Piratas rusos atacan el Pentágono

Piratas informáticos rusos se infiltraron en el sistema de correos electrónicos sin clasificar del Estado Mayor Conjunto del Pentágono, lo que obligó a desactivar este canal de comunicación durante días, informaron ayer fuentes de la institución y medios estadounidenses.

Piratas informáticos rusos se infiltraron en el sistema de correos electrónicos sin clasificar del Estado Mayor Conjunto del Pentágono, lo que obligó a desactivar este canal de comunicación durante días, informaron ayer fuentes de la institución y medios estadounidenses.

El ataque comenzó el 25 de julio con el uso de técnicas de “spear phishing” que pretenden confundir al destinatario del mensaje con trucos para captar datos privados o contraseñas. Según el Pentágono, ninguna información clasificada se vio expuesta.

El sistema está desconectado hace una quincena, luego del ataque. Este afectó a unos cuatro mil civiles y militares que trabajan en el Estado Mayor, precisa la cadena televisiva NBC.

Según las fuentes de la cadena, el ataque estaba automatizado y consiguió, en menos de un minuto, recopilar información y difundirla en internet.

De acuerdo con el Pentágono, debido a la sofisticación del acto pirata, Estados Unidos considera que el responsable debe ser un actor estatal y se sospecha de que el ataque se inició en Rusia.

El diario digital Daily Beast asegura que los investigadores creen que detrás del ataque están los mismos hackers rusos que realizaron los ataques informáticos contra la Casa Blanca y El Pentágono el año pasado.

Aun así, las fuentes gubernamentales advirtieron que es difícil precisar el origen o autor de tales infiltraciones. “Atribuir en este negocio en casi imposible. Rara vez eres capaz de decir con el ciento por ciento de certeza” quién está detrás de un incidente como este, comentó un funcionario del Pentágono, quien solicitó el anonimato, según la edición digital del diario The Washington Post.

Este es el ataque informático más significativo desde la infiltración en la Oficina de Gestión de Personal de EE. UU., que expuso datos de millones de funcionarios estadounidenses y candidatos a puestos de responsabilidad del Gobierno.

The Post publica que este exitoso ataque al Pentágono “es probable que genere un nuevo escrutinio del Congreso sobre la fiabilidad de las ciberdefensas de Washington”.