Sequía y baja exportación dañan el crecimiento

El enfriamiento de la economía nicaragüense en la primera mitad del año obligó al Banco Central de Nicaragua (BCN) a reducir las metas de crecimiento para 2015.

El enfriamiento de la economía nicaragüense en la primera mitad del año obligó al Banco Central de Nicaragua (BCN) a reducir las metas de crecimiento para 2015. Ahora se espera una tasa de entre 4.3 y 4.8 por ciento anual, que están levemente debajo del 4.5 y 5.0 por ciento esperado inicialmente.

La caída en las exportaciones y las afectaciones en la producción agropecuaria debido a la sequía son las principales causas del recorte de las proyecciones de crecimiento del país.

Ovidio Reyes, presidente del BCN, explicó que una menor demanda mundial provocó “que las exportaciones de mercancía del país registraran una caída del 2.4 por ciento interanual”.

Las ventas de la cesta exportable —fuera de zona franca— fueron de 1,339 millones de dólares a junio.

Sin embargo, la caída en zona franca fue más profunda con 7.4 por ciento interanual. Las ventas totales fueron de 1,142 millones de dólares “derivados principalmente de menores exportaciones de textiles y arneses”.

FMI Y FUNIDES TAMBIÉN REVISAN A LA BAJA

En Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) también ven la economía local menos expansiva, aunque siempre con tasas por encima del resto de países de la región.

Juan Fernando Zalduendo, representante del FMI en Managua, dijo a LA PRENSA que en octubre próximo, cuando una misión del organismo examine el comportamiento de la economía del país, podrán calcular cuánto le afectará el deterioro de sus principales mercados y la menor producción de granos básicos.

“Teníamos en marzo pasado una proyección de 4.6 por ciento, la impresión es que habrá una posible desaceleración”, dijo Zalduendo.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, dijo que ya redujeron las estimaciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de este año, pero el dato lo darán en su próximo informe de Coyuntura Económica.

¿CONSTRUCCIÓN ES SUFICIENTE?

El BCN coloca el dinamismo del sector construcción y de servicios como “la principal fortaleza de la economía nacional y que compensarán parcialmente las afectaciones” de otros sectores para empujar el crecimiento del PIB por arriba del cuatro por ciento.

“Creemos que lo podemos lograr por la construcción, que está creciendo a tasa interanual de más de un treinta por ciento y cuando uno ve el empleo generado por el sector construcción, (que) va a casi un veinte por ciento más, entonces vamos bien”, sostuvo Reyes.

Y añadió: “Recordemos que el sector construcción arrastra al resto de la economía, arrastra el empleo, arrastra la demanda de bienes, genera mucha actividad y eso se está reflejando. Y el empleo general del INSS se está recuperando, en el informe lo pueden ver, ya está creciendo un ocho por ciento. Creemos que el segundo semestre nos puede compensar todo lo que pasó en el primero”.

El optimismo de Reyes contrasta con la opinión del presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC), Rodrigo Pereira, quien en una entrevista brindada a LA PRENSA el pasado 18 de junio dijo que en el primer semestre el sector no creció como se esperaba, aunque estaban optimistas con el segundo semestre. La mayoría de los proyectos de inversión del sector público se quedó en papel.

Aun así, Reyes insistió en que confían en los resultados que les están arrojando sus estadísticas y “son estadísticas que recogemos de las construcciones efectivas, no lo que la gente dice”.

La construcción no tiene mucho peso en la estructura del PIB. Las mismas cifras del BCN indican que su aporte nominal en la formación del PIB no supera el cinco por ciento. El informe de Nicaragua en Cifras refleja, por ejemplo, que en 2012 la construcción creció 30.6 por ciento, pero su participación en el PIB nominal fue de 4.7 por ciento. En 2014 fue de 4.8 por ciento.

Reyes dijo que en el caso del petróleo, el Gobierno lo tiene estimado en 59 dólares el promedio, aunque reconoció que este ya está por debajo de los cincuenta dólares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: