Claman justicia por muerte de Leman

Dos sendas pancartas encabezaban la marcha fúnebre que salió de la iglesia morava, en Waspam, hacia el cementerio local donde iban a depositar los restos del miembro del directorio de la organización de Yatama, Mario Leman Müller.

Durante el sepelio del dirigente indígena Mario Leman Müller los indígenas demandaron justicia y que castiguen a los autores de su muerte. LA PRENSA/J. TORRES

Dos sendas pancartas encabezaban la marcha fúnebre que salió de la iglesia morava, en Waspam, hacia el cementerio local donde iban a depositar los restos del miembro del directorio de la organización de Yatama, Mario Leman Müller.

En las mismas los miskitos pedían cárcel para los que acabaron con la vida del líder miskito y uno de los principales fundadores de la organización indígena de Yatama.
Centenares de personas, en su mayoría indígenas miskitos, acompañaron el féretro con los restos de Leman hasta su última morada.

Previo al sepelio el cuerpo de Leman fue conducido a la llamada Casa Verde, frente adonde mataron al líder miskito.

La sede es dedicada para el protocolo de Yatama, donde el pasado lunes iniciaron los incidentes violentos y que, según los indígenas, fueron cometidos por activistas del Frente Sandinista.

El templo religioso fue rebasado ayer por la concurrencia, muchos permanecieron en las afueras, otros en los alrededores del parque central de la localidad, cerca de la iglesia morava.

Igual pasó en el cementerio donde mucha de la gente que acompañó el féretro no ingresó y desde afuera se solidarizó con la familia de la víctima.

Ayucín Ignacio, viuda de Leman, visiblemente afectada por la pérdida del líder miskito, tomó la palabra, tras concluido el sermón que preparó el reverendo Granicio Jueith Francis.

Y en lengua miskita, Ignacio agradeció “la compañía de todos”, recordó la actuación de Leman durante los años ochenta, cuando pasó sacrificios, pero siguió adelante para liberar a su pueblo de la opresión sandinista de aquellos años.

Al concluir, los presentes exigían justicia y llorando le decían a la viuda que la muerte de Leman no sería en vano.

AUTORES DE DISPAROS, PROTEGIDOS DEL FSLN

A la demanda de justicia se unió la diputada y representante legal de Yatama, Elízabeth Enríquez, quien aseguró que los autores de los disparos son protegidos por ser activistas del partido Frente Sandinista en Waspam.

Al respecto, Enríquez hizo una advertencia: “Si el pueblo pide justicia y no los capturan, no procesan, entonces el pueblo va a tomar otras decisiones. Y como Yatama y como dirigentes nosotros estaremos acompañando la decisión de nuestro pueblo”.

“Ninguno de los delincuentes que han asesinado y han herido a nuestra gente han sido detenidos y la Policía sabe muy bien dónde viven y quiénes fueron”, acusó.

La inconformidad de los miskitos es porque ellos interpusieron una denuncia en la Policía y después de cuatro días no conocen que exista alguna investigación.

INDÍGENAS CUESTIONAN PAPEL DE LA POLICÍA

Al contrario, se quejan los indígenas, al día siguiente del crimen la Policía Nacional en Managua emitió una nota oficial en la que responsabilizó de los incidentes a los indígenas miskitos heridos de bala.“Es preocupante (el papel de la Policía), pero pienso que si no los capturan a los asesinos y si no hace justicia, esto se va a ir complicando más”, reiteró Enríquez, quien recordó que en Waspam es del conocimiento público quiénes dispararon el pasado 14 de septiembre en contra del grupo de Yatama, pues cuando balearon a Leman lo hicieron en plena calle, frente a la sede de Yatama.

Según la dirigente indígena, la intención aparentemente que tenían estas personas representantes del FSLN local era quemar la Radio Yatis Tasba y la oficina de Yatama.

El pasado 14 de septiembre Leman junto con otras personas, en coordinación con la Alcaldía municipal, había viajado a varias comunidades sobre el río Coco.

Según allegados a Leman, la misión que lo llevó a las comunidades de Río Coco fue indagar la situación del conflicto entre colonos y miskitos, pero al regresar se encontró con el incidente violento y le dispararon.

La versión oficial emitida en Managua por la Policía la noche del 15 de septiembre dijo lo contrario: “El lunes 14 de septiembre a las 10:40 de la mañana, mientras participaban en los desfiles patrios en el municipio de Waspam, los estudiantes, maestros y padres de familia fueron agredidos con armas de fuego, morteros y piedras, por grupos de personas que se identificaron como miembros de Yatama, además incendiaron una motocicleta propiedad del INTA, sembrando zozobra y terror en los habitantes, amenazando con quemar viviendas, centros de salud, colegios, comercios y oficinas públicas”.

Y más adelante agregó la nota policial: “A las 9:40 de la noche, esos mismos grupos provocaron y agredieron a miembros del partido FSLN”.

CONFLICTO SANGRIENTO

Con la muerte de Mario Leman Müller ya suman 15 los indígenas que han muerto en 2015 en las luchas por expulsar a los colonos que ocupan tierras ancestrales que legalmente pertenecen a las comunidades indígenas.

Más de treinta han sido heridos por armas de fuego y machetes y unas cien familias han sido desplazadas de sus comunidades por el conflicto.

Las autoridades religiosas de la zona han denunciado la quema de viviendas de indígenas y colonos, la destrucción y abandono de los cultivos y la migración de comunidades enteras hacia Honduras y Bilwi, desde que en agosto pasado grupos miskitos decidieron atacar a los colonos.

Aquí no hay derecho, aquí hay una discriminación total hacia los pueblos indígenas, aquí no hay justicia para nuestros hermanos indígenas, solo si sos sandinista te protegen”.Elízabeth Enríquez, dirigente de Yatama.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: