Productores ganan con alianzas

Los productores de las zonas del Norte de Nicaragua, como comunidades del municipio de Condega del departamento de Estelí, Yalí de Jinotega y en Matagalpa, tienen buenos resultados con la aplicación de tecnologías, aunque algunos de estos lugares no han escapado a los efectos de la sequía.

Los productores de las zonas del Norte de Nicaragua, como comunidades del municipio de Condega del departamento de Estelí, Yalí de Jinotega y en Matagalpa, tienen buenos resultados con la aplicación de tecnologías, aunque algunos de estos lugares no han escapado a los efectos de la sequía.

La Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN) junto con otras cuatro organizaciones, incluyendo empresas de tecnología agropecuaria como Ramac, han logrado buenos resultados con los programas de asistencia brindados a los pequeños productores organizados en cooperativas.

La asistencia técnica permitió que los agricultores obtengan mejores rendimientos en cultivos como el frijol negro, el frijol rojo, la chía, el ajonjolí y otros para los que tienen garantizados el mercado donde les establecen el precios de compra desde antes de la siembra.

Los beneficiados son más de 3,800 productores de frijol negro y rojo, rosquillas, chía, la yuca, café especial y el ajonjolí entre otros.

Sus productos tienen como principal mercado Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela y Centroamérica.

Azucena Castillo, gerente general de APEN, informó durante una visita a la comunidad de El Tule, en el municipio de Condega, que vienen trabajando con las cooperativas de productores para fortalecer la cadena de valor.

Con los ganaderos beneficiados iniciaron el programa de trazabilidad que permite un mayor control del ganado para garantizar la calidad de su carne como requisito para la exportación.

Mario Gómez Castellón, presidente de la Asociación de Ganaderos de Condega, explicó que este programa de trazabilidad fue muy exitoso para mejorar la calidad del ganado y ahora trabajan con los productos como el frijol negro y rojo con los que tienen garantizados los paquetes tecnológicos y el mercado.

Gerardo Andrés, del programa Frijol Nica de Rappaccioli McGregor (Ramac), informó que gracias a este tipo de programas se ha visto aumentar considerablemente los niveles de producción de los pequeños productores de zonas como El Tule.

Mencionó Andrés que el promedio histórico ha sido de ocho a 12 quintales de frijol por manzanas y gracias a este programa es de 25 a treinta quintales. Esto fue resultado de usar semillas certificadas, mejorar el tratamiento de la tierra, el control de plagas y malezas y cumplir con las normas de siembra por áreas.

EXPORTACIÓN ASEGURADA

Isabel Salgado Gutiérrez, gerente de la Central de Cooperativas de Servicios Múltiples Exportadores e Importadores del Norte (Cecoopsemein), explicó que esta alianza entre las cinco organizaciones cuenta con financiamiento y capacitaciones por la cooperación holandesa.

En ese sentido firmaron en Estelí un convenio de Asociación “para unir esfuerzos para que los que no tienen plantas se beneficien de los que tienen plantas, o de los que tienen servicio de exportación”, explicó Salgado.

Cecoopsemein tiene plantas para darle valor agregado a lo que producen los productores como el frijol que queda bien limpio, escoge el grano de un solo color y tamaño y su debido empaque le permite estar listo para la exportación.

El responsable de producción de la cooperativa Esperanza, Tommy Rodríguez, explicó que se ha logrado cambiar la mentalidad del productor que estaba sembrando casi en el ciento por ciento de las áreas el frijol rojo, pero su mercado se limitaba al consumo interno, El Salvador y algunas zonas de Costa Rica.

Sin embargo, con la siembra de mayores áreas de frijol negro reciben mayores ingresos los productores al pagarles mejores precios. El grano negro es exportado a Venezuela, a través de la empresa Albalinisa, pero también ya están exportando directamente a República Dominicana y Panamá, informaron.

Cuentan con un contrato para exportar 55 contenedores, cada uno con 450 quintales de frijol negro para esos tres países.

CLIMA AFECTA

Azucena Castillo, gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), señaló que los cultivos de los productores beneficiados en la alianza también son afectados por el cambio climático, siendo uno de los casos el de los productores de yuca en Matagalpa.

El setenta por ciento de este cultivo se perdió por la falta de agua durante el subciclo de primera. Castillo dijo que ahora que está en proceso la siembra de postrera se encuentran los técnicos trabajando con los productores para implementar técnicas para que la yuca resista más a la sequía.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: