Un “Arca de Noé” en la revolución libia

Jalal, un veterinario libio arriesgó la vida para cuidar a decenas de animales domésticos y llevarlos a Túnez, para que desde allí volvieran con sus amos.

El veterinario Jalal Kaal junto a dos perros rescatados en su clínica en Trípoli, Libia. LA PRENSA/AFP/MAHMUD TURKIA

Jalal, un veterinario libio arriesgó la vida para cuidar a decenas de animales domésticos y llevarlos a Túnez, para que desde allí volvieran con sus amos. No se arrepiente de ello. «Si se volviera a presentar el caso, lo haría de nuevo».

Al comienzo de la revuelta libia contra el régimen de Muamar Gadafi en febrero de 2011, muchos extranjeros huyeron a toda prisa sin llevarse consigo a sus animales, explica Jalal Kaal. Algunos lo llamaron desde el aeropuerto para que los fuera a buscar a casa.

El veterinario afirma haber recorrido distintos barrios de la capital en busca de estos animales, pese a que los combates arreciaban.

Jalal socorrió a unos 250 animales domésticos, entre ellos «200 gatos y perros», tortugas, conejillos de Indias y un loro.

Los instaló en su clínica, a las fueras de Trípoli, adosada a un antiguo edificio de los servicios de inteligencia.

«Los cohetes caían tan cerca de nosotros que el falso techo de la clínica se derrumbó», cuenta.

Pese a las bombas y los cohetes, cada día iba a la clínica para alimentarlos y ocuparse de ellos.

«Con mis hijos, sacábamos a estos animales por grupos para un paseo o darles mimos», explica este hombre de mirada alegre.

Un chadiano lo acompañó en la aventura desde febrero a octubre de 2011, cuando murió Muamar Gadafi, después de ocho meses de conflicto. «Dormía en la clínica, vigilaba a los animales y los alimentaba, se ocupaba de la limpieza. Su ayuda fue muy importante para mí cuando empezamos las misiones de evacuación de los animales al comienzo de marzo», cuenta.

Según Jalal, varias empresas para las que trabajaban los expatriados contactaron con agencias de transporte para sacarlos por avión, pero pronto tuvieron que cambiar de planes por el cierre del aeropuerto de Trípoli.

Cuando estalló la revolución libia en el 2011, cientos de extranjeros le pidieron a Jalal Kaal que rescatara a sus mascotas. LA PRENSA/AFP/MAHMUD TURKIA
Cuando estalló la revolución libia en el 2011, cientos de extranjeros le pidieron a Jalal Kaal que rescatara a sus mascotas. LA PRENSA/AFP/MAHMUD TURKIA
“EL LORO DE LA VENEZOLANA”

La única solución era la evacuación de los animales por carretera, rumbo a Túnez.

«Desde febrero a octubre de 2011, realicé 15 viajes de ida y vuelta desde Trípoli a Yerba, de donde los animales podían ser transportados por avión. Todos los animales que me confiaron fueron entregados a sus propietarios en buen estado de salud», recuerda, orgulloso.

Todos menos uno, un loro llamado Charlie que le confío una venezolana. Charlie «volaba a su antojo por casa. Hablaba tan bien que teníamos la sensación de que participaba en nuestras conversaciones. Todo el mundo lo adoraba».

Pero unos días antes de la «liberación» de Trípoli, añade el veterinario, «un cohete cayó cerca de casa, las ventanas se abrieron por la onda de choque y se fue».

En una de las misiones pasó mucho miedo. Fue un día de vuelta de Túnez, a la altura de un puesto de Zawiya (oeste) controlado por las milicias de Gadafi y que era blanco de los revolucionarios.

Los milicianos «nos ordenaron circular sin luces para no ser tomados por blanco». «Por un trayecto de Yerba (en Túnez) a Trípoli que normalmente lleva cuatro horas en coche, tardamos 14. Fue el día más largo y más aterrador», dijo.

Ahora las salas de la clínica están destrozadas y las jaulas que habían acogido a los animales, vacías.

«Tengo que romperlo todo y construirlo de nuevo, más moderno», dijo Jalal. «Algunos propietarios de los animales no han pagado las facturas, pero las lágrimas de alegría de los amos que pude juntar con sus animales no tienen precio».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: