Dos hijos de la “era Menem”, principales candidatos en primarias argentinas

Daniel Scioli, un deportista devenido en político de la mano de Carlos Menem y ahora kirchnerista, y Mauricio Macri, un empresario que saltó del fútbol a la política en comunión con el neoliberalismo del exmandatario, son los principales aspirantes presidenciales de las primarias del domingo en Argentina.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires y aspirante a la presidencia de Argentina por el oficialismo, Daniel Scioli. LA PRENSA/EFE/ENRIQUE GARCÍA

Daniel Scioli, un deportista devenido en político de la mano de Carlos Menem y ahora kirchnerista, y Mauricio Macri, un empresario que saltó del fútbol a la política en comunión con el neoliberalismo del exmandatario, son los principales aspirantes presidenciales de las primarias del domingo en Argentina.

Unos 32 millones de argentinos están convocados a votar en las primarias, a las que se presentan quince precandidatos a presidente, quienes deberán obtener al menos el 1,5 % de los votos para quedar habilitados a participar en los comicios de octubre.

Enfrentados en las urnas, Scioli y Macri tienen más de una arista en común: vienen de familias de negocios, son apasionados por el fútbol, están casados con atractivas mujeres del mundo de la moda, gobiernan desde hace ocho años en distritos clave y, lo más importante, desde hace tiempo ambicionan llegar a la Casa Rosada.

Daniel Osvaldo Scioli, nacido el 13 de enero de 1957 en el barrio porteño de Villa Crespo en el seno de una familia de clase media, fue un destacado deportista antes de iniciar su carrera política.

En 1986 comenzó a competir en motonáutica y el 4 de diciembre de 1989, mientras corría en lancha los mil kilómetros del delta del río Paraná (Argentina), sufrió un grave accidente en el que perdió su brazo derecho.

Retomó su carrera deportiva siete meses después y conquistó ocho campeonatos mundiales de motonáutica en diferentes categorías hasta que abandonó el deporte profesional en 1998.

En 1991 inició su actividad empresarial vinculado a Electrolux y también integró el directorio de la empresa familiar Casa Scioli.

Llegó a la política de la mano del entonces presidente Carlos Menem (1989-1999) en 1997, como diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires.

Reelegido en 2001, en medio de una grave crisis económica, fue designado secretario de Turismo y Deporte por el presidente provisional Adolfo Rodríguez Saá y ratificado por el también gobernante provisional Eduardo Duhalde (2002-2003).

 Fotografía cedida por el equipo de Propuesta Republicana (PRO) que muestra al candidato de la colectividad a la Presidencia argentina, Mauricio Macri (c), mientras conversa con un ciudadano. LA PRENSA/EFE/Cortesía Prensa PRO
Fotografía cedida por el equipo de Propuesta Republicana (PRO) que muestra al candidato de la colectividad a la Presidencia argentina, Mauricio Macri (c), mientras conversa con un ciudadano. LA PRENSA/EFE/Cortesía Prensa PRO

En la presidenciales de abril de 2003 se presentó como compañero de fórmula de Néstor Kirchner, cuyo triunfo le consagró como vicepresidente y titular del Senado, cargo que desempeñó hasta diciembre de 2007.

Al inicio de la presidencia de Kirchner, la relación entre el mandatario y Scioli no fue buena: el vicepresidente intentó tener un perfil alto y Kirchner le respondió desplazando a sus colaboradores.. Sin embargo, con el tiempo la situación mejoró.

En las elecciones de 2007, se alzó con el gobierno de la provincia de Buenos Aires, la más poblada y rica del país y su principal distrito electoral, con el 48.2 % de los votos, y fue reelegido en 2011 con un 5.,18 %.

Scioli, que tiene su propio equipo de fútbol sala, está en pareja con la exmodelo y empresaria Karina Rabolini y tiene una hija de una relación anterior.

Según los sondeos, el principal rival del postulante por el Frente para la Victoria que comanda la presidenta Cristina Fernández será Mauricio Macri, líder de la conservadora Propuesta Republicana (Pro) y que lleva dos mandatos consecutivos como alcalde de la capital argentina.

Nacido en la ciudad bonaerense de Tandil el 8 de febrero de 1959, este ingeniero civil le debe su fama inicial y su fortuna al imperio fundado por su padre, el italiano Franco Macri, en cuyas empresas hizo carrera en los tiempos neoliberales de Menem, a quien ha definido como «el gran transformador» de Argentina.

En 1995 fue elegido presidente del Boca Juniors, uno de los clubes de fútbol mas populares de Argentina, cargo que mantuvo hasta 2008.

Gracias a esta amalgama de negocios y fútbol, deporte que además suele practicar, Macri amasó un poder desde el que se catapultó a la arena política en 2003, cuando fundó Compromiso para el Cambio y se postuló para la alcaldía de Buenos Aires.

Ganó la primera vuelta frente a Aníbal Ibarra, pero éste se impuso en la segunda ronda electoral.

En 2005 creó Pro, con la que logró una banca de diputado nacional. Dos años después fue por la revancha en la ciudad, se impuso en segunda vuelta por el 60.7 % de los votos y obtuvo la reelección en 2011 con un 64.25 %.

Macri, que en 1991 estuvo quince días secuestrado por una banda de expolicías, está procesado por presuntas escuchas ilegales.

Casado desde 2010 con la diseñadora de modas Juliana Awada, es padre de cuatro hijos.