OEA aboga en México por proteger a defensores de DD.HH. y periodistas

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, hizo este 8 de septiembre una ferviente defensa de la necesidad de proteger los derechos humanos ante políticos de México, un país cuestionado por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos y el asesinato reciente de un fotógrafo y una activista.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, hizo este 8 de septiembre una ferviente defensa de la necesidad de proteger los derechos humanos ante políticos de México, un país cuestionado por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos y el asesinato reciente de un fotógrafo y una activista.

«Tenemos que lograr que se reformen y protejan definitivamente los derechos humanos de la ciudadanía. En algunos contextos, fortalecer la protección de los derechos humanos de defensores y de periodistas se vuelve una tarea cada vez más prioritaria», dijo en una sesión solemne del Senado mexicano.

Por ello, el representante de la Organización de Estados Americanos (OEA) instó también a «fortalecer» el papel de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el rol «como garante» de derechos de su Corte.

Almagro, excanciller de Uruguay, aseveró que no hay democracia sin respeto a los derechos humanos y señaló que México conoce «profundamente» los procesos de transición democrática tras la Revolución del siglo pasado.

«La democracia mexicana, así como otras jóvenes democracias de la región, enfrenta complejos desafíos para continuar mejorando el sistema y atender las demandas ciudadanos», apuntó el titular de la OEA, que hoy culmina una visita a México que le ha llevado a reunirse con miembros del sector académico, judicial y político.

Sin señalar directamente a México en la mayor parte de este discurso pronunciado en el Senado, Almagro elevó a máxima la frase «más derechos para más personas».

Y afirmó que, en el campo de los derechos humanos, «hay avances, pero queda mucho por hacer» en varias naciones.

El Gobierno de México está siendo severamente señalado tras la publicación el domingo pasado del informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre del año pasado en Iguala, en el sureño estado de Guerrero.

Tras seis meses de investigación, el estudio desmonta la versión de la Fiscalía de que los 43 jóvenes fueron quemados en un basurero de Cocula, municipio aledaño de Iguala, tras ser detenidos por policías y asesinados por miembros del cártel de Guerreros Unidos.

En julio pasado, el asesinato de cinco personas, entre ellas el fotógrafo Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera, quienes habían denunciado amenazas, también conmocionó a la sociedad de uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

Sobre la investigación de la desaparición de los 43 estudiantes, Almagro pidió hoy al presidente de México, Enrique Peña Nieto, que encabece la búsqueda «de la justicia y la verdad» y aplaudió al Gobierno por «asumir el informe».

Minutos antes y en el mismo discurso, el político uruguayo, que recientemente cumplió sus 100 días frente de la OEA, animó a la clase política a «reemplazar la falsedad por la verdad» y ser «consistente» a la hora de defenderla.

Además, definió la desigualdad como un reto «viejo, pero apremiante» en América Latina, donde mucha gente es víctima de esta exclusión al carecer de una educación de calidad, una vida sin violencia.
Para lograr la equidad, agregó, es necesario el acceso al derecho.

En materia migratoria, Almagro demandó ante los medios rapidez en las reagrupaciones familiares de los colombianos expulsados desde finales de agosto de Venezuela, así como una pronta recuperación de sus escasos bienes.

Además, crítico ante el discurso antiinmigratorio del precandidato republicano a la Presidencia de EE.UU. Donald Trump, propuso la negociación de una Carta Interamericana de Migración cuyo fin será tener una «opinión fuerte» en este aspecto.

El secretario general de la OEA también visitó la Suprema Corte de Justicia, donde acordó el desarrollo conjunto de actividades que beneficien el sistema judicial en México y promuevan el diálogo entre instituciones.

Además, se reunió con la canciller Claudia Ruiz Massieu, quien refrendó el compromiso de México con la modernización del organismo, que atraviesa -dijo- por una etapa difícil derivada de las diferentes visiones que existen entre sus miembros.

Ambos abordaron la importancia de las misiones de observación electoral de la OEA, así como de las aportaciones del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y la necesidad de seguir trabajando para asegurar su imparcialidad y profesionalismo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: