Reportan agua con olor a azufre

Pobladores de la comunidad Las Palmas, a ocho kilómetros al noroeste del municipio de El Sauce, en León, se encuentran asombrados porque en algunos pozos que estaban secos, a raíz del enjambre sísmico en la zona, ha emergido agua con un color amarillo y hedor a azufre.

Ana Leticia Martínez, de 39 años, expresó estar asombrada por el hedor del agua que sale del pozo. LA PRENSA/E. LÓPEZ

Pobladores de la comunidad Las Palmas, a ocho kilómetros al noroeste del municipio de El Sauce, en León, se encuentran asombrados porque en algunos pozos que estaban secos, a raíz del enjambre sísmico en la zona, ha emergido agua con un color amarillo y hedor a azufre.

Esto fue confirmado por la junta de expertos que han analizado la actividad sísmica en El Sauce y Achuapa.

En un informe preliminar elaborado por los expertos y dado a conocer por Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, durante su alocución del mediodía de ayer, los científicos registraron “un cambio del nivel de agua subterránea en algunos pozos y ríos que estaban secos, y que comenzaron a emanar agua (…). En algunos pozos, la población refiere haber sentido olores fétidos a azufre o a metano”.

Ana Leticia Martínez, de 39 años, desde que nació habita en la comunidad Las Palmas, y aseguró que el pozo de su casa estaba seco “y de pronto subió el agua, antes tomábamos agua, ahora no sirve”.

Otro fenómeno que observan los habitantes de la zona es que un río que tenía varios meses de estar seco, hace dos días empezó a llenarse de agua.

Alma Nidia Pastora, de la misma comunidad, aseguró que autoridades del gobierno le informaron que en la zona donde vive es la más peligrosa y por seguridad se ha trasladado a El Sauce.

“Ayer en la mañana cuando los trabajadores iban a ordeñar, observaron un chorro de agua que estaba llenando una quebrada. Hace tres días me vinieron a decir que mi casa es la más peligrosa porque tengo dos ríos a ambos lados y el cerro La Horqueta lo tengo de frente según un mapa que enseñaron”, expresó Pastora.

Bladimir Moreno, director del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas de Cuba, explicó que “cuando hay movimiento en el interior de la tierra, la porosidad de la roca aumenta y el agua trata de subir, el nivel del manto freático tiende a subir y esto se puede monitorear, y es uno de los factores que puede indicar una preparación de un terremoto un poco más significativo”, dijo Moreno.

“El nivel freático se ha alterado con la actividad sísmica y esa misma actividad que ha ocurrido en el interior de la tierra de deformación de las rocas tiende a sulfatar el manto freático”, explicó Moreno.

Para analizar mejor la calidad de estas aguas, la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) trasladará especialistas en medición de los niveles de calidad del agua, químicos, etc., para tomar muestras y que estas sean estudiadas con urgencia.

Además del cambio en el agua, expertos advirtieron el riesgo de deslizamiento que existe en los lugares con pendientes pronunciadas. Este riesgo incrementaría si se producen lluvias.

ASOMBRADOS POR NUEVAS GRIETAS

Pobladores de la comunidad Las Pilas, ubicada a ocho kilómetros al oeste de El Sauce, informaron que identificaron nuevas grietas en el suelo. “Es algo raro lo que está pasando en nuestra comunidad, jamás en la vida se había visto, estos momentos son duros, a cada rato tiembla, el primer sismo provocó que se abriera la tierra”, manifestó Mercedes Faustino Aráuz Briones, de 51 años, habitante de la comunidad.

Sobre estas grietas los expertos afirmaron que “puede ser producto de una compactación defectuosa del suelo antes de construir la vivienda”.

216 sismos se han registrado desde la semana pasada que inició el enjambre sísmico, hasta el mediodía de ayer, informó Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: