Matan a balazos a militante del FSLN

A balazos fue asesinado Pedro Sergio López González, un militante del Frente Sandinista en la comarca Turuwas, en el municipio de San José de Bocay del departamento de Jinotega, por al menos diez hombres armados que llegaron a la casa de la víctima, la noche del viernes 23 de octubre recién pasado.

A balazos fue asesinado Pedro Sergio López González, un militante del Frente Sandinista en la comarca Turuwas, en el municipio de San José de Bocay del departamento de Jinotega, por al menos diez hombres armados que llegaron a la casa de la víctima, la noche del viernes 23 de octubre recién pasado.

Presuntamente, los armados llegaron a la casa de López a buscar armas, pero, en un informe preliminar, la Secretaría Ejecutiva de la Policía en Jinotega, informó que el asesinato fue a consecuencia de rencillas entre el ahora occiso y uno de los hombres que andaba en el grupo.

López estaba en su casa, a un kilómetro al norte de la iglesia católica de Turuwas, acompañado por su esposa Marta Eladia Hernández González y por su cuñado Marcial Hernández Picado, pero a las 10:00 p.m. del viernes llegaron los armados gritándoles que salieran de la casa.

Los armados sacaron a los tres ocupantes de la vivienda, refiere el parte policial suministrado este lunes, agregando que a López lo sacaron al porche de la casa, donde lo acostaron mientras le apuntaban con armas de fuego.

A Hernández González la dejaron en la puerta de la casa y presuntamente ella reconoció, entre los armados, a los hermanos Salomón y Santiago Palacios, quienes interrogaban a López previo a registrar la casa en busca de armas.

Adentro del inmueble los armados encontraron un carné de militancia sandinista que pertenecía a López, por lo cual le dijeron que lo matarían y acto seguido le asestaron tres balazos, uno en la nariz con orificio de salida en la parte trasera de la cabeza y los otros dos en el pecho.

ROBAN EN PROPIEDAD

En el informe, la Policía de Jinotega menciona que el móvil del crimen fue rencilla entre Pedro Sergio López González y Salomón Palacios, porque hace tres años tuvieron problemas por una siembra.
Después de matar a López González, los armados fueron a la propiedad de Teodoro Avelino Rizo Úbeda, donde robaron una escopeta calibre 12 con seis cartuchos y luego se dirigieron hacia una loma donde presuntamente esperarían la llegada de la Policía para emboscar a los uniformados.

Investigadores policiales fueron al lugar y encontraron dos casquillos de arma de calibre nueve milímetros.

2 casquillos de arma de calibre nueve milímetros fueron encontrados en la vivienda de la víctima Pedro Sergio López González.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: