Cartas al Director

Mientras los comunistas del grupo de países del Alba como Venezuela y los comunistas en Costa Rica, despotrican contra el neoliberalismo, término que repiten pero que se niegan a entender y que significa aquella teoría que pretende reducir el Estado al mínimo,

Cierran empresas estatales en Cuba

Mientras los comunistas del grupo de países del Alba como Venezuela y los comunistas en Costa Rica, despotrican contra el neoliberalismo, término que repiten pero que se niegan a entender y que significa aquella teoría que pretende reducir el Estado al mínimo, el Gobierno cubano empezó a reducir el tamaño del Estado, de la misma forma que lo tendrá que hacer Grecia ahora si quiere seguir en la Unión Europea.

Todo empezó hace unos cinco años cuando el gobierno de Raúl Castro decidió despedir a más de 500,000 empleados públicos. Esa, decían en ese momento, era la primera etapa, pues su idea era despedir a más de un millón de empleados, tal y como lo comenté hace cinco años cuando explicaba s que “el gobierno cubano había desarrollado un plan que denominó con un nombre bien singular: “El cuentapropismo” que le permite otorgar licencias y permisos de trabajo en 178 actividades u oficios diferentes en la que los cubanos podrán trabajar.

“Vendedor de producciones agrícolas en puntos de venta en carreteras” y “trabajador agropecuario eventual” son solo algunos de los nombres de estos oficios. Incluyen a esta lista siete ocupaciones nuevas y a lo mejor 83 de estas actividades permitirán dar empleo.

Ahora de nuevo aplican ideas neoliberales. El 14 de julio pasado, el sitio en internet conocido como americaeconómica publicó una noticia en la cual se dijo entre otras cosas que “el Gobierno de Cuba ha decidido cerrar 24 de las 123 empresas estatales por haber anunciado pérdidas en los últimos cuatro años. La mayor parte de ellas pertenecen al sector de la agricultura que seis de ellas aún cuentan con un año para darle la vuelta a su saldo negativo”.

La misma fuente arriba mencionada añade que “este anuncio lo ha realizado la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional a través de un informe que no señalaba cuáles eran las empresas que se estaban enfrentando a dificultades y sobre las que pesaba el cierre. Lo que sí se ha manifestado es que el setenta por ciento de ellas pertenecen al sector de la agricultura y el ocho por ciento al azucarero.

Cerrar empresas estatales para ese gobierno comunista con más de cincuenta años en el poder debe ser frustrante, es como reconocer que mintieron y que se equivocaron, es reconocer a la brava que su modelo fracasó y que tendrán que hacer un cambio, al menos como lo hizo China que logró sacar de la pobreza a más de 1,000 millones de personas.

Y aquí me pregunto: ¿Qué dirán ahora los seguidores del chavismo, del Socialismo del siglo XXI, los neocomunistas, al enterarse que el gobierno que admiran está adoptando medidas neoliberales, porque su intención es reducir el Estado?

Carlos Vílchez Navamuel

Homenaje al doctor Sandino Argüello

Granada ha sido cuna de grandes hombres en sus épocas. En el campo de la medicina, el sabio doctor Juan José Martínez. En la profesión del ejercicio de leyes, los doctores Rodolfo Sandino Argüello, Víctor Manuel Ordóñez y el doctor Pedro Pablo Pérez Gallo.

Tuve el privilegio de ser amigo en los años setenta del doctor Rodolfo Sandino, cuando pertenecíamos a la organización de los Hermanos de Wisconsin en su ciudad natal de Granada, junto con el doctor José Antonio Cantón y el exitoso empresario granadino Ramón López.

La vida intelectual y visionaria hacia adelante del doctor Sandino Argüello le dio un claro destino fundamentado en sus conocimientos jurídicos, distinguiéndose como catedrático y decano en la Universidad Centroamérica (UCA). Su vida fructífera se asemeja a esos árboles que refiere el teatro de Casona, frondosos, robustos, que profundizan sus raíces para absorber la sabia de la tierra, sus ramas desplegadas al viento para recibir de sus copas la lluvia y la radiante luz del sol.
En el amor fue cautivado por una honorable y bella dama costeña nacida en los pinares del litoral Atlántico, Yaneth Matamoros, paisana de Puerto Cabezas.

Vi por última vez al doctor Rodolfo Sandino Argüello en el año 84, antes de mi partida al exilio, en un convivio ofrecido en el Hotel Granada de mi compadre y amigo Ramón López. Noche inolvidable en la que compartimos momentos agradables. A como dice su hermano William, “aquel 19 será”, el recuerdo que vivirá en nuestros corazones. Esa noche en el hotel estaba de visita el general Ochoa, posteriormente asesinado en Cuba por los hermanos Castro. El general nos pidió compartir el entusiasta convivio lo cual aceptamos gustosamente.

Hoy el efecto del tiempo y la distancia marcan el final de su fructífera vida de su personalidad como hombre, los que tuvimos el privilegio de ser sus amigos y compartir su vasta inteligencia y humanidad para sus semejantes.

Anastasio Mongalo

La confianza de un joven honrado

En un acto litúrgico, en el banco delante, había solo, un joven alto y fuerte, de esos que da la impresión que cada vez se ven menos en las iglesias. A su derecha estaba una de las puertas de entrada y salida al templo.

En el momento en que el sacerdote dio la comunión, se acercó al altar dejando su móvil y algunos otros objetos personales en el banco. Me extrañó y me hizo pensar en la confianza que depositó en los que estábamos detrás, en unos tiempos de sospechas.

En mi entorno he visto en servicios, como aseguran los rollos de papel higiénico con candados para que no se los llevan; o bicicletas protegidas a las farolas y a los árboles con cadenas en su rueda trasera, algunas sin poder evitar que se llevaran las delanteras; los carritos de reparto de los mensajeros de publicidad, también atados con cadenas para impedir que se los lleven al buzonear en los portales; en las obras, fuera de las horas laborales, sin vigilantes suficientes, elevan con las grúas, las hormigoneras y otras herramientas de construcción como medida de seguridad.

Todo eso y más, como síntomas de desconfianza en nuestros prójimos, en la tan deseada libertad democrática. Puertas de los domicilios privados, que antes se dejaban abiertas, y después se cambiaron por otras blindadas y con sistemas de alarma.
No solo los bienes materiales están más inseguros, sino que se ha desvalorizado a la propia vida. Porque se desprecia la experiencia de la vejez, se practican cientos de miles de abortos cada año, y se tiran niños a la basura.

En muchos ayuntamientos españoles han entrado nuevos concejales con una actitud contraria a los consejos evangélicos. Han juzgado, han condenado, y no perdonan, a los que les han precedido. Entre sus primeras acciones están las de cambiar nombres de las calles por otros personajes con menos méritos e historiales discutibles, suprimir símbolos y actos religiosos en fiestas tradicionales, y manipular la Historia.

Que ese joven, al acercarse al altar, confiara en que los que estábamos allí, practicábamos el séptimo mandamiento: no robarás, me hizo pensar en lo distinta que sería la sociedad, y en los muchos tratados de derecho penal, abogados, jueces y empresas de seguridad privada, que serían innecesarios, si en la convivencia existiera esa confianza que nos manifestó.

Ricardo Gutiérrez

Fiestas patronales en Matagalpa

Con motivo de las fiestas patronales de Matagalpa en honor a la Virgen de La Merced, se llevará a cabo el famoso baile de huipil en las instalaciones del Club Social de esta norteña cabecera departamental, el día sábado 12 septiembre a partir de las 8:00 de la noche hasta el amanecer.

A dicho baile asistirán una gran cantidad de ciudadanos nacionales como extranjeros y el mismo es considerado un patrimonio cultural del pueblo con más de medio siglo de celebrarse año con año.

Salvador Pérez González

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: