Robo de ambulancia sin aclarar

Hasta ayer la Policía de Granada no había logrado esclarecer el robo de una ambulancia del Hospital Amistad Japón Nicaragua, que fue sustraída de un taller de mecánica.

En el taller de José Ñurinda se ha dado el servicio de reparación a las ambulancias del hospital desde hace 16 años y nunca antes había tenido problemas de esta índole, según el afectado. LA PRENSA/L.VARGAS

Hasta ayer la Policía de Granada no había logrado esclarecer el robo de una ambulancia del Hospital Amistad Japón Nicaragua, que fue sustraída de un taller de mecánica. El vehículo estaba en reparación y se señala como autor del delito a un sujeto que habla con acento mexicano, quien se había ganado la confianza del dueño del negocio.

La oficina de Relaciones Públicas de la Policía informó ayer que aún no hay nada nuevo en relación con el caso y que la investigación continúa.

La ambulancia color blanco, placas GR- 2795, fue robada el 26 de julio, a las 11:00 a.m. del taller de José Félix Ñurinda Hernández, ubicado en el barrio El Domingazo.

El afectado explicó que el sospechoso llegó a su taller a inicios de julio para venderle unas herramientas de mecánica y se presentó como experto en ese oficio. “Estuvo viniendo después y pude constatar que sabía bastante de mecánica porque reparó un camión del circo de Renato, que estaba aquí en mi taller y le di confianza”, dijo el señor.

Agregó que el desconocido le contó que es originario de la comunidad granadina Osagay, pero que había vivido en Costa Rica muchos años y en México. El día del robo era domingo y se presentó al taller aprovechando que solo estaba el vigilante.

“El cuidador se fue hasta el mercado a comprar su almuerzo y dejó solo al hombre confiando en él, pero aprovechó el momento”, señaló Ñurinda Hernández.

Explicó que la ambulancia estaba desarmada y sin batería, pero el tipo la armó rápidamente y todavía salió al barrio a prestar una batería en su nombre, pero como no encendió le quitó la batería a otro vehículo para llevarse la ambulancia.