Rocha con un pie en EE.UU.

Para Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), la extradición a Estados Unidos por acusaciones de corrupción es inminente.

Julio Rocha puede apelar la decisión tomada por la Oficina Federal de Justicia de Suiza de extraditarle a los Estados Unidos . LA PRENSA/ARCHIVO/URIEL MOLINA

Para Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), la extradición a Estados Unidos por acusaciones de corrupción es inminente.

Rocha, detenido en Suiza desde el pasado 27 de mayo por su supuesta solicitud y aceptación de soborno por un monto de 150,000 dólares para la concesión de derechos televisivos y de mercadeo sobre partidos de eliminatorias mundialistas de la Selección Nicaragua, recibió un duro revés ayer, con la decisión de la Oficina Federal de Justicia de Suiza de extraditarle a Estados Unidos y no a Nicaragua, como él ya había aceptado.

“Falta solo la posibilidad de una apelación ante el Tribunal Penal Federal de Suiza (en un límite de treinta días)”, explicó el jurista Mauricio Herdocia, experto en Derecho Internacional.

Marlon Torres, director del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), institución que solicitó a la Fiscalía nicaragüense la apertura de una investigación en contra de Rocha, para que esta a su vez pidiera la extradición del exdirigente a través de la cancillería de la República, dijo a LA PRENSA que el Estado de Nicaragua esperará la notificación oficial de parte de las autoridades suizas sobre el caso.

“Una vez que se haga oficial, el Estado nicaragüense deberá pronunciarse sobre los pasos a seguir”, señaló el funcionario.

Pero según Herdocia, Nicaragua ya no tiene otra manera de maniobrar en el caso, más allá del acompañamiento a Rocha.

Nicaragua presentó el 10 de agosto a Suiza una solicitud de extradición de Rocha, pero de acuerdo con Herdocia, el Estado de Nicaragua de ahora en adelante solo “puede ayudar a Rocha en la preparación de la apelación a través del Consulado en Suiza, en el caso de que Rocha no tuviera abogado”.

“Existe la única posibilidad de la apelación, pero aun si es extraditado a Estados Unidos, siempre el Consulado de Nicaragua (en Estados Unidos) está obligado a brindarle todo el apoyo legal para que se le respeten todas las garantías del debido proceso”, agregó el experto.

Más allá de que la solicitud de detención y de extradición de Estados Unidos fue hecha antes que la nicaragüense, hubo otras razones de peso que llevaron a las autoridades suizas a aceptar la primera petición.

“Determinante para esta decisión ha sido el hecho de que las autoridades estadounidenses están llevando a cabo desde hace varios años un vasto procedimiento criminal contra numerosas personas que ya se encuentran en los EE. UU. o que deben de ser extraditadas a este país”, explicita el comunicado del tribunal citado por la agencia AFP.

“En los Estados Unidos se encuentra también la mayor parte de los documentos probatorios y de los testigos. Por el contrario, el procedimiento criminal por parte de las autoridades nicaragüenses solo se inició sobre la base de una denuncia del 10 de junio de 2015”, agrega el documento.

Por su parte, Jacinto Reyes, actual presidente de Fenifut, mantuvo su postura de que el caso de Rocha es a título personal y no como representante de su organización.

“Estoy claro que el Gobierno de la República hizo todo lo posible para que se hiciera la extradición a Nicaragua, sabemos que es nicaragüense y tiene el Gobierno toda la potestad de hacerlo, pero son los organismos (suizos) los que iban a decidir el destino de don Julio”, comentó Reyes.

( Colaboran Emiliano Chamorro y Nectalí Mora Zeledón ).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: