Cartas al Director

Para mí son una decepción los famosos “semáforos inteligentes” que recientemente han sido instalados en algunos lugares de Managua. A leguas se observa que el Gobierno no tiene el más mínimo interés por invertir en algo bueno que vaya embelleciendo a nuestra linda Managua y resolviendo sus problemas con una tecnología moderna y eficiente.

Semáforos inteligentes

Para mí son una decepción los famosos “semáforos inteligentes” que recientemente han sido instalados en algunos lugares de Managua. A leguas se observa que el Gobierno no tiene el más mínimo interés por invertir en algo bueno que vaya embelleciendo a nuestra linda Managua y resolviendo sus problemas con una tecnología moderna y eficiente.

Existe un sabio dicho que reza “lo barato sale caro” y pareciera que este es el caso de los semáforos inteligentes. Presentan problemas de tecnología tan infantiles como por ejemplo que en algunos casos la flecha de doblar hacia la izquierda o derecha se queda fija o permanece intermitente. En cuanto a la estructura de hierro es notorio lo endeble del material pues con facilidad es sacudido por el viento. Por principio comercial, lo recién adquirido, cuando no funciona bien es que está malo.

Es imposible creer que la empresa multinacional concesionaria     que supuestamente tiene vasta experiencia en la fabricación e instalación de estos aparatos, haya fallado en eso. Y por último, pero no menos importante, señalo la apatía del gobierno más aún cuando se trata de una inversión extranjera de 52 millones de córdobas.
Ocurre todo lo contrario con la envidiable construcción de los árboles de la vida. No hace falta lentes para observar con facilidad lo imponente de su estructura, sólida, resistente, firme y fuerte. El gobierno pone énfasis en esto porque es de su interés.

Volviendo al tema de los semáforos inteligentes me late que esto podría ser un caso de corrupción parecido a los acontecidos en el Mined el año pasado, donde se reparten un jugoso botín entre todos los confabulados. Sería oportuno que el gobierno envíe a sus funcionarios a realizar una auditoría, si no lo hace es evidente la complicidad del gobierno para premiar a su verdadero alcalde, dejando a Nicaragua en segundo plano y con una inversión no representativa de los 52 millones de córdobas.
Por acciones como esta es que no dejamos de ser el segundo país más pobre del hemisferio occidental desde hace más de treinta años, competimos para ganar el primer lugar.

Rodney Rodríguez B.

El “comandante Lucas”

En la edición de LA PRENSA del 21 de septiembre del año en curso, en la sección de Política, leí el titular “Lucas” vendía salsa de tomate. La noticia se refiere a un señor de nombre José Luis Ruiz González quien se identifica como comandante “Lucas” de la Resistencia Nicaragüense y a quien nadie conoció como tal. Más bien algunos que lo han conocido, como el comandante Kaliman, dicen que este Lucas era o es un vendedor de salsa de tomates, pero jamás fue ni tan siquiera un comando de la Contra muchos menos un comandante.

La verdad es que los verdaderos excombatientes de la Contra estamos a tiempo de corregir estos errores históricos, pues nosotros mismos le damos cabida en nuestras organizaciones a personas que nada tuvieron ni tienen que ver con la lucha de la Resistencia. Los nombramos comandantes y dirigentes nuestros y con nuestros votos y apoyo los hemos hecho diputados, alcaldes, concejales, ministros, etc., mientras que los verdaderos combatientes los han hecho a un lado.

Tuve la oportunidad de ver el martes 22 de septiembre a este señor Ruiz González en un programa de televisión, en el cual también estaba Luis Frey González (comandante Jonhson) y este señor Ruiz hizo una falsa historia de su participación en la Chontra que ni él mismo se la cree. El comandante Johnson le dijo en su propia cara que él (Ruiz González) jamás fue comandante en la Contra.
El comandante Johnson fue fundador de la Contra y uno de los más brillantes y combativos comandantes que tuvimos en el Frente Norte FDN-ERN de la Contra. Pero casos como el de este señor Ruiz González tenemos varios dentro de las organizaciones de la Resistencia Nicaragüense y es oportuno limpiarlas de gente como este señor.

No es correcto seguir permitiendo que personas que nada tienen que ver con la verdadera lucha de la Contra nos ande representando. Nosotros mismos tenemos la plena capacidad para hablar y proponer a verdaderos contras como nuestros candidatos a propósito del procesos electoral nacional que se nos avecina.

Máximo M. Castillo (mexicano)

El posible triunfo de Trump

Hoy los Estados Unidos (EE. UU.) y principalmente la administración Obama, se esfuerzan por cambiar su política con sus vecinos, haciendo grandes adelantos humanos en su sistema capitalista y en las relaciones con países en desarrollo.

Con mucha diferencias, décadas atrás la codicia imperialista de los magnates republicanos, poderosos y soberbios, se sintetizaba en la frase “América para los americanos” o sea la Doctrina Monroe.
Las aspiraciones del precandidato multimillonario Donald Trump, quien en las encuestas acaricia un posible triunfo, pretende regresar a ese yanqui colonialista lleno de voracidad, imperio y petulancia, que nos mira como inferiores.

Pretende este yanqui de rueda de la fortuna construir un gran muro en sus frontera para proteger de los humildes sus lujosísimas y opulentas mansiones herodianas, egoístamente, y humillarnos con deportaciones masivas, poniendo en peligro a todo niño hijo de emigrantes hispanos que viven en ese país. Su narcisismo e insolencia deshumanizante ha creado un dios monetario al que reverencia cada vez que habla.

El multimillonario Trump ama al dinero más que a sí mismo, y lo adora como aquellos que adoraban al becerro de oro.
En definitiva, nada nuevo bajo el sol es ese monstruo que representa metafóricamente a los EE. UU. y que el poeta y profeta Rubén Darío escribiera en un artículo, discurso a la latinidad conocido por todos nosotros que rezamos a Jesús Cristo y hablamos español, con el título El Triunfo del Calibán, que comienza diciendo:

“No, no puedo, no quiero estar de parte de esos búfalos de dientes de plata. Son enemigos míos, son los aborrecedores de la sangre latina, son los Bárbaros. Así se estremece hoy todo noble corazón, así protesta todo digno hombre que algo conserve de la leche de la Loba”.

Publicado en El Tiempo, Buenos Aires, el 20 de mayo de 1898, dicho artículo también se publicó con el encabezado “Rubén Darío combatiente” en El Cojo Ilustrado de Caracas (1 de octubre de 1898).

Leonel Lacayo Maliaño. Rivas

Ver a Dios

Se habla de deportes, de política y, muchas veces, de religión. Algunos se confiesan agnósticos. Del Libro de la Sabiduría es esta frase: “Vanos por naturaleza son todos los hombres que han ignorado a Dios; los que, a partir de las cosas visibles, no fueron capaces de conocer a “Aquel que es”, y al considerar sus obras, no reconocen al Artífice” (13, 1). Mas, cuando uno no quiere creer, siempre encuentra excusas.
¿Nos extraña el argumento de los que dicen que no creen porque no han visto a Dios? Yo no veo el aire, pero percibo sus efectos. Unos notan, en su interior, la presencia divina y otros quieren ignorarla, o la buscan fuera, estando dentro, como diría San Agustín.

Ver a Dios es la bienaventuranza reservada para los limpios de corazón; o sea, para los sencillos y los castos, para los que son compasivos y están libres de egoísmo.

Dios no es materia y lo captan los que saben elevarse sobre ella. Ni en esta vida ni en la otra vamos a contemplar a Dios en figura, porque Él es espíritu puro; mas la percepción de su divina esencia, amorosa y sublime, arroba el alma de los bienaventurados.

Aquí, en la tierra, Dios enamora el alma de los místicos, separados de Él, solo por la cortina de un velo.

“Amor, ¡qué corta es la eternidad para amarte!” prorrumpió André Frosard, periodista y escritor, al abrirse sus ojos al misterio tras larga noche de indiferencia y ateísmo.

Josefa Romo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: