientes, porque hasta hoy no han encontrado un cliente europeo que encargue pedidos que sean rentables para las plantas locales.

Es por esa razón que en octubre de este año harán un foro de marcas en Nicaragua para contactar a los importadores europeos de manera directa.

García señala que para que una planta en Nicaragua pudiera vender directamente a Europa necesita un pedido mínimo de 120 mil piezas al año.

Crisis beneficia

Francisco Peiró Adams, de la delegación de la Unión Europea, asegura que la depreciación del euro frente al dólar ha favorecido al istmo. “El precio relativamente bajo del euro —que se ha devaluado en un 15-20 por ciento al dólar estadounidense— presenta grandes beneficios para los países que importan productos originarios de la UE, pues los precios relativos han bajado en los últimos 18 meses. Un buen ejemplo es el aumento que han experimentado las exportaciones europeas hacia la región, de poco más de 10 por ciento”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: