CHN no aclara sobre escándalo que vincula a Tumarín en Brasil

Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), conformada por las empresas brasileñas Queiroz Galvão y Eletrobras, a través de un comunicado, ratificó su compromiso de construir la hidroeléctrica Tumarín, pero no aclaró si la obra fue utilizada para pagar sobornos políticos en Brasil.

CHN reitera que seguirá ejecutando el proyecto Tumarín, aunque hasta la fecha no se ha iniciado la construcción de la hidroeléctrica. LA PRENSA/ARCHIVO

Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), conformada por las empresas brasileñas Queiroz Galvão y Eletrobras, a través de un comunicado, ratificó su compromiso de construir la hidroeléctrica Tumarín, pero no aclaró si la obra fue utilizada para pagar sobornos políticos en Brasil.

El diputado Carlos Langrand, de la Bancada Alianza Partido Liberal Independiente (Bapli), expresó que el comunicado que emitió CHN ha sido “una burla” para los nicaragüenses porque no aclara las dudas que han surgido tras vincularse a los contratistas en un fraude financiero de la estatal Petrobras en Brasil.

“Yo hubiera esperado que CHN tratara los temas del escándalo que involucra a los contratistas, que se aclarara al pueblo nicaragüense si se va a hacer o no el proyecto. Aquí se repitieron las intenciones del proyecto, no se aclaró nada en ese comunicado, por ningún lado vemos repuesta a nuestra preocupación”, sostuvo Langrand.

DIPUTADO LANGRAND: “EL QUE CALLA OTORGA”

El diputado liberal explica que ese comunicado es casi la lectura íntegra que se dio a conocer en la última reunión que sostuvo la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional con los representantes de CHN, pues no hay nada nuevo y solo se habla de los detalles técnicos.

“Ya en Brasil la justicia está penalizando y las denuncias de lavado de activos obligaban a una explicación más seria, a desmentir o desligarse de cualquier señalamiento de la justicia brasileña, pero el que calla otorga. Yo estoy perplejo de un comunicado que no abonó que los nicaragüenses tengamos confianza de los negocios que hicieron el gobierno de (Daniel) Ortega con Brasil; eso es una falta de respeto, eso no da el beneficio de la duda, yo quiero pensar que fue una omisión y no hubo intencionalidad”, sostuvo el parlamentario.

Por su parte, César Zamora, gerente país de IC Power, considera que el tema de Tumarín “es un circo de dos pisos; una cosa es lo que está sucediendo en Brasil y otra cosa es lo que está pasando acá en Nicaragua”.

“Si ellos dicen que lo van a hacer, que buena noticia ¿no? Lo que nos toca es esperar. Yo creo que tiene que tener implicancia lo que está sucediendo en Brasil por el tema de recursos financieros… pero si se hace (el proyecto Tumarín) bien y si no se hace, mejor”, dijo Zamora.

COMUNICADO NOLLENA EXPECTATIVAS

El comunicado de CHN inicia brindando detalles técnicos del proyecto y el impacto económico que supuestamente tendría en el país, lo que había dado a conocer desde que se aprobó el contrato de generación.

“Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN) informa a la sociedad nicaragüense que la Central Hidroeléctrica Tumarín es una obra de vital importancia para empujar el desarrollo económico… El proyecto prevé también que Tumarín tendrá 253 MW de potencia instalada y generará 1.184 GWh de energía por año…”, se lee en el comunicado.

Energía cara

En cuanto a la prioridad que podría tener Tumarín en el despacho de carga, afectando a otros generadores más económicos, como los geotérmicos y eólicos, esto es contradictorio a la Ley actual.

César Zamora, gerente país de IC Power, indica que desconoce si realmente Tumarín tendrá esa prioridad, pero si fuese así tendría que cambiarse las leyes actuales y eso haría que la energía que consuman los nicaragüense sea más cara.

“El contrato puede decir eso, pero la normativa y la Ley de Nicaragua no dice eso, la actual regulación dice que son despachados con mérito de acuerdo con el costo de la energía”, declaró.