Batallas perdidas

Wali huyó del gobierno de Saddam Hussein en 1980, para entonces había cumplido el servicio militar. En estos meses inició la guerra Irak e Irán y lo quisieron volver a reclutar. Decidió falsificar documentos militares y escapar hacia Alemania Occidental

Las guerras son un tema recurrente en los novelistas de este siglo, afirma el periodista y escritor iraquí Najem Wali. LA PRENSA/A.AGÜERO

Las guerras siguen siendo un tema constante en muchos escritores que han narrado sus novelas en el exilio, sostiene el periodista y escritor iraquí Najem Wali, quien mañana sostendrá un conversatorio sobre literatura y guerra con el editor alemán Lutz Kliche, en el INCH, a las 6:30 p.m.

Wali huyó del gobierno de Saddam Hussein en 1980, para entonces había cumplido el servicio militar. En estos meses inició la guerra Irak e Irán y lo quisieron volver a reclutar. Decidió falsificar documentos militares y escapar hacia Alemania Occidental, país donde realizó su protesta y a la vez sus estudios de Filología.
“Los conflictos de la guerra Irak e Irán iniciaron en septiembre de 1980, duraron ocho años y dejaron dos millones de muertos y más de un millón de inválidos”, recuerda el escritor cuestionando la inutilidad de los hechos bélicos.

“Esta guerra, agregó, terminó en el mismo punto que había iniciado, no hubo ganadores ni perdedores”.
Luego recordó que años posteriores se dio la guerra en Kuwait y la declaración de Estados Unidos a Saddam Hussein del embargo, donde murieron muchos niños. Y la guerra continuó en 2003 y recientemente Irak contra el Estado Islámico (ISIS), lamentó el escritor que ve estos conflictos de poder como absurdos.

ÉXITO DE VENTAS

Wali explicó su apasionamiento: “Los escritores no podemos evitar tratar en las novelas la guerra”. Pero aclara que las batallas y sus lugares en sí, no le interesan, sino su impacto en la sociedad. Al respecto se refirió a su libro Bagdad Marlboro como una novela en pro de Bradley Manning.

Sobre la misma comentó que es en parte la historia de “Bradley Manning, un marinero que puso a luz documentos en WikiLeaks, él vio la injusticia de marinos que mataron a muchos civiles. Ahora se cambió a mujer y se llama Chelsea Manning. Y está condenado a 35 años de prisión”.

Esta novela también habla de dos soldados, un iraquí y un norteamericano que estaban envueltos en una matanza. Este libro ha sido un éxito de ventas en Alemania y ganó el premio Bruno Kreisky 2014.

 EN ALEMANIA

“El vivir en el exilio —dice Wali— fue algo duro”, sin embargo lo convirtió en algo ventajoso al dedicarse a escribir distintas historias sobre las guerras; promover manifestaciones de oposición a la guerra, dictar conferencias y escribir en periódicos.
Sus artículos han aparecido en medios alemanes como Süddeutsche Zeitung, Die Zeit, el periódico árabe Al Hayat.

Estas experiencias de la guerra y su activismo reconoce que le han servido para sus novelas en las cuales relata las vidas de los soldados hasta en sus mínimos detalles. Wali nació en 1956 en Basra, Irak, realizo estudios de Filología alemana y española, actualmente reside en Alemania.

Entre sus publicaciones figuran el Libro de la melancolía: novela en nueve relatos (2014), Ángeles del sur (2009), Cairo (1995), Vals con Matilda (1999), Guerra en el barrio de la juerga (1993), entre otros.

CONTRA MACHISMO

Sus libros, además de abordar las guerras de Irak e Irán, tratan sobre el amor y los miedos. Una de las novelas, Tell al-lahm, versa sobre el maltrato de las mujeres, la virginidad, el machismo en países de Medio Oriente. “Este es un libro prohibido en muchos países árabes”, señala.

En su novela, Un lugar llamado Kuwait–crónica de una circuncisión, publicado en 1989, también profundiza sobre esta cultura machista, fue traducida al francés y sueco. Tanto su novela Bagdad como estas dos han tenido éxito, y piensa traducirlas al español.

TOME NOTA

Conversatorio sobre literatura y guerra, entre el escritor Najem Wal y el editor Lutz Kliche,  mañana a las 6:30 p.m. en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica. (Primera entrada Las Colinas,  siete cuadras al sur). Entrada libre.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: